Turismo

Los hoteles aprovechan un verano de récord para disparar sus precios

El nivel de ocupación rompe todos los registros con un 73% de las camas cubiertas. Los precios suben hasta máximos con un avance más intenso en los establecimientos de alta categoría.

Los registros turísticos que está marcando el verano de 2016 difícilmente se podrán superar el próximo año. Las causas son de sobra conocidas, desde la recuperación económica hasta los problemas geopolíticos de muchos países del Mediterráneo, pero pocos podían esperar unos meses tan buenos para el sector. La llegada masiva de viajeros ha permitido a los hoteles disparar sus tarifas, según los datos recogidos hasta julio en su informe de Coyuntura Turística Hotelera que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los precios marcaron su nivel más alto en julio pero, por si fuera poco, el ritmo de subida también es el más elevado de toda la serie histórica, que empezó en el año 2002. En concreto, los precios de los diferentes establecimientos hoteleros aumentaron un 7,47% respecto al mismo periodo del año anterior. La subida fue especialmente intensa en los hoteles de alta categoría: en los de tres estrellas los precios se incrementaron un 7,61%, en los de cuatro estrellas, un 8,45% y en los de cinco estrellas, el avance fue del 6,24%.

Estas cifras vienen a demostrar que el empuje del turismo en este año no está reñido con la calidad. De hecho, los hoteles que más se llenaron fueron los de mayor categoría. La mayor parte de los de cuatro estrellas colgaron el cartel de completo con un nivel de ocupación que alcanzó el 80,7%, récord absoluto para un mes de julio. En el caso de los tres estrellas el nivel de ocupación fue del 78,85% y en los cinco estrellas fue del 72,15%. Por su parte, en los establecimientos de dos estrellas o menos, el nivel de ocupación no llegó a superar el 60%.

Los hoteles no han querido desperdiciar esta oportunidad histórica de hacer su agosto. El precio medio de cada noche de hotel fue de 93,23 euros, el más alto para un mes de julio y un 6,33% más que en el año anterior. Una vez más, los establecimientos de mayor categoría fueron los que más se beneficiaron de la demanda. Cada noche en un hotel de cinco estrellas costó 208,40 euros, el nivel más alto de toda la serie histórica, superando incluso al mes de agosto de 2015, cuando el precio medio fue de 206,72 euros. En los hoteles de cuatro estrellas, la tarifa media fue de 102,42 euros, un 8,63% más que en el mismo mes del año anterior y en los de tres estrellas, el precio fue de 62,14 euros, un 4,5% más.

Como no podía ser de otra manera, las tarifas se han disparado en las comunidades costeras. En la Comunidad Valenciana los precios hoteleros subieron en julio un 10% respecto al mismo mes del año anterior; en Baleares, un 9,95%; en Andalucía, un 8,9% y en Canarias, un 8%. Por el contrario, en dos comunidades del interior cayeron los precios. Fue en Navarra y La Rioja, donde se redujeron un 3,49 y un 2,16% respectivamente.

¿Faltan hoteles?

La ocupación hotelera ha registrado en julio el mejor dato de este mes en toda la serie histórica: el 72,9% de las plazas ofertadas. Se trata de un aumento anual del 6,0% y permite desbancar el récord de julio del año 1999 en el que se registró una ocupación del 70,6%. En cuanto al tipo de alojamiento más demandado, el hotel de cuatro estrellas continúa presentando los mejores datos con un 80,7% de ocupación tras desbancar por primera vez en julio de 2015 al hospedaje de tres estrellas.

Por comunidades autónomas, Baleares lidera el dato de ocupación con un 91,35% lo que supone una mejora de casi dos puntos con respecto al mismo mes de 2015. Es el segundo mejor dato de ocupación de las islas en este mes durante toda la serie histórica, un 1,6% inferior que la ocupación en función de las plazas en 1999. Si en julio casi no quedaban habitaciones libres, los datos de agosto prometen marcar un hito difícil de superar.

Canarias presenta el segundo mejor dato con un 84,9% de ocupación hotelera. El mejor julio en la serie histórica del INE. La Comunidad Valenciana completa el podio con un 77,94% de la oferta al completo. Al igual que en Canarias, es el mejor julio desde que se tienen registros superando en cuatro puntos el mejor dato histórico de 2001.

Estos datos son aún mejores en fin de semana en donde la ocupación crece un 5,2% interanual, situándose en el 75,7%, mejor porcentaje histórico de julio.

Vente para España, Joe

Julio ha sido también el mejor mes de la serie histórica tanto en llegada de turistas como en nivel de pernoctaciones de extranjeros. De los 11,56 millones de viajeros del séptimo mes del año, 6,034 fueron extranjeros, la mayor cifra jamás alcanzada, que se tradujeron en más de 28 millones de pernoctaciones, prácticamente el doble de las realizadas por los turistas nacionales.

Reino Unido es la región de la que procede la mayoría de visitantes extranjeros, un total de 1,3 millones, un 21,4% del total. Pese al brexit, la llegada de británicos a España en julio ha superado la cifra del mes anterior, que ya había marcado máximos. Con respecto a julio de 2015, la llegada de británicos se ha incrementado en 170.000 viajeros, es decir, un incremento interanual del 15,25%. Estos datos hay que relativizarlos, ya que muchos de estos turistas ya tenían reservadas sus vacaciones antes del referéndum, por lo que hay que realizar un seguimiento de lo que ocurre en el medio plazo con este mercado.

El segundo destino de procedencia es Alemania con 875.807 visitantes, que aumentan un 5% con respecto a julio de 2015 y que representa el 14,5% de los viajeros extranjeros en este mes.

Los viajeros procedentes de Reino Unido y Alemania concentran el 27,4% y el 20,8% del total de pernoctaciones de no residentes en establecimientos hoteleros. El mercado británico crece un 9,6% interanual, lo que le permite marcar nuevo récord con más de siete millones y medio de noches contratadas. Por su parte, los hospedajes de alemanes crecen en julio un 4,1% respecto al mismo mes de 2015.