Más de 100 proyectos sostenibles, una apuesta de futuro

Naturgy ha identificado oportunidades de inversión por valor de 14.000 millones de euros de los fondos Next Generation de la Unión Europea para avanzar en la transición energética

Los fondos europeos Next Generation EU se erigen como un instrumento que contribuirá no sólo a la recuperación, sino también a la transformación de las economías europeas, entre ellas la española. Para ello, las compañías de todo el Viejo Continente están presentando a la Administración multitud de proyectos susceptibles de recibir dichos fondos y que contribuirán sin duda a la descarbonización de la economía. En España, la energética Naturgy ha desplegado toda su artillería para presentar una batería de proyectos como candidatos a formar parte de la propuesta de proyectos de interés común europeo.

Su plan incluye propuestas en seis ámbitos: Generación eléctrica renovable, Gases renovables, Digitalización, Eficiencia energética, Transición justa y Movilidad sostenible. Estas categorías engloban hasta un centenar de proyectos que, según la compañía, "supondrán una inversión de alrededor de 14.000 millones de euros, y que podrían ser un revulsivo en la recuperación económica en el marco de la pandemia", señalan desde la empresa.

Entre las propuestas que ha preparado conforman su porfolio de propuestas, el ámbito que más recursos se lleva es el de 'Generación eléctrica renovable', para la que la compañía prevé dedicar 3.900 millones de euros que ayuden a impulsar el uso y sistemas de almacenamiento de la energía procedente de fuentes renovables. Pero, ¿en qué otros proyectos están trabajando?

Hidrógeno sostenible

El uso del hidrógeno verde como fuente de energía es uno de los caminos con mayor potencial de cara a su uso generalizado en la sociedad. Además de la apuesta de la Unión Europea, el Gobierno español también apunta en esta línea ya que su pretensión es la de invertir 1.500 millones de euros hasta 2023 y movilizar hasta 8.900 millones, entre inversión pública y privada, hasta 2030. En este sentido, España se beneficia, además, de un punto de partida excelente que, como señala el Gobierno, puede convertirnos en “una de las potencias europeas de generación de energía renovable”. En esa dirección apunta igualmente el ‘Avance del Informe del sistema eléctrico español 2020’ de Red Eléctrica de España (REE). Este trabajo señala los máximos de generación eólica y solar durante el pasado año, capaces de satisfacer un 21,9% y un 8% de la demanda energética de los españoles, respectivamente.

Por todo ello, uno de los proyectos más relevantes es el de crear una red nacional de hidrogeneras, puntos de suministro de hidrógeno para vehículos. En el caso de Naturgy, la compañía ya ha propuesto una primera fase que comprende 38 puntos en toda la Península que estarían activas en 2025, si bien una gran mayoría podrán estar en funcionamiento antes de esa fecha. Éstas son las primeras de un plan más ambicioso, que eleva esa cifra hasta las 120, un crecimiento supeditado a la demanda de hidrógeno que exista en cada momento para mantener la red dimensionada. El dimensionamiento de las hidrogeneras se ha realizado en base a una potencial demanda anual de unos 75.500 kg de hidrógeno.

Descubre todas las hidrogeneras de Naturgy

Es evidente que la apuesta por el hidrógeno para alcanzar el objetivo de la descarbonización no es casual. Junto al biometano, son dos de las alternativas de energía verde que explora la compañía de cara a una transición energética que nos acerque al objetivo de neutralidad en carbono que se espera alcanzar, como muy tarde, en 2050, según los objetivos estipulados en el Acuerdo de París.

Las entidades especializadas en el tema, como la Asociación Europea de Biogás (EBA), cifran en un 15% el impulso a la producción de esta energía renovable en 2019 respecto al año precedente. Pero incluso más allá de este dato, hay otro número aún más esclarecedor, que recoge Gas Infrastructure Europe (GIE) y la propia EBA en su ‘Mapa europeo del biometano’: el incremento del número de plantas de generación de biometano en Europa, que ha pasado de las 483 de 2018 a las 729 que se contaban en 2020. Alemania, Francia y Reino Unido son los países que tienen más, con 232, 131 y 80, respectivamente.

En este ámbito que Naturgy ha denominado 'Gases renovables' el eje es la generación de hidrógeno verde de forma sostenible, como hemos visto. Esta ambición se materializa en proyectos de hidrógeno en varios puntos del país: por ejemplo, en La Robla (León), donde junto con Enagás, desarrollará la mayor planta de hidrógeno de España; en Asturias, donde generará hidrógeno a partir de eólica marina; o en Galicia, donde investigará hasta 2023 el hidrógeno procedente de aguas residuales. De la misma manera, también incluye iniciativas en la generación de biometano, otro gas renovable procedente entre otros de los residuos orgánicos.

Esto también apunta a otra de las grandes ventajas indirectas de las iniciativas que pone sobre la mesa la firma energética: la posibilidad de que, mediante su desarrollo, puedan repercutir positivamente en zonas más despobladas, regiones que se han dado en llamar la 'España vaciada'. Para estas zonas, infraestructuras como las proyectadas por la empresa permitirán dar empleo a sus habitantes sin que afecte al medio ambiente, dado que se trata de instalaciones que responden ante los criterios más estrictos en materia de sostenibilidad y de economía circular.

De hecho, como señala el Gobierno en su ‘Hoja de Ruta del Hidrógeno Renovable’, esta energía también ofrece una oportunidad a zonas en que este “valioso vector energético sea la solución más eficiente en el proceso de descarbonización”, especialmente en la industria o el transporte a gran escala. Por eso, este informe también anima a hallar “otros usos finales para el hidrógeno” en zonas en las que la electrificación “no sea la solución más eficiente o no sea técnicamente posible en el medio plazo”.

Digitalización y movilidad

Otra de las áreas que aborda este conjunto de iniciativas es la de 'Digitalización', mediante la cual se quiere incidir en la eficiencia de la compañía mediante una mejora en su arquitectura de redes, en la transformación de operaciones y en los servicios digitales para el cliente. Se trata, en definitiva, de construir el futuro de la compañía para hacer frente a los retos venideros y, por supuesto, de hacer mejor la sociedad y el medio ambiente.

En el ámbito de la movilidad, la empresa ha presentado también un plan para construir una red de más de 1.100 puntos de recarga en España para vehículos eléctricos a partir de energía renovable, que evitará la emisión de 760 kTn de CO2 al año. Se trata de una iniciativa clave dado que las ventas de vehículos eléctricos están en permanente ascenso: aunque aún tienen una cuota de mercado del 3,73%, según Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), durante el año 2020, y pese a la pandemia, se matricularon un 64% más de estos vehículos respecto al año anterior.

Esta tendencia al alza realza el proyecto de Naturgy mediante el cual pretende realizar un despliegue acelerado de 450 hubs de energía eléctrica de origen renovable a nivel nacional. Todo ello con un desarrollo tecnológico, ya que la red de comunicaciones es esencial en cuanto a la tecnología 5G y conectividad del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

La compañía usará las ventajas que proporciona la Inteligencia Artificial para predecir la demanda, analizar en tiempo real del consumo, detectar anomalías y fraudes, realizar un mantenimiento preventivo del punto de carga y dimensionar los puntos de carga (potencia, número de puestos de carga, etc).