Banco Central Europeo

Draghi indica que volverá a desplegar su arsenal en diciembre

El presidente del BCE avisa de que la "incertidumbre geopolítica" es el principal riesgo para la recuperación.

El presidente del BCE no ha querido pronunciarse en la Eurocámara sobre el referéndum italiano

El presidente del BCE no ha querido pronunciarse en la Eurocámara sobre el referéndum italiano

  1. BCE
  2. Mario Draghi
  3. Eurozona
  4. Italia
  5. Donald Trump
  6. Brexit

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), el italiano Mario Draghi, ha indicado este lunes su intención de volver a desplegar su arsenal de estímulos monetarios en la próxima reunión del Consejo de Gobierno de la entidad que se celebra el 8 de diciembre, con el fin de ayudar a consolidar la recuperación en la eurozona y reflotar la inflación a niveles próximos al objetivo del 2%. 

La mayoría de los expertos esperan que el BCE anuncie la semana que viene una extensión (entre tres y seis meses) de su programa de compra de deuda pública y privada por valor de 80.000 millones de euros al mes, que en principio está previsto que expire en marzo de 2017. Draghi no lo ha confirmado expresamente, pero sí ha dado a entender que prolongará los estímulos.

"En diciembre evaluaremos las diferentes opciones que permitan al Consejo de Gobierno preservar el alto grado de relajación monetaria necesario" para garantizar que el nivel de precios suba de forma permanente a alrededor del 2%, ha dicho el banquero italiano. El programa de compra de deuda es "suficientemente flexible" para lograr este objetivo, ha agregado en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. La inflación en la eurozona se situó en el 0,5% en octubre.

No obstante, Draghi ha insistido de nuevo en que el BCE no puede sostener por sí solo el crecimiento y ha reclamado a los Gobiernos de la eurozona más reformas. También ha respaldado la recomendación que ha dirigido Bruselas a Alemania para que aumente el gasto público en beneficio de todos los países que comparten la moneda única. Los países que no cumplen los objetivos de déficit exigidos por la UE, como España, deben tomar "medidas adicionales" de ajuste, mientras que aquellos que cuentan con margen de maniobra, deberían gastar más, ha defendido.

Sin plan para Italia

Pese a las reiteradas preguntas de los eurodiputados, Draghi ha eludido aclarar si el BCE ha preparado algún plan de contingencia para el referéndum que Italia celebra este domingo sobre la reforma constitucional. Los analistas temen una ola de quiebras bancarias si el primer ministro, Matteo Renzi, pierde la consulta, tal y como indican las encuestas.

Draghi ha sostenido que la deuda italiana es sostenible, aunque ha reconocido que el Gobierno de Roma es "vulnerable" a las turbulencias financieras y por ello debe proseguir con las reformas y reducir el nivel de deuda.

El presidente del BCE considera que la "incertidumbre geopolítica" constituye "el principal riesgo" para el crecimiento económico en los próximos meses tras el brexit y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. No obstante, ha alegado que tanto los mercados como la banca han mostrado ser "más resistentes" de lo esperado y se han recuperado tras la conmoción inicial.

El impacto económico del brexit será más duro para Reino Unido que para la eurozona, ha avisado Draghi en la Eurocámara. Y ha reclamado al Gobierno de Theresa May que aclare cuanto antes sus intenciones sobre el divorcio para reducir la actual incertidumbre.