Una de las presentadoras más carismáticas de la televisión de los años 90 regresa a la pequeña pantalla, aunque en calidad de invitada. Y es que Loreto Valverde es una de las nuevas celebridades que acompañarán a los concursantes de Pasapalabra en la difícil misión de alcanzar el bote, que cada vez se acerca más al millón y medio de euros.

Noticias relacionadas

Loreto Valverde nace Barcelona en 1966 en una familia de artistas. Y es que es hija del cantante Lorenzo Valverde, quien intentó en alguna ocasión representar a España en el Festival de Eurovisión. Además, es hermana de Marta Valverde, con quien llegó a tener un dúo musical (y que también es una de las invitadas de esta tarde de Pasapalabra).

Comenzó en el mundo del espectáculo en el universo de la revista, si bien, su fama se dispara cuando Emilio Aragón la elige para estar junto a él en el programa VIP Noche, de Telecinco. Una de las cosas que calaron en el público fue su reconocible risa. Aprovechando su fama, protagoniza una portada de Interviú junto a Marta.

Desde entonces, se la pudo ver en muchos programas y galas de la época como Goles son amores (el programa de fútbol que presentaba Manolo Escobar), Bellezas al agua o Humor se escribe con Hache. Se retira unos años tras ser madre, y vuelve a la televisión para sustituir a Leticia Sabater en el singular programa Mentiras Peligrosas, en la cadena de José Frade.

En 2004 se convierte en una de las concursantes de La Granja, en Antena 3, programa del que resultó ganadora. En 2008 pasó a formar parte de la sección de sketches de Noche sensacional, programa en el que permaneció hasta 2011. Desde entonces sus apariciones en televisión se vuelven más escasas, si bien, en teatro continúa activa en obras como Desnudos en Central Park o Sonrisas y lágrimas.

Pasapalabra no es un programa nuevo para Loreto Valverde: ya participó anteriormente durante la etapa en Telecinco, e incluso ya llegó a competir contra su propia hermana Marta Valverde en la prueba musical. Eso sí, los nervios también le jugaron una mala pasada: en cierta casión Christian Gálvez le preguntó el nombre del país cuya capital es París, y ella, muy convencida, respondió “París, claro”.