Jia Yunpeng, director general de ZTE España, y Daniel Solé, de LSolé Biomasa.

Jia Yunpeng, director general de ZTE España, y Daniel Solé, de LSolé Biomasa.

A LOS LEONES

A los leones

Jia Yunpeng no logra frenar la sangría en España del gigante chino ZTE

ZTE ha cerrado el año 2016 con un desplome de su negocio en España. Su facturación se ha quedado en un tercio. Y la razón hay que encontrarla en la finalización del acuerdo con Jazztel para el despliegue de fibra, que disparó las ventas en los años anteriores. Tras cerrar ese pacto, Jia Yunpeng, su director general, no ha sido capaz de frenar una más que probable sangría.

La compañía no ha sabido compensar esa conclusión del contrato con otras vías de ingresos para mantener la tendencia al alza. Es cierto que el control en los gastos, también en los momentos de apogeo en los años 2014 y 2015, ha permitido no hacer un roto en las cuentas. Pero, el futuro no se presenta muy halagüeño para la compañía china. Máxime cuando se enfrenta a un sector de telecomunicaciones que, como bien asegura en su propia memoria anual de resultados, ha vivido el mayor proceso de concentración que se recuerda.

Ahora se enfrentan a un futuro un tanto complicado. En el sector de las telecomunicaciones, su máximo rival, Huawei, sigue ganando posiciones en el mercado español. Y en el de la venta de dispositivos, sigue perdiendo peso en favor de otros fabricantes. Muchos retos por delante para Yunpeng y su equipo al frente de ZTE.

La crisis lleva a la catalana LSolé, dirigida por Daniel Solé, a concurso de acreedores

Cuatro meses después de solicitar el preconcurso de acreedores, la empresa catalana LSolé, especializada en el diseño y fabricación de equipos de combustión de biomasa y residuos para producir energía, presentó la semana pasada concurso de acreedores en el juzgado mercantil de Barcelona. 

Fundada en 1955, la firma que dirige Daniel Solé, segunda generación familiar, asegura que está al corriente con los pagos a empleados, a Hacienda y a la Seguridad Social. El problema viene de su deuda bancaria, que representa un 75%, el resto se lo debe a acreedores. El ERE que ha realizado afecta a 13 de los 23 trabajadores del área de producción de los centros de Massanes (Girona) y Mataró (Barcelona). 

Según la firma, el concurso lo han causado varios factores, entre ellos la crisis, que ha traído una menor inversión, y el largo período de bajos precios de la energía fósil en un contexto en que la firma había comprometido ya inversiones. Hacia delante, la firma espera negociar una quita con los bancos y proveedores y cerrar un convenio para superar esta situación adaptando su estructura corporativa. En esta nueva estructura, prevé externalizar la actividad productiva y mantener las áreas de gerencia, comercial e ingeniería. El parque de LSolé cuenta con más de 450 instalaciones industriales entre 1 y 100 megavatios térmicos y está presente en medio centenar de países.

 

 

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Félix Revuelta, presidente de Naturhouse, y Manuel Azuaga, presidente de Unicaja.

Como leones

Anterior
José María Álvarez-Pallete.

Pallete abre la jornada con la que la Fundación Esys quiere analizar la transformación digital

Siguiente