El pasado 11 de julio, José Antonio Avilés comenzó su participación en Viva la vida entre lágrimas. Según explicó, poco antes de que empezase el programa su novio Antonio Vega le había dejado por teléfono. “Hemos dicho que preferimos ser amigos a terminar mal. Ha habido un desgaste de la relación bastante jodido. He sido quizás demasiado invasivo, con mucha efusividad” explicaba el andaluz.

Noticias relacionadas

El tema, que podría haber sido una mera anécdota, volvió a tratarse una semana después. Incluso Antonio llamó a Viva la vida para dar su versión de lo sucedido. “Preferí dejarlo así a no dejarle colgado” explicó Antonio. Sin embargo, los compañeros de Avilés fueron muy críticos con él, y le dijeron que minutos antes de coger un avión para reencontrarse no es la mejor forma para romper. Además explicaron que Avilés había pedido muchos favores para ayudarle.

Antonio Vega

Este martes, el propio Antonio Vega ha ido a Sálvame a contar detalles de este noviazgo. “Se ha montado la película en su cabeza” decía el invitado, que volvió a poner sobre la mesa la capacidad de Antonio Avilés para inventar argumentos que le beneficien.

Él ha dicho que es el creador de Rocío, crear la verdad para seguir viva. Lo ha dicho delante de mis amigos” explicó Antonio. Así, Avilés decía haber ideado el proyecto para el caso Malaya y que “le habían cogido la idea para Rocío”. Además, Avilés se atribuía labores de dirección, y que mientras la serie documental de Rocío Carrasco estaba en emisión en directo él llamaba desde casa para corregir aspectos como la iluminación o las preguntas que se realizaban.

Igualmente, según su testimonio, José Antonio Avilés no podría hablar de su vida privada en televisión porque tiene “el mismo contrato que Kiko Hernández”. Pedía favores para realizar entrevistas exclusivas que luego no se llevaban a cabo (como una con Rocío Flores) e incluso hablaba de su salto a la interpretación. “Dijo que le habían contratado para la serie Élite, para siete capítulos, y él hacía de traficante, y tenía que ponerse anabolizantes para ponerse fuerte”, explicó Antonio, en lo que calificó como “un nivel de fantasía alto”.

José Antonio León, reportero del programa, habló con José Antonio Avilés, que se mostró enfadado por todo lo que se estaba contando. Por su parte, Belén Esteban defendió al de Viva la vida. “A mí Avilés me cuenta que te pagó un aire acondicionado para tu peluquería, que te pagó hasta los dientes, billetes de ave, un viaje a Galicia, que comías con su familia… Él se siente completamente utilizado por ti y tengo aquí 27 fotos que demuestra que estuvisteis juntos”, dijo la colaboradora. Antonio dijo que todo eso eran “colaboraciones” y que “el dinero no salía del bolsillo de Avilés”.