Este martes Lazos de sangre regresaba a Televisión Española un verano más, de nuevo, con Boris Izaguirre como presentador. La cantante María Jiménez se convertía en la protagonista de la primera de las nuevas entregas del formato.

Noticias relacionadas

La propia María habló de alguno de los episodios más duros de su vida, como la muerte de su hija Rocío en un accidente, o su relación de pareja con Pepe Sancho. “Me tenía anulada, supeditada. Me maltrataba físicamente y psicológicamente. Después me hacía dos carantoñas y yo lo creía… estaba ciega” aseguró María Jiménez sobre el actor.

La intérprete de ‘Se acabó’ hizo hincapié en cómo en su juventud estaba normalizado el maltrato y todo lo que sufrió durante su matrimonio. Explicó que en aquel entonces “no se podía denunciar”, pero que si llega a suceder hoy le habría metido “20 años en la cárcel”. “Y yo encantada”, insistía.

En el plató, Boris contó con la colaboración de Belinda Washington, Jaime Cantizano, Paloma García Pelayo, Carlos Ferrando y Francisco Rivera para comentar el programa.

La presencia del torero, sin embargo, generó muchas críticas en las redes sociales. Y es que había usuarios que resultaba incongruente su participación por las manifestaciones de sus ideales que ha realizado en otras ocasiones.

Rivera encontró muchos paralelismos entre la violencia machista que sufrió Jiménez y la que padeció su madre, Carmina Ordóñez, e indicó que la prensa tuvo un papel importante para desacreditar el testimonio de las víctimas.

“Que mujeres con tanta fuerza, como María Jiménez o mi madre, viniera un despojo humano y las llegara a hacer eso. Creo que llegaron a sentir vergüenza de cómo un hombre les podía levantar la mano” aseguró el matador.

En las redes sociales se ha criticado mucho la intervención de Fran Rivera, pues su discurso contradice a muchas otras de sus declaraciones. Por ejemplo, el hijo de Paquirri se declara orgulloso votante de Vox, partido que niega la violencia machista.

En ese sentido, Rivera dijo que esperaba que Vox “ganara la batalla” para derogar la ley sobre violencia de género y equiparar los derechos del hombre y la mujer en cuanto al cuidado de los hijos cuando hay un divorcio.

Del mismo modo, también hay que recordar la vez que se trató en Espejo Público el suicidio de una trabajadora de Iveco después de que se difundiese un vídeo sexual. Francisco Rivera estaba en plató y dijo que “los hombres no somos capaces de no enseñar esos vídeos. Por eso pido a las mujeres que no se graben”.