'CASO MALAYA'

Zaldívar obtiene el tercer grado al ser empleada como niñera de su nieta

La ex mujer del alcalde de Marbella, Julián Muñoz, abandonará Alahurín de la Torre este viernes.

Mayte Zaldívar y su hija Elia

Mayte Zaldívar y su hija Elia

  1. Caso Malaya
  2. Julián Muñoz
  3. Isabel Pantoja
  4. Maite Zaldívar

Mayte Zaldívar (60 años) sale de Alahurín el viernes por la tarde con el tercer grado y vivirá en Marbella con un sueldo módico como "nani" de su nieto, que le pagará religiosamente al mes su hija Elia (34). Para esta puesta en semilibertad ha sido decisiva la recogida de firmas de su novio Fernando Marcos, que desde Change.org ha conseguido la rúbrica de muchos amigos para apoyar la concesión del régimen actual para su novia. Todo esto después de que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Andalucía, le denegara, hace escasos días esta posibilidad, al considerar que no está cumpliendo con algunos de los requisitos requeridos para gozar del tercer grado.

Pero la suerte sonríe a la esposa del ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz (67), y abandona las rejas. Por fin este fin de semana estará reposando en su confortable cama de la casa de Las Petunias en San Pedro de Alcántara. Solo tendrá que ir a dormir de lunes a viernes a la cárcel y los fines de semana estará en libertad. Una de las condiciones para salir con el tercer grado de la cárcel de Alharuín era tener un empleo en el que percibiese una remuneración para mantenerse fuera de prisión. Pues bien, según ha sabido Jaleos su hija Elia le dará un sueldo como 'nani' para cuidar a su hijo. Así todo queda en casa.

Durante uno de los permisos penitenciarios

Durante uno de los permisos penitenciarios

Zaldívar ingresó en el penal de Alhaurín de la Torre (Málaga) en el 2014 para cumplir la condena de dos años y medio de cárcel impuesta por la audiencia en el denominado 'caso Blanqueo', en el que también fue condenada la cantante Isabel Pantoja (60). La diferencia entre una y otra es que la tonadillera puso toda su voluntad para pagar la multa a la que la condenaron y sin embargo Mayte Zaldívar, vuelve a gozar los privilegios de la semilibertad sin haber abonado ni un solo euro de la multa de 1,7 millones a la que la condenaron por el delito de blanqueo. Ella por activa y por pasiva se ha reafirmado en que no puede hacer frente a esa cantidad.

El juez que no quería darle el tercer grado

La decisión del magistrado para no quererle dar el tercer grado, se basaba precisamente en este extremo de no haber pagado la cuantiosa multa. Sin embargo su dictamen chocaba con el informe contrario que se ha obtenido favorable del ministerio fiscal y del psicólogo del centro penitenciario.

Zaldívar ha disfrutado de algunos permisos, pero ahora pretende perpetuar el régimen de semilibertad y cumplir lo que le queda de pena en un centro de reinserción social, tal y como hace la cantante Isabel Pantoja o su ex marido Julián Muñoz. Ha pedido que este sea Málaga yo Algeciras.

Uno de las valoraciones positivas que han considerado para su beneficio penitenciario ha sido "buen comportamiento" y "la ayuda realizada a los profesores en la alfabetización de las compañeras", y que con la "escucha activa" contribuye a "a creación de un clima social positivo". Una demostración a juicio de los psicólogos de que "puede vivir en libertad sin necesidad de cometer actos delictivos".

El novio que la espera detrás de las rejas

Fernando Marcos, la pareja de Zaldívar, viendo que pasaba otro verano sin su amada, inició una recogida de firmas por Internet para denunciar, "el trato claramente desigual" que estaba recibiendo su novia, comparándola con sus otros compañeros de banquillo. El entrenador deportivo, al que Fernando ha optado ahora como oficio, solicitó que los inspectores penitenciarios investigasen "las anomalías que se vienen sucediendo de manera insistente desde los comienzos de la condena". Anomalías que refieren a "la dilatación de los plazos de manera injustificada".

Para todo ello acompañó de un vídeo el escrito, pidiendo que se investiguen las "irregularidades" en las que a su entender estaba incurriendo la Junta de Tratamiento Penitenciario a la que acusa sin pelos en la lengua de "manifiesta mala fe".

Mayte Zaldívar con su novio Fernando

Mayte Zaldívar con su novio Fernando

Sus hijas y sus nietos ya esperan con los brazos abiertos la llegada de Mayte, la que fue por un tiempo la segunda dama de la ciudad. Pero en Marbella nadie olvida que durante el juicio del 'caso Blanqueo', en el que fue la Zaldívar condenada, su defensa admitió que la exmujer de Muñoz creó sociedades y movió dinero del exalcalde de Marbella a Suiza. Eso si sin conocer su procedencia ilícita.

También recuerdan como reconoció que, tras el divorcio, Zaldívar intentó poner a salvo de Muñoz el dinero que quedaba en casa, ese que llegaba en las famosas "bolsas de basura", según contó entonces en televisión aunque se desdijo después, y que fue su hermano, Jesús Zaldívar, quien le quiso ayudar para que tuviese algo, pero que este no se quedó con nada. Todo eso está en las hemerotecas.

Pero lo que sobre todo recuerdan los marbellíes, es que la que fue esposa del regidor municipal, no se ha devuelto ni un solo céntimo de los sustraídos en las arcas municipales y los tres personajes principales del proceso blanqueo todos besan ya la semilibertad.

La ex mujer de Mayte Zaldívar con sus hijas Elia y Eloisa

La ex mujer de Mayte Zaldívar con sus hijas Elia y Eloisa