Empresas tecnológicas

Enésima batalla del taxi: denuncian a la alemana Mytaxi por sus agresivos descuentos

La aplicación, propiedad de Daimler, mantendrá su estrategia pese a una sentencia en contra en Alemania.

Una nueva batalla del taxi en España.

Una nueva batalla del taxi en España.

Una nueva batalla de los taxistas madrileños contra una empresa tecnológica. En los últimos años han acumulado enfrentamientos con compañías que buscan atacar a este jugoso y competido mercado. Uber, Cabify… Y ahora también Mytaxi, la mayor App de pago de taxi en España y filial del grupo automovilístico Daimler (Mercedes). Las agresivas campañas de descuentos para ganar cuota de mercado son la causa por la que se han puesto en pie de guerra y la han denunciado ante la CNMC por competencia desleal. La compañía alemana mantendrá su estrategia, pese a la última sentencia en contra de estas prácticas en su país de origen.

La semana pasada, un juzgado alemán declaró ilegales los descuentos del 50% planteados por la compañía. Esta agresiva práctica para incrementar su base de usuarios -que es asumida y costeada por la filial alemana con el objetivo de crecer- también ha sido llevada a cabo desde mediados de 2015 en el mercado español, donde cuentan con más de 5.000 taxis registrados y un millón de usuarios usándola la App. ¿Por qué no ha corrido la misma suerte?

Denuncias en España

Si no se ha llegado a este pronunciamiento judicial no será porque los taxistas españoles no lo han intentado. Al menos, en la capital madrileña, una de las cuatro ciudades en las que está presente la compañía. Primero fue la Federación Profesional del Taxi de Madrid ante la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC). La respuesta: era posible la competencia entre ambas, pese a esa estrategia.

Un profesional autónomo del taxi no puede competir en igualdad de condiciones con esos descuentos del 50%

Pero no se dieron por vencidos. Volvieron a la carga a principios de noviembre. Ahora a título individual. Algo más de un centenar de profesionales interpusieron denuncias ante el mismo organismo regulador. “Un profesional autónomo del taxi no puede competir en igualdad de condiciones con esos descuentos del 50%”, explica Jesús Fernández, vicepresidente de la federación. Aún no ha habido respuesta.

¿Afectará la decisión judicial en Alemania a la estrategia en España, tras meses con esos mismos descuentos para captar usuarios? “Para hacer estos descuentos hay que tener músculo financiero, pero son absolutamente limpios; en principio, podíamos seguir haciéndolo”. Son las palabras de Antonio Cantalapiedra, el director general de la empresa tecnológica en España.

“No hay posición dominante”

Pese a que aspira a crecer e ir ganando cuota de mercado gracias a unos descuentos “insostenibles” en el largo plazo, Mytaxi sigue sin tener una parte mayoritaria del pastel en España. Es, según Cantalapiedra, la condición indispensable que no se cumple en este caso. “Para que pudiese prosperar, Mytaxi tendría que ser acusado de posición dominante y eso no se da, aún estamos lejos de ello”, reconoce el directivo, quien recuerda que antes de cada campaña analiza la cuota de mercado “para ver si se puede hacer o no”.

No tenemos posición dominante; aún estamos lejos… De hecho, cada vez que se hace una campaña de descuento analizamos la cuota de mercado para ver si podemos hacerla o no

La compañía, en manos de Daimler-Mercedes Benz desde 2014, está aprovechando el músculo financiero que le otorga la multinacional para hacer aún más grande su base de usuarios. Vendiendo a pérdidas todos esos servicios con descuento. “Está asumiéndolo la división de movilidad de Mercedes. Es igual que cuando Amazon ha acumulado años invirtiendo e incurriendo en pérdidas porque hacía descuentos de este tipo”, precisa Cantalapiedra.

Sin embargo, los taxistas denunciantes no hablan de posición dominante por el número de servicios controlados, sino por la igualdad de condiciones al competir. “No se puede competir en igualdad de condiciones; los taxistas que no participan en esa aplicación no pueden aplicar esos descuentos de manera individual porque dependen de las tarifas reguladas”, resalta el vicepresidente de la Federación del Taxi.

Pero, ¿por qué otra batalla más? “Porque nos preocupa que una aplicación externa al sector lo acabe controlando”, reconoce Fernández. Una aplicación que, según ellos, discrimina tanto a usuarios como a taxistas. A los primeros, porque los profesionales pueden decidir si aceptar o no un servicio. A los segundos, porque la empresa puede expulsarlos en caso de que no alcancen cotas de calidad. Cantalapiedra lo explica: “Somos muy estrictos con los taxistas para que se dé buen servicio; si alguno no da la talla, le invitamos a salir de la flota”.

Una estrategia de la tecnológica para crecer

Las cuestionadas estrategias de marketing, con un alto coste económico, sólo tienen un fin: crecer para ganar cuota de mercado y hacer sostenible el negocio a largo plazo. Mytaxi, fundada en Alemania en 2009, aterrizó en España en 2012. En el marco del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Hoy, está presente en la ciudad condal, Madrid, Sevilla y Valencia. La actividad que concentran todas ellas representa el 10% de toda la compañía: algo más de 5.000 taxistas dados de alta y 1 millón de usuarios que, en algún momento, han completado una carrera a través de la aplicación.

Hoy su negocio depende de las comisiones cobradas al taxi por esa intermediación. Una de 0,99 euros por cada viaje realizado con éxito y otra del 1,9% sobre el importe del trayecto en caso de que se pague a través de la aplicación. Pese a las preguntas de este periódico, la compañía se niega a ofrecer cifras de negocio. Las últimas cuentas disponibles de la sociedad Mytaxi Iberia SL son de 2013. En ese ejercicio logró 170.000 euros de ingresos, con unas pérdidas de más de 800.000.

Un ‘gigante’ del coche, a por el transporte

Este proyecto crece bajo el paraguas de Daimler y conviviendo con otros como el de Car2Go, basado en el alquiler de coches eléctricos y que está presente en Madrid desde finales del pasado año. Mytaxi fue adquirida en 2014 por Moovel, la filial del fabricante germano de vehículos. El plan se basa en crear una plataforma de movilidad donde se mezclen vehículos de alquiler, transporte público, taxis o bicicletas.

¿Y sus planes a corto plazo? Mientras en Car2Go persigue extenderse más allá de la M-30 en la capital madrileña, Mytaxi busca zonas donde implantarse. “En el norte y en las islas estamos analizando posibilidades… Queremos seguir creciendo”, concluye Cantalapiedra.