Juegos Olímpicos 2016

Schippers amenaza la historia de la velocidad

La holandesa busca acabar con el poderío de las atletas negras en el 100 y 200 metros. Su duelo frente a las 'cohetes' jamaicanas, gran atracción de Río 2016. 

Schippers amenaza la historia de la velocidad

Schippers amenaza la historia de la velocidad

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Atletismo

Si hay un deportista perfecto en estos Juegos Olímpicos, todas las miradas se van a Phelps o Bolt. Extraterrestres que dominan sus pruebas casi sin pestañear. Portentos de la naturaleza que han entrado ya en el olimpo de la historia del deporte. Pero detrás de sus focos, de los de las grandes estrellas mediáticas de estos Juegos Olímpicos hay más.

Una, por ejemplo, puede ser Dafne Schippers (Utrecht, Holanda; 1992). Bien podría personificarse en ella lo de atleta perfecto. La holandesa salta, lanza y corre bien. Ganó en una modalidad y en otra. Se reinventó para seguir progresando. En Río protagonizará uno de los grandes momentos del atletismo: los 100 y 200 metros femeninos.

Schippers llega a los Juegos después de años en los que se dedicó al heptatlón. He aquí su mérito. Considerada como la atleta más completa del mundo, tuvo que dejar esa modalidad por una lesión en Gotzis (Austria) en mayo de 2015. Aquello le obligó a decidir entre sus dos pasiones: el heptalón o las pruebas de velocidad. Se quedó con la segunda.

En junio del pasado año decidió dedicarse exclusivamente a los 100 y 200 metros. Dos meses después, en los Mundiales de Pekín, ya dejó boquiabiertos a todos con su 21,63 segundos en los 200, tiempo que le dio el oro y el récord europeo en una final apretadísima, dejando atrás el dato de Marita Koch que perduraba desde 1979. Tercera mujer más rápida de la historia en esa distancia.

La holandesa es una de las grandes figuras de estos Juegos, una vez que se presenta como gran favorita en las dos pruebas reinas del atletismo, los 100 y 200 metros, donde protagonizará duelos mediáticos ante las jamaicanas Shelly Ann Fraser Price, Elaine Thompson y Verónica Campbell-Brown. Las finales de estas modalidades serán dos de las grandes atracciones de Río 2016. 

La historia de Schippers es la de una joven con continuos cambios desde pequeña. Ella iba destinada a buscar el éxito en el tenis, deporte que practicó hasta los 9 años. Pero a esa edad, su entrenador le aconsejó que probara en el atletismo. A la holandesa le gustó más esto y acabó atraída por la prueba más completa de todas: el heptatlón. 

Debutó en un campeonato internacional en 2009, con 17 años. Era un Europeo juvenil que serviría de preludio para lo que venía después. Quedó cuarta. Un año después, justo cuando había cumplido la mayoría de edad, logró su primer oro. Fue en Moncton (Canadá), en una cita en la que también logró el bronce en los 400 metros relevos, en lo que sería su primer gran torneo en el que alternaría el heptatlón con las pruebas de velocidad, una mezcla que duró hasta 2015.

Ya centrada en la velocidad, el progreso de Schippers ha sido continuo. Oro en los 100 y 200 metros en los Europeos de Zúrich 2014, oro en los 200 y plata en los 100 del Mundial de Pekín 2015 y otra vez oro en los 100 del Europeo de Ámsterdam 2016 (los 200 no los corrió). Serán sus primeros Juegos en estas modalidades, ya que participó en los de Londres, pero en el heptatlón (12º) y el 4x100 (6º). 

Dafne Schippers, que ha encontrado un hueco en una especialidad dominada por atletas negras, protagonizará dos grandes duelos, sobre todo en el 200, con las jamaicanas Fraser Price, Thompson y Campbell-Brown, esta última campeona en Pekín 2008 y Atenas 2000. La ausencia más destacada es la de la última campeona olímpica, la estadounidense Allyson Felix, que no logró la mínima. 

La carrera se prevé emocionante y apretada. Así lo fue en Pekín, con un tiempo de 21.63 para Dafne Schippers, 21.66 de Elaine Thompson y 21.97 de Veronica Campbell-Brown. Este año la holandesa llega con la mejor marca del año, 21.93, mientras que a las jamaicanas se le han 'colado' por delante la estadounidense Tori Bowie (21.99) o la bahameña Shaunae Miller (22,05), que correrá los 100, 200 y 400.

La carrera es también la de la oportunidad en la que una atleta blanca vuelva a conquistar las pruebas de máxima velocidad. Son ocho Juegos Olímpicos consecutivos en los que atletas negras ganan en el 200. Hay que remontarse hasta Moscú 1980 para encontrar la victoria de una blanca, Bärbel Eckert, de la antigua RDA alemana. Más reciente es el 10,93 de la bielorrusa Yulia Nesterenko en Atenas 2004, única blanca desde 1980 en ganar en los 100.

Será también el duelo entre el hoy y el ayer. Schippers y Thompson protagonizan la nueva hornada de balas femeninas, ambas con 24 años. por otro lado, la doble campeona olímpica, Campbell-Brown, ya con 34, en sus últimos Juegos. Thompson recoge de esta última el legado jamaicano, abanderado la velocidad del país americano. Schippers busca la irrupción definitiva en la velocidad. El duelo, ya listo. La medalla, para colgar. Que suene la pistola.