Según la AIReF

España tendrá que hacer un ajuste de 4.000 millones para cumplir el nuevo objetivo de déficit

Cree que el objetivo del déficit marcado para las autonomías no es “suficientemente ambicioso” y duda del cumplimiento del nuevo Programa de Estabilidad a partir de 2017.

José Luis Escrivá, presidente de la Airef.

José Luis Escrivá, presidente de la Airef.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) cifra en 4.000 millones el desvío del déficit para este año respecto al nuevo objetivo acordado por la Comisión Europea y el Gobierno español. Con los Presupuestos actuales que hay en vigor en las distintas administraciones públicas, España cerrará el año con un déficit del 4%, esto es, cuatro décimas por encima del compromiso recién actualizado, del 3,6%.

Esto significa que el conjunto de administraciones necesitan un ajuste extraordinario de 4.000 millones de euros que el Gobierno ha anunciado que se repartirá a partes iguales entre las autonomías y la Administración Central (sin incluir la Seguridad Social). El Ministerio de Hacienda ya ha anunciado que ejecutará estos recortes con un Acuerdo de No Disponibilidad en las autonomías que incumplan con su objetivo de déficit y otro para el Estado central, sin embargo, la AIReF ha pedido más transparencia para conocer cómo pretende realizar este ajuste y valorar las posibilidades de éxito. “La credibilidad del anuncio del Gobierno de un Acuerdo de No Disponibilidad de créditos se vería reforzada si se concretaran y transparentaran sus detalles”, asegura la AIReF.

Resultan necesarias medidas adicionales para que las CCAA conduzcan su déficit al menos al 0,6% del PIB

Además, la Autoridad cree que el nuevo objetivo marcado para las autonomías, de cerrar el año con un déficit del 0,7%, “no parece suficientemente ambicioso”. En su opinión, “resultan necesarias medidas adicionales para que las comunidades autónomas conduzcan su déficit al menos al 0,6% del PIB”. Con los Presupuestos que tienen ahora las regiones, hay nueve que incumplirían el objetivo del déficit marcado y “cuya ejecución, de acuerdo con las estimaciones de la AIReF, llevaría a un déficit agregado del entorno del 0,9% de su PIB regional”, asegura el organismo.

Estas autonomías son Aragón, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Comunidad de Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana, tendrán que realizar un ajuste extra del 0,2% de su PIB regional para que el conjunto de las regiones alcancen el objetivo de cerrar el año con un déficit del 0,7% del PIB.

El aumento de la recaudación permitiría a todas las regiones cumplir con la corrección del déficit sin realizar recortes respecto al gasto de 2015, pero sí respecto a sus Presupuestos para este año. Murcia sería la comunidad que menos podría elevar su gasto, sólo un 0,1% respecto al ejercicio anterior.

El temor de la Comisión Europea

La Comisión Europea todavía tiene que aprobar la nueva senda del déficit de España, pero los datos gruesos “ya están hablados”, en palabras del ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos. Pero, al mismo tiempo, la propia Comisión duda que el país pueda alcanzar estas cifras. La institución está actualizando sus cálculos para elaborar sus Previsiones de Primavera (que publicará el 3 de mayo) y estima que el déficit se desviará hasta 3,8% o incluso el 4% este año, frente al objetivo del 3,6%. Mientras tanto, van pasando los meses y España sigue sin ejecutar el ajuste necesario para cumplir un objetivo que está todavía pendiente de aprobación definitiva en Bruselas.

Será necesario que un nuevo Gobierno, ya no en funciones, elabore una nueva Actualización del Programa de Estabilidad con un horizonte de medio plazo

Pero las dudas de la AIReF respecto al nuevo Plan de Estabilidad 2016-2019 de España van más allá de este año. En su opinión, las medidas de no disponibilidad aprobadas para este año no garantizan un recorte sostenido del déficit para todo el periodo del nuevo Plan. La Autoridad cree que “será necesario que un nuevo Gobierno, ya no en funciones, elabore una nueva Actualización del Programa de Estabilidad con un horizonte de medio plazo, donde se visualice un compromiso creíble con el equilibrio presupuestario y la sostenibilidad de las cuentas públicas”.