Rudolf Mang levanta peso en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972.

Rudolf Mang levanta peso en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972.

Juegos Olímpicos

Rudolf Mang, plata en los Juegos Olímpicos de 1972, muere en su gimnasio

El haltera alemán, que todavía tiene cuatro récords del mundo de peso, ha fallecido a los 67 años.

Rudolf Mang, plata en halterofilia en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972, ha muerto a los 67 años en su gimnasio en la ciudad bávara de Bellenberg. Todo indica a que su fallecimiento se ha debido a un paro cardíaco, según adelantó el Ausburger Allgemeine.

El haltera alemán, una auténtica leyenda en el país, batió a lo largo de su carrera 42 récords germanos y mantiene todavía cuatro marcas mundiales –además de 19 júnior– . En los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972 se quedó por detrás del ruso Wassili Alexejew y sólo pudo ganar la medalla de plata.

Tras aquellos Juegos Olímpicos, Rudolf Mang se retiró a la edad de 24 años. “Los doctores me dijeron que tenía muy castigadas lar articulaciones". Después, se dedicó a fabricar aparatos para aumentar el alto rendimiento en halterofilia y fundó un gimnasio en Bellenberg, donde vivía. “Mi única ambición ha sido subir peso. Me gusta más eso que montar en bicicleta o cualquier otra cosa”, reconoció al Ausburger Allgemeine.

La leyenda del deporte alemán se ha ido y lo ha hecho en el lugar que le vio cosechar sus más grandes hazañas: su gimnasio. Un paro cardíaco tuvo la culpa. El mundo de la halterofilia piensa rendile un homenaje. Descanse en paz.