ENTREVISTA

El diseñador de la reina aspira a otras 'royals': "Me encantaría vestir a Carlota Casiraghi"

Es la primera vez que Juan Vidal concede una entrevista para un medio de comunicación tras conocerse que la esposa de don Felipe le escogió para uno de los actos oficiales más importantes del verano en Palma de Mallorca: la recepción a autoridades.

Juan Vidal, trabajando en su atelier.

Juan Vidal, trabajando en su atelier.

  1. Reina Letizia
  2. Diseñadores de moda
  3. Moda
  4. Entrevistas
  5. Carlota Casiraghi
  6. Desfiles de moda
  7. Marca España

Cumple todos los requisitos que pide la reina Letizia (43 años) para convertirse en uno de sus diseñadores de cabecera: es discreto hasta la extenuación, leal, de perfil bajo y hasta ahora su nombre y su fama no han eclipsado su labor como modisto. 

Juan Vidal (36) tiene muy claro que ése va a ser su leitmotiv a partir de ahora y así se lo ha hecho saber en la entrevista concedida a EL ESPAÑOL, nada más incorporarse de sus vacaciones estivales. Su objetivo es, ante todo, ser discreto con respecto a su ilustre clienta, tal vez motivado por lo que le ocurrió la pasada primavera al modisto Jorge Vázquez (44), a quien su emoción le llevó a declarar públicamente que Zarzuela se había puesto en contacto con él para pedirle algunos diseños para la esposa de don Felipe (48). Esa falta de discreción provocó la cancelación inmediata de cualquier colaboración entre la Casa Real y Vázquez. 

Doña Letizia, con el diseño de Juan Vidal hace dos semanas.

Doña Letizia, con el diseño de Juan Vidal hace dos semanas.

Vidal lo sabe y por eso se cuida mucho a la hora de responder a las preguntas de este medio. La palabra discreción se repite varias veces a lo largo de toda la entrevista.

"La perseverancia, la pasión y la disciplina son lo más importante"

El diseñador, nacido en Elda, es un hombre consciente de sus raíces y trata de tenerlas siempre presente, haga lo que haga, incluso cuando se trata de buscar ideas para sus diseños. "Me inspiro en todo lo que me rodea. Soy muy sensible a cualquier disciplina artística y me encanta sumar conceptos contemporáneos con claves del pasado", asegura a EL ESPAÑOL.

En la localidad alicantina que le vio nacer Vidal mantiene su centro de operaciones. Allí se siente seguro. Y las nuevas tecnologías hacen el resto. "Intentamos acoplarnos al cliente de la mejor manera posible. Y a través de la web ayudamos a cualquier cliente a encontrar nuestros vestidos en las distintas tiendas que comercializan nuestra firma".

Sus clientes son de todo tipo y condición. Pero, ya puestos a soñar, al sastre de la reina le gustaría incorporar a su cartera a otra royal más:  "De entre todos los que aún no han lucido mis diseños me encantaría vestir a Carlota Casiraghi (39)", confiesa al tiempo que aprovecha para revelar otras de sus aspiraciones. "Lo mejor que puedes hacer en moda es no dejar nunca de soñar. Sin innumerables los sueños que aún me quedan por cumplir".

Juan Vidal, tras uno de sus desfiles.

Juan Vidal, tras uno de sus desfiles.

Mientras eso sucede, el diseñador continúa trabajando en su atelier y como docente en el Centro Superior de Diseño de Moda de Madrid, pues en su opinión "la perseverancia, la pasión y la disciplina son los hábitos más importantes y hay que adquirirlos desde el inicio, porque la industria de la moda es exigente en todos los sentidos".

Aunque, eso sí, pese a la severidad y rigidez de su gremio, Vidal tiene claro que el mundo de la moda no está tan mal como se hace ver. "Es un mundo en expansión, en continuo movimiento. Mi valoración es positiva porque aparecen nuevos nombres y se nota que estamos en un momento de cambio".

Su gran oportunidad ya le ha llegado y la está aprovechando. Mientras la reina Letizia le encarga su próximo diseño el modisto está centrado en su nueva colección Primavera/Verano 2017 que presentará el mes que viene en Mercedes Benz Fashion Week Madrid (MBFWM). Después, tiene previsto viajar a Milán y París con la colección. 

Antes de volver al trabajo, aún tiene tiempo para confesar a este medio cuál es su diseñador favorito, aquel del que no le importaría lucir sus diseños. Eso sí, también en esta ocasión vuelve remarcar que lleva la prudencia y la reserva por bandera. "Me entusiasma Dries Van Noten (58) para hombre, aunque no sé si me atrevería con las piezas que más me gustan, porque yo suelo ser bastante discreto". Queda claro.