Argentina

Ahora sí: Turner se lanza a por el fútbol y Telefé (Telefónica)

Todavía no se ha cerrado, fue desmentida, pero la venta de Telefé a Turner en Argentina está al caer.

El fútbol televisado, objeto de deseo en Argentina.

El fútbol televisado, objeto de deseo en Argentina. Reuters

  1. Telefónica
  2. Argentina
  3. Televisión
  4. Telecomunicaciones

El mensaje ya lleva más de 22 días fijado en la cima del usuario de Twitter de la oficina de prensa de Telefé, el canal de televisión en abierto líder en audiencia en Argentina y el único que Telefónica aún conserva en Sudamérica. “Telefé desmiente categóricamente su venta o transferencia de activos a cualquier empresa nacional o internacional”.

La aclaración, como suele suceder, sólo aumenta la verosimilitud del secreto a voces que, por cuestiones bursátiles, no puede confirmarse oficialmente hasta que la operación esté completamente cerrada: Turner Broadcasting System, la compañía estadounidense de contenidos audiovisuales propiedad de Time Warner, está a punto de quedarse con la emisora como primer paso de un gran desembarco en Argentina, que incluiría la adquisición de los derechos de retransmisión del fútbol argentino y hasta una posible incursión en la televisión por cable.

“Solo estamos en conversaciones para conocer el negocio”, señalan desde la oficina de Turner en Buenos Aires confirmando la existencia de reuniones tanto con los directivos de Telefé como con las autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino(AFA) y hasta el Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, mano derecha del presidente Mauricio Macri. Hasta que estén cerrados, formalmente, los acuerdos, “todo lo que se publique tiene el carácter de especulaciones para la empresa”, añaden desde el área de prensa de la compañía estadounidense. Especulaciones que, cada vez, suenan más fuerte.

El interés por el canal 

“Somos muy atractivos”, señaló, levantando algunas sonrisas, Juan Waehner, consejero delegado de Telefé, al responder sobre la presunta venta del canal a la compañía de Time Warner durante el seminario 'Management 2020' organizado por el diario La Nación y la consultora Accenture. “No solamente Turner está interesado en Telefé. Hay muchos jugadores y obviamente este cambio de gobierno ha acentuado el interés de jugadores tanto nacionales como internacionales”, completó dando por concluida la respuesta con una sonrisa.

Waehner, quien está al frente del canal desde el año 2012, fue gerente general de Telefónica de Argentina antes de llegar a la emisora en sustitución de Luis Velo Puig-Durán. Este último fue “requerido para integrarse en el área estratégica de la compañía en Madrid", según informó Telefónica en ese momento.

Lo curioso, dentro del escenario local, es que para el Gobierno argentino Telefé no depende de Telefónica de España ya que, según la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual de 2009, ningún concesionaria en el país puede estar participada en una proporción mayor al 30% de sus acciones por capital extranjero. La única salvedad que establece la norma es para aquellos países que tengan acuerdos de reciprocidad comercial con Argentina que, en este caso, es sólo EEUU (de donde proviene Turner).

A pesar de ello, Telefé había logrado que la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) pasara por alto este requisito en 2014, cuando aceptó su plan de adecuación a la legislación. El anuncio alivió a Telefónica que, de todas maneras, quedó en la búsqueda de un comprador para el canal, último superviviente de una vieja estrategia de la compañía ibérica en el país que llegó a incluir, en el año 2000, dos señales de televisión y unas 13 emisoras de radio.

Actualmente, Telefé cuenta con unos 1.500 empleados y varias sedes que gradualmente están convergiendo en su base operativa de Martínez, en la zona norte de la Provincia de Buenos Aires. "Estamos interesados en tener un canal en la Argentina", había señalado en enero pasado Felipe de Stefani, gerente general de Turner Argentina en una entrevista televisiva.

“Las compañías como nosotros necesitan diversificación, con lo cual el negocio de televisión abierta es un negocio que miramos. Siempre estamos mirando oportunidades de negocios en esa área”, añadió el directivo de la empresa que desde 2010 posee el canal Chile Visión, en el vecino país trasandino. Allí también posee un canal de noticias 24 horas que lleva en su nombre la marca más conocida del conglomerado audiovisual: CNN Chile.

Según trascendió a los medios, la oferta de Turner por Telefé fue de 400 millones de dólares. Un número que quedó corto para los directivos de Telefónica que solicitaron 500 millones. La previsión es que pronto se anuncie el acuerdo y que la cifra final, divulgada o no, se encuentre a medio camino entre ambos valores.

Peligro de gol

Turner Broadcasting System Inc desembarcó oficialmente en Argentina en el año 2007, cuando la productora de contenidos audiovisuales adquirió siete señales de Claxson Interactive Group que incluía Space, I.Sat, Infinito, HTV, Much Music, Fashion TV y Retro. Con estas alcanzó el número de 18 canales de televisión de pago propios (entre los que están los clásicos TNT, Warner Channel, Cartoon Network y CNN), a los que se sumó en 2010 la emisora Chile Visión, hasta entonces propiedad de la familia del expresidente chileno Sebastián Piñera.

Estas señales son transmitidas a toda América Latina desde Buenos Aires donde Turner dispone de un equipo de más de 800 profesionales trabajando actualmente para abastecer a la región. Con este exitoso precedente, la compañía fundada por Ted Turner y luego vendida a Time Warner ahora quiere pisar fuerte en el mercado local. Su estrategia, además de sumar a Telefé, es obtener los derechos de emisión del fútbol argentino.

Para eso estuvo en el país hasta la semana pasada el vicepresidente de Distribución y Marketing de Turner Latinoamérica, Whit Richardson, quien estuvo a cargo junto al vicepresidente de Asuntos Legales, Victor Roldan, de las negociaciones directas con Telefé, la AFA y el gobierno nacional. Así lo confirmó también Fernando Marín, el titular de Fútbol Para Todos, el programa gubernamental que posee actualmente los derechos de emisión del fútbol y que produce todos los partidos de primera división.

“He hablado con la gente de Turner, Artear (Grupo Clarín), Telefe, Fox e IMG. Todos se encuentran interesados en el fútbol argentino”, señaló el hombre designado por Mauricio Macri para administrar los derechos televisivos adquiridos por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en 2009 por diez años. Su estrategia fue similar a la del CEO de Telefé: reconocer las reuniones con Turner y mencionarlo como apenas uno de los interesados. Pero lo cierto es que Richardson y Roldán fueron los únicos representantes de las empresas de ese listado que también pasaron por la AFA y se reunieron con sus principales dirigentes.

El encuentro, en el que se habló de que Turner se quede con los derechos de emisión desde mitad de este año (previa rescisión del contrato entre la AFA y el Estado de común acuerdo) hasta 2029, incluye la provisión de los partidos de manera gratuita para Argentina hasta el fin del gobierno de Macri, y luego la reinstauración del sistema de pay per view (pago por visión) que existía hasta 2009. Si bien el acuerdo no fue sellado, el presidente de la AFA publicó una foto de los participantes de la reunión sonrientes en su cuenta de Twitter.

Un nuevo jugador fuerte 

La aparición de Turner como jugador activo en el mercado de medios local puso nervioso al principal operador en el área audiovisual: el Grupo Clarín. Este holding de capitales argentinos, uno de los más grandes de América Latina, vivió una etapa de fuerte enfrentamiento con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner hasta diciembre pasado. Su situación cambió drásticamente con la llegada de Macri, quien derogó artículos clave de la ley 26.522 que buscaban controlar la concentración de medios y que obligaban a la empresa a desinvertir o dividirse en cuatro unidades de negocio independientes.

Sin esa necesidad, Clarín volvió a ostentar un lugar hegemónico en la circulación de noticias en el país (posee la mitad de los suscriptores a la televisión por cable, el diario más vendido, el canal informativo más visto y la radio de mayor audiencia, entre otros medios) además de haber adquirido recientemente la compañía de telefonía móvil Nextel, lo que la pone en camino hacia el Triple Play. Como señaló el responsable de Fútbol para Todos, Clarín a través de Artear (una de sus empresas) también está interesado en la compra de los derechos de emisión del fútbol, un negocio clave para el crecimiento y la conformación de su conglomerado entre 1991 y 2009, mientras tuvo la exclusividad del contenido.

La aparición de Turner, entonces, puede ser vista por el gobierno de Macri como la posibilidad de ingreso de un nuevo jugador con peso suficiente para compensar el poder de Clarín. Si bien es cierto que por ahora el flamante presidente ha sido bien tratado por el principal grupo de medios del país, la experiencia de otros gobiernos recomienda no confiar en la fidelidad del holding que, como lo describió Cesar Jaroslavsky en la década del 80, un ex legislador de la Unión Cívica Radical (hoy aliado estratégico de Macri): “Clarín pega como un partido político y se defiende con la bandera de la libertad de prensa”.