La pasada semana, Kiko Matamoros anunciaba que dejaría de participar en el Deluxe, insistiendo en que no era un despido, sino una baja voluntaria. Y quizá no sea el único programa en el que colaboraba y al que no vuelva por propia iniciativa.

Noticias relacionadas

Y es que este lunes Sálvame arrancaba con el enfado que tiene Kiko Matamoros con Viva la vida, donde participa durante los fines de semana. Kiko ha acusado al programa, producido por Cuarzo, de manipular unas declaraciones suyas en Sálvame referidas a la mala relación que tiene con su hija Anita.

“El sábado comienzo a recibir muchas cosas en Twitter, diciéndome que hay que ser sinvergüenza para llamar retrasado a un hijo”, explicaba. Luego se dio cuenta de que en Viva la vida habían emitido unas declaraciones del miércoles anterior sacadas de contexto. “Yo, cuando digo eso, quiero decir que si alguien hubiera entendido eso me hubieran afeado mis palabras”, dijo Matamoros.

“Belén (Esteban) me dice que tengo que hablar con ella porque es pequeña, yo digo que es joven, pero que no es retrasada. Yo pregunto: ¿Es retrasada mi hija que no sabe discernir entre lo que está bien y lo que está mal?. Más o menos iba por ahí mi respuesta, y lo que se edita es yo diciendo: ¿Es retrasada mi hija?”, aclaró el colaborador.

Si no quieren que vuelva, no vuelvo. No se puede parcializar una declaración como han hecho. Me parece un despropósito y responsabilizo al programa” decía después. Además, dijo que este fin de semana no trabajó en Viva la vida porque se encontraba en Marbella en un evento.  “Ponen encima de la mesa la certeza de que yo he llamado retrasada a mi hija, cuando yo digo totalmente lo contrario. Makoke lo sostiene porque el programa lo ha dicho”, se quejaba, en referencia a la visita de su expareja a Viva la vida.

Makoke da por bueno que he dicho eso. Si alguien dice eso de un hijo mío lo primero que hago es ver el contexto en el que se dice, cómo es la frase y con qué intención se dice. Esto se lo ponen a primera hora del programa y, cuando se lo ponen a última de la tarde de nuevo, ya emiten la frase completa”, indicaba. “Posiblemente no tendría que haber utilizado esa palabra, porque el término es bastante desacertado, o más bien su utilización, pero lo que hay detrás de la frase es todo lo contrario a lo que venden” insistía. “Makoke aprovecha eso para ponerme a mí en contra de mis hijos, lo cual me parece bastante grave dado la situación social y judicial en la que vivimos”, decía por último.