Energía

Competencia saca los colores al Gobierno: la luz ha subido un 10% desde 2011

La CNMC destaca que el recibo eléctrico se ha disparado un 83% en la última década.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria Efe

La factura de la electricidad vuelve a ser un piedra en el camino para el Gobierno de Mariano Rajoy. Justo cuando el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha sacado la artillería en sus discursos para anunciar que el próximo año volverá a bajar el recibo de la luz de los consumidores domésticos, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) le ha recordado lo que ha subido en los últimos años.

El regulador no lo ha hecho a través del canal más oficial, no ha emitido un informe o una circular sobre el sector eléctrico, sino que ha utilizado su blog para recordar, por un lado, cuánto ha subido el recibo de la luz doméstica durante la legislatura del Partido Popular y, por otro, cuál ha sido el alza durante algo más de una década.

Evolución del kilovatio hora

Evolución del kilovatio hora

Empezando por lo último, desde 2003 el precio que paga un consumidor medio por la luz que consume en su hogar ha pasado de 0,131 euros por kilovatio hora (KWh) a 0,240 euros KWh, según la información del regulador. Un alza superior al 83% que han notado en sus bolsillos quienes tengan una potencia contratada de 3,98 KW y consuman 210 KWh al mes. Es decir, las tarifas más habituales de los hogares españoles, que hasta marzo de 2014 se definían como Tarifa de Último Recurso y, desde esa fecha, como Precio Voluntario para el pequeño Consumidor.

Dos bajadas y de nuevo, subida en 2015

Competencia no entra a valorar el sistema ni a argumentar las subidas, sino que expone los datos. Así, en 2011, coincidiendo con la llegada al Gobierno del PP, el precio de cada KWh estaba en 0,219 euros, impuestos incluidos. Ahora, en septiembre de este año está en 0,241 euros. Un 10% más. Pero, entre medias, ha habido vaivenes. Por ejemplo, en 2012 el precio de la energía doméstica se disparó un 7,47% y llegó a alcanzar los 0,235 euros por KWh. En los dos años siguientes sí bajó, un 1,96% y un 0,21%, respectivamente. Sin embargo, en lo que va de año ha vuelto a subir, más de un 4,8%.

Sube hasta septiembre a pesar de que en julio de este año, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, asegurase tras un Consejo de Ministros que, en la recta final del año, los consumidores percibirían una rebaja de la factura media del 2,2% a través de una rebaja en los denominados peajes (todos los costes que se cargan en la factura eléctrica y que no son ni energía ni impuestos). Aún no se ha notado.

A esta rebaja para la recta final de la legislatura se sumará otra en 2016. José Manuel Soria adelantó este lunes un recorte de esos costes adosados a la factura de cara al próximo año, aunque no adelantó cifras concretas.

Más peajes e impuestos

La CNMV constata que, entre 2011 y 2015, el peso relativo de los peajes ha aumentado del 40% al 43%. También el de los impuestos que ha pasado del 19% al 21% como consecuencia de la subida del IVA. Por eso, el coste en sí de la energía en la factura es cada vez es más bajo y ha pasado del 40% al 35% en estos años.

Tarifa de la luz en 2011

Tarifa de la luz en 2011

Y concreta cómo se han traducido esos mayores peajes. El consumidor paga más por el déficit de tarifa y menos por subvenciones a las renovables. El peso de los costes de amortización del déficit de tarifa (la deuda del Estado con las eléctricas por la diferencia que, durante años, hubo entre el precio de la luz y lo que costaba producirla) ha pasado del 6,44% en 2011 al 14,84% este año. Mientras las subvenciones al régimen especial (a las renovables) han bajado su peso relativo desde el 41,54% al 38,59%.

Tarifa de la luz en 2015

Tarifa de la luz en 2015

Lo mismo sucede con los costes de distribución, de la red, que bajan del 32,42% al 28,28%; con las compensaciones a los sistemas no peninsulares (que bajan del 6,75% al 5,05% en estos años); y la interrumpibilidad (lo que se paga a las grandes empresas para que dejen de consumir en momentos pico de demanda y no se caiga el sistema) que cae del 2,96% en 2011 al 0,05% en 2015).

Y más márgenes para las eléctricas

Competencia ha hecho coincidir su artículo sobre la evolución del precio de la electricidad doméstica con la publicación de su informe de supervisión del mercado minorista de electricidad durante 2014. En él, asegura que las cinco grandes eléctricas han reducido su cuota de comercialización en el mercado libre, que ha pasado del 80% en 2013 al 77% en 2014.

Tienen menos cuota pero más márgenes. En concreto, según la CNMC, los márgenes brutos aplicados por las comercializadoras de electricidad a los consumidores domésticos se han incrementado un 30% con la sustitución de la Tarifa de Último Recurso por el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor. En concreto, los márgenes brutos (incluido coste comercial) se situarían, en promedio, entre los 12 y los 18 euros por MWh en el año 2014, frente al margen de entre 9 y 14 euros por MWh del año anterior.

Tendido eléctrico

Tendido eléctrico Reuters

Y hay otra coincidencia. La publicación de ambos documentos de la CNMC se produce el mismo día que se desvela el Informe de la Energía en España en 2014. En él, el Ministerio de Industria argumenta el cambio en la tarificación. “El precio regulado para los consumidores hasta 10 KW que se acojan a él ha pasado de ser un precio fijado para todo el trimestre (antigua Tarifa de Último Recurso) a ser, desde el 1 de abril de 2014, un precio regulado que varía cada hora, teniendo en cuenta su vinculación con el precio horario del mercado”, explica el informe.

Industria indica que el precio que pagaban los consumidores domésticos en España, por un consumo inferior a 1.000 KWh (no diferencia entre Tarifa de Último Recurso o Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) fue de 0,466 euros por KWh. Como referencia, en Francia es de 0,291 euros/KWh, en Italia de 0,291 y en Reino Unido de 0,250 euros/KWh, según los datos que cita de Eurostat.