Comisión Europea

Bruselas acusa a Facebook de engañarle sobre la compra de Whatsapp

La empresa de Mark Zuckerberg podría ser multada por incumplir su compromiso de no cruzar los datos de clientes de Whatsapp con los de Facebook.

Facebook asegura que actuó de buena fe con Bruselas

Facebook asegura que actuó de buena fe con Bruselas

  1. Comisión Europea
  2. Facebook
  3. WhatsApp
  4. Margrethe Vestager
  5. Mark Zuckerberg
  6. Multas económicas

Nuevo capítulo en la batalla de Bruselas contra los gigantes de Internet de Estados Unidos. Facebook podría enfrentarse en los próximos meses a una multa millonaria de la UE después de que la Comisión Europea le haya acusado este martes formalmente de proporcionarle información incorrecta o engañosa sobre la adquisición de la aplicación de mensajería Whatsapp en 2014.

Para despejar dudas sobre el impacto de la fusión, la empresa de Mark Zuckerberg indicó entonces al Ejecutivo comunitario que no disponía de los medios técnicos para cruzar automáticamente y de forma fiable las bases de datos de usuarios de Whatsapp con las de Facebook.

Pero en agosto de 2016, Whatsapp anunció, en una actualización de sus condiciones de uso y de su política de privacidad, la posibilidad de vincular los números de teléfono de sus clientes con sus perfiles en Facebook. Una maniobra que generó críticas entre usuarios y rivales. Whatsapp se justificó explicando que su objetivo era mejorar el servicio, por ejemplo, permitiendo a Facebook ofrecer mejores sugerencias de amigos o mostrar publicidad más relevante en las cuentas de Facebook de sus usuarios.

Hasta el 31 de enero para defenderse

"En este caso, la Comisión estima de forma preliminar que Facebook le ha proporcionado información inexacta o engañosa durante la investigación llevada a cabo sobre la compra de Whatsapp", ha denunciado la comisaria de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager, en un comunicado. La red social tiene de plazo ahora hasta el 31 de enero de 2017 para responder al pliego de cargo de Bruselas.

Si se confirma su análisis, el Ejecutivo comunitario podría imponer a Facebook una multa de hasta el 1% de su volumen de negocios, es decir, de alrededor de 125 millones de dólares, según los cálculos del diario Financial Times.

En todo caso, la Comisión ha dejado claro que no tiene intención de revertir la autorización que dio a Facebook para comprar Whatsapp el 3 de octubre de 2014. Bruselas concluyó que la operación no restringiría la competencia en el mercado comunitario y este análisis sigue siendo válido porque su investigación se basó en múltiples factores y no sólo en la posibilidad de cruzar los datos de Facebook y Whatsapp.

La empresa de Mark Zuckerberg ha contestado a las acusaciones de Bruselas alegando que siempre ha actuado "de buena fe". "Siempre hemos proporcionado información precisa sobre nuestras capacidades técnicas y nuestros planes", ha dicho Facebook en un comunicado. La red social se felicita de que el Ejecutivo comunitario no haya revertido su autorización sobre Whatsapp y se compromete a "cooperar" en la investigación.

Preocupación sobre protección de datos

No es la primera vez que la UE cuestiona el cruce de las bases de clientes de Whatsapp y Facebook. El grupo que reúne a las autoridades de protección de datos de los 28 países miembros ya ha pedido a Whatsapp que deje de pasarle a Facebook los números de teléfono de sus usuarios y ha dicho que se trata de una práctica "muy preocupante".

"Dada la popularidad del servicio de mensajería, estos cambios pueden afectar a muchos ciudadanos en toda la UE y han creado una gran incertidumbre entre los usuarios del servicio", señalan los responsables de protección de datos en una carta remitida a Whatsapp a finales de octubre (en inglés, en pdf).

Pero Vestager cree que la combinación de las bases de usuarios de Facebook y Whatsapp no sólo genera problemas de privacidad, sino que podría haber infringido las reglas de competencia. Las empresas están obligadas a proporcionar información correcta y que no sea engañosa para que Bruselas pueda investigar las fusiones y adquisiciones de forma eficaz y en plazo, alega.

El nuevo frente que el Ejecutivo comunitario ha abierto con Facebook se suma a los conflictos que mantiene con otras multinacionales tecnológicas estadounidenses como Apple, Google o Amazon.