La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, da un paso más en su ofensiva contra Telemadrid y ha descartado a la televisión pública autonómica para la producción y realización de los actos institucionales de la fiesta del 2 de Mayo. En su lugar, esta emisión correrá a cargo de una empresa privada, de la que se desconoce por el momento su nombre.

Noticias relacionadas

Por este motivo, el Consejo de Administración de RTVM, en el ejercicio de las funciones que le están encomendadas legalmente, ha querido manifestar mediante comunicado "que dicha decisión afecta al papel institucional de la televisión pública autonómica. Durante toda su historia, Telemadrid ha participado en la producción y realización de estos actos, poniendo una señal institucional a disposición de los medios de comunicación que lo han solicitado".

Esta decisión supone, a juicio de este Consejo, "un deterioro del servicio público audiovisual que la propia Comunidad de Madrid presta a través de Telemadrid ya que debe recordarse que la Comunidad de Madrid es el accionista único de Telemadrid".

En este sentido, el Consejo señala que el artículo 19 de la Carta Básica de RTVM, aprobada por unanimidad de la Asamblea de la Comunidad de Madrid, establece que RTVM "realizará el seguimiento y cobertura informativa de la actividad político-institucional del Gobierno y de la Asamblea de la Comunidad de Madrid” y “prestará especial atención a los actos oficiales más importantes y significativos”.

Continuos ataques

Desde su llegada a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Díaz Ayuso siempre se ha mostrado muy contraria a la actual Telemadrid, llegando a decir que "no es un servicio público esencial" o que es "la única presidenta autonómica y del Gobierno de España que tiene una televisión que le es crítica".

Unas palabras que fueron contestadas por el director general de Telemadrid, José Pablo López, que acusó a la presidenta de intentar "desgastarle", y defendió que él y los trabajadores de la cadena pública no son "críticos", sino "profesionales".

Esta guerra abierta llegó a su punto culmen a principios de este año cuando Díaz Ayuso se negó a atender a la cadena autonómica durante el fin de semana del temporal Filomena, a pesar de los fuertes estragos que estaba causando.

La presidenta no perdonó a la periodista de Telemadrid, Silvia Intxaurrondo, haberla puesto contra las cuerdas a finales de octubre al preguntarle por la contratación del nuevo hospital de Isabel Zendal. Días después, tras las críticas, la presidenta por fin terminaba atendiendo a la cadena a través de 120 minutos, el programa presentado por María Rey y producido por Unicorn Content, la productora de Ana Rosa Quintana.

Asimismo, hace ahora unas semanas, la presidenta popular se negó a debatir en la televisión pública madrileña ya que prefería que este debate lo organizara la Academia de la Televisión. Finalmente, tras las continuas presiones, accedió a acudir a Telemadrid el pasado miércoles 21 de abril.