Déficit excesivo

España pierde el 59% de recaudación del IVA por tipos reducidos y exenciones

Bruselas pide al futuro Gobierno que suba el IVA al 21% a algunos de los productos a los que aplica el 10%.

Moscovici ve inaceptable que los países de la UE pierdan millones de euros en IVA no recaudado

Moscovici ve inaceptable que los países de la UE pierdan millones de euros en IVA no recaudado

  1. Comisión Europea
  2. IVA
  3. Fraude fiscal
  4. Pierre Moscovici
  5. Impuestos
  6. Recaudación tributaria

La baja recaudación por IVA en España sigue preocupando en Bruselas como uno de los factores que explica el descontrol del déficit público. Nuestro país pierde el 59% de los ingresos potenciales por este impuesto –es decir, alrededor de 37.600 millones de euros al año con los datos de 2014- debido a la aplicación de tipos reducidos y exenciones, según un estudio (en pdf) publicado este martes por la Comisión Europea. Es la brecha más alta de todos los estados miembros de la Unión Europea, donde la media de ingresos no recaudados por estos factores se sitúa en el 43,3%.

La mayor parte de estas pérdidas (44,5%) se debe a los productos y servicios exentos del impuesto, de acuerdo con este estudio. Mientras que por la aplicación de tipos reducidos y súper reducidos, España deja de percibir el 14,5% de los ingresos potenciales de IVA. Se trata de alrededor de 9.200 millones de euros al año, equivalentes al 0,9% del PIB. Es decir, muy por encima del esfuerzo estructural del 0,5% en 2017 y 2018 que Bruselas reclama al futuro Gobierno español para corregir el déficit excesivo.

De hecho, la Comisión ha recomendado a España que, para garantizar el cumplimiento de los nuevos objetivos de déficit, suba el IVA hasta el tipo general del 21% en alguno de los productos y servicios a los que ahora se aplica el tipo reducido del 10% o el súper reducido del 4%, sin especificar cuáles. Es una de las contrapartidas que pide Bruselas a cambio de la multa cero por el desvío del déficit en 2015 y de la prórroga de dos años para bajar del umbral del 3% de déficit que marca el Pacto de Estabilidad. Las nuevas metas fiscales son el 4,6% este año, el 3,1% el que viene y el 2,2% en 2018.

“Los ajustes para 2017 y 2018 podrían incluir entre otros la reducción del número y el alcance de exenciones tributarias, en particular los tipos reducidos de IVA, con el fin de lograr el esfuerzo estructural requerido”, señala la recomendación fiscal para España (en pdf) que aprobó el Ecofin el pasado 2 de agosto. Bruselas alega que el nivel de impuestos indirectos y de tributación sobre el consumo en España están entre los más bajos de la UE (el 11,6% del PIB y el 15,2% en 2014, respectivamente).

Pero el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy se ha resistido hasta ahora a cualquier subida del IVA. Es más, se mueve en sentido contrario. El pacto entre el PP y Ciudadanos para la investidura fallida de la semana pasada contemplaba una rebaja del IVA cultural, de la que quedaba excluido el cine. Para el Ejecutivo comunitario, la solución para recaudar más es aplicar el mismo tipo de IVA general a todos los productos y servicios.

Los países de la UE que más se acercan al ideal de Bruselas y tienen una estructura del IVA más plana son Dinamarca, Eslovaquia, Estonia y Bulgaria. En estos estados miembros, la supresión de los tipos reducidos apenas generaría ingresos adicionales inferiores al 3%. En contraste, Irlanda, Italia, Polonia, Luxemburgo y España lograrían recaudar alrededor de un 15% más de IVA si no aplicaran tipos reducidos.

Ingresos perdidos por fraude y elusión

El informe de la Comisión también calcula el IVA que han dejado de percibir los países miembros debido al fraude y la elusión fiscal, las quiebras de empresas o la mala administración. En el conjunto de la UE, las pérdidas ascendieron a casi 160.000 millones de euros en el año 2014, el 14,03% de la recaudación potencial. La brecha oscila entre el 37,9% de IVA defraudado en Rumanía a sólo el 1,2% en Suecia. En términos absolutos, las mayores pérdidas de 36.900 millones corresponden a Italia, mientras que Luxemburgo tuvo las más bajas de 147 millones.

En esta variable, España obtiene resultados mucho mejores que la media comunitaria. Registró unas pérdidas de IVA por fraude de 6.214 millones de euros en 2014, cifra equivalente al 9% de la recaudación esperada. Además, la brecha se redujo algo más de tres puntos porcentuales respecto al año anterior. Bruselas lo atribuye al aumento de recursos destinados a realizar auditorías electrónicas.

Pese a todo, el comisario de Asuntos Económicos y Fiscalidad, Pierre Moscovici, se ha declarado escandalizado con las cifras a nivel comunitario. “Nuestros Estados miembros están perdiendo ingresos por valor de decenas de miles de millones de euros en IVA no recaudado. Esto es inaceptable”, ha dicho Moscovici en un comunicado. A su juicio, el régimen actual “es incapaz de hacer frente al problema del fraude y los errores de cálculo del IVA y está claro que las cifras no van a mejorar por sí solas”.

La Comisión tiene previsto presentar en 2017 propuestas legislativas definitivas cuyo objetivo es crear un área única del IVA en la UE. Además, reclama a los países miembros medidas inmediatas para combatir el fraude, como la modernización de los sistemas tributarios o más cooperación transfronteriza.