Quién quiere ser millonario vuelve a Antena 3. El mítico concurso de preguntas y respuestas, que en su regresó en 2020 ya anotó grandes datos de audiencia, vuelve con el objetivo de heredar los grandes datos de El Desafío y revalidar el éxito de su primera temporada en el prime time de la cadena principal de Atresmedia. 

Noticias relacionadas

Para hacer más atractiva esta nueva tanda de programas, esta vez el concurso ha optado por contar con famosos entre sus concursantes. Antonio Resines, Bibiana Fernández y David Broncano serán los primeros personajes que se pondrán al frente de las preguntas de Juanra Bonet, sin embargo, el nombre del presentador de La Resistencia es el que más está llamando la atención de los espectadores.

Que Antena 3 haya decidido estrenar esta edición VIP del mítico concurso con un nombre como el de David Broncano es una estrategia muy inteligente, todo un golpe de efecto, por varios motivos.

En la actualidad, el presentador de La Resistencia es una de las grandes estrellas del panorama audiovisual en España. Presentador del show de #0 desde 2018, Broncano ha conseguido una posición única en el sector de la televisión, a pesar de que su programa se emita en un canal de pago, gracias al alcance que tiene a través de otras plataformas como You Tube. 

Mientras que los otros dos concursantes de este primer programa de estreno, Antonio Resines y Bibiana Fernández, son nombres cuya presencia en televisión es casi omnipresente, el rostro de Movistar, salvo alguna participación esporádica, es menos asiduo a aparecer en televisión más allá del trabajo diario en su programa.

Además, el presentador tiene una legión de fans que cada mañana hacen click en los videos que La Resistencia sube a la plataforma de Google con los mejores momentos del programa, un público esencialmente joven que este próximo viernes conectará con total seguridad con Antena 3.

Un público, por otro lado, que probablemente esté completamente despegado de la emisión lineal de televisión, pero que sin embargo, sentirá la suficiente curiosidad como para no perderse la participación del presentador en un concurso que le pondrá a prueba y con el que quizás se descubra una nueva faceta. 

Porque en Quién quiere ser millonario Broncano saldrá de su zona de confort. Mientras que en el late show de #0 el cómico es el protagonista principal, incluso por encima de los invitados, con un programa hecho a su medida y en el que se mueve como pez en el agua, aquí tendrá que enfrentarse a la imprevisibilidad de un concurso. 

Por todo ello, será muy interesante, e incluso divertido, analizar de qué forma David Broncano funciona en un contexto completamente diferente al que el público está acostumbrado a ver, así como analizar sí de verdad funciona en términos de audiencia este movimiento que a priori parece muy inteligente por parte de la cadena. 

David Broncano en 'Quién quiere ser millonario'

Los otros VIPS de '¿Quién quiere ser millonario?'

Adrián Lastra, Aitana Sánchez Gijón, Alaska, Alberto Chicote, Ana Milán, Antonio Garrido, Boris Izaguirre, Carlos Latre, Javier Sardà, Leo Harlem, Lidia Valentín, Loles León, Lucía Etxebarría, Mario Vaquerizo, Marta Hazas, Miguel Ángel Muñoz, Rossy de Palma, Santiago Segura o Secun de la Rosa serán algunos de los famosos que participarán en estas nuevas entregas del formato. 

Todos estos grandes conocidos de nuestro país tendrán que enfrentarse a 15 preguntas para tratar de llevarse el 1.000.000 de euros en juego, cifra que podrán donar. Para conseguirlo, tendrán que poner a prueba no sólo sus conocimientos de los temas más diversos, sino también la gestión de expectativas, las estrategias, los nervios, la prudencia y el riesgo.

Los participantes habrán de enfrentarse a 15 preguntas con cuatro posibles respuestas cada una, a través de una escala de premios que va incrementando la cantidad de la recompensa a medida que se van acertando respuestas y que culmina en el deseado millón de euros de la pregunta final.

A largo del periplo de las preguntas, el concursante no estará solo. Contará con la ayuda de tres comodines, todos ellos muy conocidos para los seguidores del formato. Regresa el comodín de la llamada, que dará mucho juego ahora que existe la tecnología de los teléfonos móviles con internet.