SERIO Y DIVERTIDO

Las cinco caras de Sonia Moldes: así ha cambiado a través de la cirugía (y de la vida)

Dejad de buscar pokemons. Lo que realmente hay que encontrar es el rostro de la exnovia de Alessandro Lequio (56), que ahora vuelve al papel cuché con fuerza (y retoques).

Montaje con la transformación del rostro de Sonia Moldes

Montaje con la transformación del rostro de Sonia Moldes

  1. Sonia Moldes
  2. Cirugía estética
  3. Alessandro Lequio
  4. Olvido Hormigos
  5. Revista Lecturas

¿Quién es esa señora que aparece a la izquierda de Olvido Hormigos (45) y Alessandro Lequio en la última portada de la revista Lecturas? Pues sorprendentemente, Sonia Moldes (42). Y lo que menos nos interesa, a decir verdad, es la historia para no dormir que tiene que contar.

Portada de la revista Lecturas

Portada de la revista Lecturas

Resulta que Sonia ha decidido volver al ruedo de la prensa rosa porque quería compartir con nosotros que Lequio "también fue infiel a su mujer conmigo". Vale, cari, muy bien. Sin embargo, esta declaración no es lo que nos ha sorprendido [más que nada porque es vox populi que cuando Alessandro conoció a María Palacios (38) aún estaba con Sonia’]. Lo que nos ha llamado poderosamente la atención es la nueva cara de la empresaria gallega. Y sí, digo nueva. ¡Qué brillo, qué barnizado, qué levantamiento de ceja, qué labio! En resumen, una obra de albañilería quirúrgica en toda regla. ¿Se habrá puesto Sonia en manos del afamado doctor Nick Riviera?

via GIPHY

Regreso al pasado

Sonia ocupó el corazón de Alessandro durante dos años. Desde 1997 y hasta 1999, ambos nos hicieron partícipes de su amor. Posado por allí, vacaciones por allá… ¡Qué bonito era todo!

Vacaciones en Palma en 1998

Vacaciones en Palma en 1998

Por aquel entonces, Sonia era una bella morena de ojos claros y sonrisa perfecta que posaba correcta ante la prensa. Era un pibón noventero en toda regla.

Sonia y Alessandro Lequio en octubre de 1997

Sonia y Alessandro Lequio en octubre de 1997

Tras la ruptura, Sonia desapareció de los focos, aunque en los pocos saraos a los que iba, era fácil reconocerla (no como ahora). Vale que la edad no perdona y algunas arruguitas aparecían ya en su rostro, pero nada preocupante. O eso pensábamos nosotros.

Maria en 2001 y en 2004

Maria en 2001 y en 2004

El problema (y no pequeño) llegó en 2008. Ese año, Sonia reaparecía como flamante dueña del restaurante 'El 44'. Y en vez de sorprendernos con la carta, lo hizo con su rostro. Mucho más delgada, y morena a lo Giorgio Armani (82), Moldes nos dejó a cuadros. Poco quedaba ya de esa joven dulce y angelical que había enamorado a Lequio. En ese momento, la empresaria se parecía más a cualquiera de las protagonistas del reality Mujeres ricas de Beverly Hills que a ella misma.

La empresaria en octubre de 2008

La empresaria en octubre de 2008

Un futuro espeluznante

Y si eso ocurría ocho años atrás, 2016 ha sido el del cambio definitivo. Y me da igual que Sonia diga que no se ha operado (si es que se atreve). Apuesto mi rubio de bote a que lo ha hecho. Porque si hay algo que caracteriza a toda mujer de más de cuarenta que ha pasado por el quirófano es el llamado 'ojo pipa'.

La ex de Lequio en un primer plano

La ex de Lequio en un primer plano

¡Ajá! Inconfundible. Su ojo derecho está mucho más cerrado que el izquierdo. Y pasa tres cuartos de lo mismo con las cejas. ¿Veredicto? ¡Operada (y mucho)! Ah, y aprovecho para confesar mi admiración hacia Ana Rosa Quintana (60) como conductora de uno de los programas de televisión que marcaron mi infancia, Veredicto.