Exclusión social

España, tercer país de la UE donde más ha crecido la pobreza desde el inicio de la crisis

En el conjunto de la Unión, la tasa de población en riesgo de exclusión social regresa a los niveles previos a 2008

Un hombre busca en un contenedor.

Un hombre busca en un contenedor. Diario de avisos

  1. Pobreza
  2. Unión Europea
  3. Tasa de paro
  4. Ayudas económicas

Después de crecer de forma imparable entre 2008 y 2012, hasta tocar un máximo de casi el 25%, el nivel de pobreza en la UE disminuye y ha regresado a los niveles previos a la crisis financiera. En 2015, alrededor de 119 millones de personas (el 23,7% de la población) se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social. Sin embargo, esta evolución esconde notables diferencias entre los países del sur y los del norte. España, Grecia, Italia y Chipre siguen registrando cifras de pobreza muy superiores a las que tenían antes de la crisis, según los datos difundidos este lunes por la oficina estadística Eurostat.

De hecho, España es el tercer país de la UE donde más ha aumentado la tasa de población en riesgo de pobreza desde el inicio de la crisis, del 23,8% en 2008 al 28,6% en 2015 (es decir, 4,8 puntos más, equivalentes a casi 2,4 millones de personas). Sólo Grecia (+7,6 puntos) y Chipre (+5,6 puntos) registran peores resultados. Según Eurostat, el umbral de pobreza en el caso español se sitúa en unos ingresos anuales de 8.011 euros para un adulto solo o de 16.823 para una pareja con dos hijos.

En España apenas hay diferencia en riesgo de pobreza entre hombres (28,3%) y mujeres (29%). La auténtica brecha está entre los menores de 18 años (franja en la que el nivel de exclusión social aumenta hasta el 34,4%) y los mayores de 65 años (de los cuáles sólo el 13,7% se encuentran en una situación de pobreza).

Paro e ineficacia de las ayudas sociales

Dos son los principales factores que explican el aumento de la pobreza en España, según se desprende de los datos de Eurostat. En primer lugar, la fuerte subida del paro durante la crisis. El 15,4% de la población española vive en hogares con baja intensidad laboral, es decir, en los que los adultos trabajan menos del 20% de su potencial. Únicamente Grecia (16,8%) tiene una tasa más alta.

España está también entre los países miembros donde las ayudas sociales a las personas con riesgo de pobreza son menos eficaces. Si se analiza la tasa de población en riesgo de pobreza tras tener en cuenta las transferencias sociales (la denominada pobreza monetaria), España registra el cuarto peor resultado, sólo superada por Rumanía, Letonia y Lituania.

En 2015, más de un tercio de la población estaba en riesgo de pobreza o exclusión social en tres países miembros: Bulgaria (41,3%), Rumanía (37,3%) y Grecia (35,7%). España ocupa la novena posición de 28 por la cola. En el extremo contrario de la escala, los menores niveles de exclusión social se registran en República Checa (14%), Suecia (16%), Holanda y Finlandia (16,8%), Dinamarca y Francia (17,7%).