Distribución

Marks & Spencer mantendrá sus cinco tiendas en España y cerrará 53 locales en todo el mundo

La compañía de grandes almacenes opera en España a través de franquicias en Marbella, Las Palmas y Tenerife.

Exterior de una tienda de Marks & Spencer en París.

Exterior de una tienda de Marks & Spencer en París. Reuters.

  1. Marks & Spencer
  2. Reino Unido
  3. Grandes almacenes
  4. España

Marks & Spencer (M&S) quiere transformar el concepto de gran almacén tradicional y, para conseguirlo, cerrará las 53 tiendas que gestiona en mercados donde registra pérdidas. Esos cierres no incluirán ninguno de los cinco locales que actualmente operan con su marca en España porque son franquicias, según confirman fuentes del grupo.

El grupo M&S dejó de operar por sí misma en España en 2001, con el cierre de los grandes almacenes que tenía en Madrid y Barcelona. Casi 15 años después volvió a intentarlo vía franquiciados con un local en Marbella, tres en Las Palmas y otro en Tenerife, además de su establecimiento online.

“Todas son franquicias y no están afectadas por el proceso de reestructuración que hemos hemos anunciado hoy. También seguiremos atendiendo a nuestros clientes en España a través de nuestra página web local”, indica un portavoz.

Los cierres afectarán a una docena de países europeos, Francia, Bélgica, Estonia, Hungría, Lituania, Países Bajos, Polonia, Rumanía y Eslovaquia. También supondrán un recorte de las operaciones de M&S lleva a cabo en China y conllevará el recorte de cerca de 2.100 empleos. La compañía asegura que el año pasado registró pérdidas de 45 millones de libras (50,5 millones de euros) por el negocio operado directamente en estos mercados. En total, M&S tiene en todo el mundo cerca de 1.400 tiendas.

De este modo, M&S expresó su intención de comenzar las negociaciones con los alrededor de 2.100 empleados afectados, tras las que espera incurrir en costes extraordinarios de entre 150 y 200 millones de libras (entre 168 y 224 millones de euros), principalmente relacionados con el cierre de establecimientos y el pago de indemnizaciones.

Perchas de Marks & Spencer en uno de sus establecimientos.

Perchas de Marks & Spencer en uno de sus establecimientos. Reuters

Por otro lado, M&S continuará operando tiendas propias en República Checa, Irlanda y Hong Kong, además de contar con un red de 267 tiendas franquiciadas en 34 países (entre ellos, España) y 'joint ventures' en Grecia e India. Asimismo, la firma vende 'online' en 21 mercados mediante tiendas propias o páginas web como Myntra (India) o Zalando (Europa).

Menos ropa, más comida

Asimismo, la cadena británica ha confirmado sus planes para simplificar sus oficinas en Reino Unido, lo que supondrá, como ya anunció en septiembre, el recorte de unos 525 empleos, reduciendo en unos 400 puestos de trabajo las posiciones en Londres, con el objetivo de reducir sus costes en unos 30 millones de libras al año (34 millones de euros).

Asimismo, M&S prevé reducir en unas 60 el número de tiendas dedicadas a ropa y hogar en Reino Unido, donde dispone actualmente de 304 establecimientos, incluyendo el cierre de una treintena de tiendas, al mismo tiempo que prevé incrementar su presencia en el negocio de alimentación con la apertura de 200 tiendas 'Simply Food' hasta finales del ejercicio 2018/19.

"Durante los cinco próximos años transformaremos nuestra presencia en Reino Unido con unas 60 tiendas menos de ropa y hogar, mientras seguimos aumentado el número de tiendas de productos de alimentación", destacó Steve Rowe, consejero delegado de M&S.

"Son decisiones duras, pero vitales para construir un futuro M&S más simple, más relevante, multicanal y enfocado a lograr una rentabilidad sostenible", apuntó el consejero delegado.

GANA UN 90% MENOS

M&S anunció sus planes de reestructuración coincidiendo con las cuentas del primer semestre de su ejercicio fiscal, cuando obtuvo un beneficio neto atribuido de 16,9 millones de libras (19 millones de euros), una cifra un 90,2% inferior al resultado del mismo periodo del ejercicio precedente.

La cadena textil logró mantener estable su cifra de negocio, que se situó en 4.993,5 millones de libras (5.614 millones de euros), mientras incrementó un 1,8% su endeudamiento, hasta 2.240 millones de libras (2.519 millones de euros).