Mercedes Benz

Mercedes-Benz muestra su respuesta al BMW Serie 1 Sedán

  1. Mercedes Benz
  2. Mercedes CLA
  3. Mercedes Clase A
  4. BMW Serie 1

Al asalto del mercado asiático. Las firmas han aprovechado la celebración del Salón del Automóvil de Shanghái para presentar sus modelos dirigidos a la clase media-alta de las principales potencias económicas del lejano oriente. Daimler ha querido estar presente con una versión Concept del que puede ser su próximo Clase A con carrocería Sedán, la respuesta de Mercede-Benz a los principales modelos de sus rivales germanos, el BMW Serie 1 Sedán -este sólo se comercializa precisamente en China, aunque se espera que llegue al resto de países a partir de 2019- y el Audi A3.

En principio, se espera que esta nueva berlina compacta no reciba muchas modificaciones antes de llegar finalmente a producción, sin embargo, parece que la estrategia de Mercedes puede ser la de que no termine de llegar al viejo continente, reservando el mercado europeo al CLA ya existente y centrándose este nuevo Clase A Sedán en el asalto de Asia.

Destaca el diseño, especialmente el agresivo frontal que el fabricante alemán ha querido denominar como ‘predator face’, así como unas ópticas delanteras con forma trapezoidal. La carrocería de tres volúmenes presenta una silueta muy limpia y homogénea, unas líneas muy puras que rivalicen directamente con las del BMW y Audi, las primeras en decidir adaptar alguno de sus modelos más exitosos en suelo europeo a los gustos del mercado asiático. En principio, será 113 mm más largo, 74 mm más ancho y 46 mm más alto que el Audi A3 gracias a unas medidas que se resumen por: longitud/ancho/altura: 4570/1870/1462 mm.

En cuanto a las motorizaciones, no se ha confirmado concretamente los propulsores que equipará el futuro Clase A Sedán, sin embargo, se espera que disponga de distintas versiones tanto de gasolina como diésel, todas ellas de cuatro cilindros, teniendo como tope de gama una versión turbocomprimida de 2.0 litros que erogue más de 400 CV de potencia. Esta última variante, sería la respuesta directa al Audi RS3 y vendría firmada por AMG. Sobre el papel, también se espera una versión híbrida enchufable con motor de gasolina y autonomía para 50 kilómetros en modo totalmente eléctrico según datos del medio británico Autocar.