2050: El año en el que deben alcanzarse las cero emisiones netas

En el camino hacia el éxito de los objetivos del Acuerdo de París, gobiernos y grandes empresas trabajan para lograr la descarbonización total de su actividad. Banco Santander es una de ellas.

bank

Estamos en un momento decisivo para afrontar el cambio climático. Desde 1990, las emisiones de CO2 han aumentado casi un 50% y, cada año, los niveles de este y otros gases de efecto invernadero superan cifras récord. Para frenar el ya incuestionable calentamiento global, en 2015 el Acuerdo de París estableció mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC. Este objetivo fue suscrito por la mayoría de países e instituciones y, con esta tarea en mente, gobiernos, empresas y ciudadanos luchan por combatir los efectos del cambio climático. En este sentido, Banco Santander ha dado grandes pasos para que la actividad del grupo sea 100% sostenible.

CO2 Revolution, reforestación con drones y big data

La entidad es consciente de que el cambio climático es una emergencia global y que, con 149 millones de clientes, tiene la responsabilidad de impulsar la transición hacia una economía verde tanto en su propia actividad, como acompañando a sus clientes en esta transición.

La historia de CO2 Revolution es un ejemplo del trabajo que el banco realiza junto a empresas que han sido cuidadosamente escogidas como parte de su plan de compensación de emisiones para alcanzar, ya en 2020, la neutralidad en carbono de su propia actividad, además de otras acciones e iniciativas para luchar contra el cambio climático.

En 2012 se declaró un incendio en el Parque Natural del Alto Tajo que arrasó más de 1.000 hectáreas y afectó a cuatro localidades de la provincia de Guadalajara. Varios años más tarde, en 2018, la start-up CO2 Revolution, con el apoyo financiero de Banco Santander, comienza a reforestar lo que la naturaleza no había conseguido regenerar por su cuenta. Y lo han hecho mediante la tecnología: con drones y big data.

La cubierta vegetal de este parque natural se está restaurando gracias a un novedoso sistema de plantación masiva. Han recurrido al big data para seleccionar el lugar óptimo donde realizar la plantación y utilizan drones para lanzar cientos de miles de semillas, pudiendo sembrar, en cuestión de minutos, miles de metros cuadrados de terreno, reduciendo así los costes.

El proyecto de CO2 Revolution combina el uso de la tecnología más novedosa con la intervención humana de personas que se encuentran en riesgo de exclusión social. La start-up cumple de esta manera una doble función, la de la recuperación ambiental y del progreso de estas comunidades.

El camino hacia las cero emisiones netas

A finales de 2019, Banco Santander se comprometió con un ambicioso objetivo: ser neutro en carbono en 2020 en su propia actividad. Un logro que forma parte de un plan mucho más ambicioso, para alcanzar las cero emisiones netas en 2050. La sostenibilidad es ya una responsabilidad ineludible en la hoja de ruta de la entidad, que se ha materializado en diversos proyectos destinados a preservar la salud de los ecosistemas y a transicionar hacia una economía verde. Iniciativas que tienen, además, una aplicación real e inmediata. En esta línea, Banco Santander ha creado una hoja de ruta de cara a la consecución de las cero emisiones netas:

Alinear su cartera para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París: En 2030 la entidad dejará de prestar servicios financieros a clientes de generación de energía eléctrica cuyos ingresos dependan del carbón térmico en más de un 10% y eliminará por completo su exposición a la minería de carbón en todo el mundo. A lo largo de este año y el que viene, la entidad compartirá sus objetivos de descarbonización para otros sectores como los del petróleo, gas, transporte, minería o siderometalurgia.

Continuar contribuyendo a la transición hacia una economía verde, acompañando también a sus clientes en esta transición a través de productos y servicios como préstamos de eficiencia energética o hipotecas sostenibles y de la movilización de 120.000 millones de euros en financiación verde hasta 2025 y de 220.000 millones de euros hasta 2030. La entidad es líder mundial en financiación de energías renovables según datos de Dealogic a cierre de 2020.

Reducir su huella medioambiental: A su objetivo de ser neutro en carbono en 2020, ya conseguido, se unen otros como eliminar el 100% del plástico innecesario de un solo uso de sus oficinas y edificios corporativos en 2021 o que, en 2025, el 100 % de la electricidad que emplea la entidad proceda de fuentes renovables en todos los países en los que opera. De hecho, este último objetivo ya se ha alcanzado en un 60% a nivel global y algunas geografías como España ya lo han cumplido.

¿Qué más objetivos se ha planteado la entidad y cuándo va a cumplirlos?

El primer objetivo cumplidoLos objetivos previsto para los próximos años
  • 2020
    Alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono.
  • 2021
    Eliminar el 100% del plástico innecesario de un solo uso en todas sus oficinas y edificios del mundo.
  • 2025
    Que el 100% de la electricidad usada por las empresas del grupo provenga de fuentes renovables. En España este objetivo ya se ha cumplido.
  • 2030
    La entidad dejará de prestar servicios financieros a empresas energéticas cuyos ingresos dependan en más de un 10% del carbón térmico. Eliminará por completo su exposición a la minería de carbón térmico en todo el mundo. Aumentará la financiación verde hasta 220.000 millones de euros desde 2019.
  • 2050
    Banco Santander pretende haber alcanzando las cero emisiones de carbono en todo el grupo para contribuir con los objetivos del Acuerdo de París.
© EL LEÓN DE EL ESPAÑOL PUBLICACIONES S.A.