Haz scroll

Gran Canaria, una isla, infinitos mundos

El lugar de los mil y un planes

Es sol pero también es cielo. Es agua pero también es tierra. Y es cultura, diversión y gastronomía. Gran Canaria es mucho más que playas. Es un destino ideal para hacer uno y mil planes. Desde el mar hasta casi tocar las estrellas, un sinfín de sorpresas esperan. Y se las descubrimos. Sólo le queda vivirlas.

Vistas de Gran Canaria Edificios tipicos Gran Canaria Playa Tufia en Gran Canaria

De las más concurridas en las ciudades a las más agrestes, las playas grancanarias son una garantía de relax

Playas

Cálida arena multicolor

El sol y el verano casi continuo que concede su clima perfilan como primera idea de la isla este turismo que busca la arena para desconectar de la rutina. La costa grancanaria ofrece playas para todos con arenas blancas, doradas u oscuras. Desde las más animadas hasta las más íntimas y escondidas, el catálogo es excepcional. Las más populares son la de Las Canteras, que pasa por ser una de las playas urbanas con mayor calidad del país; y la de Maspalomas, que funde su primera línea con el océano de dunas que se extiende a su espalda. 

Playa de las Canteras, Gran Canaria Playa de Las Canteras, Gran Canaria

En pos de la quietud inesperada están las de Las Mujeres, San Agustín, Meloneras, Mogán y Amadores, en el sur, o la de Agaete o Faneroque, en el norte. Más animada es otra de las más famosas, la de El Inglés, tan extensa que bien pueden hallarse familias, surferos en la lejanía, gente practicando deporte o, en una zona menos transitada, un lugar para practicar nudismo que se extiende hasta casi uno de los extremos de esta playa que culmina con el emblemático Faro de Maspalomas.

La accidentada orografía de la isla ofrece monumentos naturales y vegetación exhuberante

Naturaleza

Catálogo de paisajes

Gran Canaria es la tercera isla en tamaño del archipiélago pero en ella caben todo tipo de entornos. Es un catálogo de paisajes que conforman buena parte de su territorio como una Reserva de la Biosfera. Los volcanes, cómo no, han perfilado a su antojo la orografía. El pico más alto es el de las Nieves (1949 m.) pero bajo su influencia se abren valles y barrancos de frondosa vegetación y vistas impactantes del mar de nubes.

Vistas de las montañas de Gran Canaria Vistas de las montañas de Gran Canaria

Tal variedad se replica en la línea costera, donde a las prolongadas líneas de playa se contraponen acantilados abruptos y riscos que, cual gigantes, hablan del carácter salvaje y agreste que aún pervive en la naturaleza autóctona. De hecho, existen unas cien especies de flores exclusivas de Gran Canaria imposibles de ver en otra parte del planeta."

Recetas ancestrales e influencias de África y de Europa. Comer en Gran Canaria es deleitarse con una cocina llena de personalidad y sabor

Gastronomía

Productos de la tierra

La proximidad a África y el influjo de la metrópoli han cocinado un recetario con una personalidad propia. Pero tales influencias han mantenido intactos, no obstante, algunos platos que provienen de las más hondas tradiciones. Es el caso del gofio, de origen guanche. Se trata de una mezcla de granos tostados y molidos con una pizca de sal que se amasa y suele acompañar a otros platos.

Papas arrugadas y mojo picón, Gran Canaria Papas arrugadas y mojo picón, Gran Canaria

La fama de la carta canaria también llega a través del omnipresente mojo picón, la salsa más conocida y alabada, tanto en canciones como en críticas culinarias; o las papas arrugás o las carajacas, hígado macerado en una mezcla de condimentos. Son platos que, pese a su sencilla preparación alcanzan la excelencia en las mejores manos. En Gran Canaria, además, existe una notable tradición de quesos artesanales. Tres de ellos tienen denominación de origen: el de Flor, el de media flor y de Guía. Y de postre, el bienmesabe, un pedazo de tradición que endulzará la sobremesa.

La herencia guanche se funde con los vestigios de la época de Colón en un presente orgulloso de su historia

Raíces culturales

Crisol de influencias

La gastronomía es una manera de aproximarse a la cultura grancanaria, que bebe directamente de su identidad guanche. Los vestigios de antaño se palpan en muchos rincones de la isla y algunos llaman a la aventura. Son los que proponen las visitas a los centros arqueológicos del Maipés de Agaete o de Cueva Pintada, dotados con modernos centros de interpretación.

Iglesia de Agaete, Gran Canaria Iglesia de Algaete, Gran Canaria

Pero las influencias venidas allende los mares en los últimos 500 años también han modificado el tejido grancanario, cuando Las Palmas de Gran Canaria comenzó a trazar su mapa actual. Las calles del casco de Vegueta aún desprenden ese aroma de la que fuera escala en la conquista de América; de hecho, uno de los museos más visitados es el dedicado a Colón.  Y aunque sea del pasado siglo, la rica arquitectura local tiene un notable exponente en la catedral de Arucas, en la localidad del mismo nombre. 

Los más reputados especialistas han creado en Gran Canaria algunos de los campos de golf más valorados

Deportes

Paraíso del surf y el golf

Uno de los argumentos para practicar deporte en Gran Canaria es que, se elija mar o montaña, la naturaleza proporciona un marco incomparable. Además de atreverse con los deportes locales, como la lucha, es posible montar en bici, hacer senderismo, escalada o submarinismo. Pero el rey, sin duda, es el surf. La oferta para practicarlo, sea cual sea el nivel, es excepcional y si hay nivel, dos santuarios: las olas de El Confital y la Derecha del Lloret. 

Meloneras Golf, Gran Canaria Meloneras Golf, Gran Canaria

Pero quien no quiera mojarse tiene otra opción perfecta: el golf. El carácter vacacional ha fomentado la proliferación de campos que, lejos de ser un complemento, pueden ser un motivo suficiente para que los enamorados de este deporte visiten Gran Canaria. En la isla conviven ocho recorridos diseñados por los más reputados especialistas, como los de Palomeras o el de Maspalomas, e incluso el del club más antiguo de España, el Real Club de Golf, fundado en 1891. Maspalomas Golf y Meloneras Golf también son dos excelentes opciones para los amantes de este deporte que quieran desplazarse al sur de Gran Canaria.

Tierra privilegiada para contemplar el espectáculo nocturno. Tocar el cielo -o imaginarlo, al menos- es casi posible

Canarias Mágica

Tocar las estrellas

Al margen de lo dicho hay otra Gran Canaria que está pero que no se ve. Las leyendas y los mitos empapan la tierra como en su día hizo la lava de los volcanes considerados sagrados. Y el halo de magia es algo que impregna los rincones más especiales de la isla, como en el Roque Bentayga de Gran Canaria, donde mito y realidad se funden. 

Roque Nublo Roque Nublo, Gran Canaria

Quién sabe si dejándose llevar por este aura sea posible ver San Borondón, esa octava isla canaria que aparece y desaparece cual Atlántida sin que nadie la alcance; o hasta tocar el cielo desde los miradores y observatorios de Temisas o Roque Saucillo, donde los astros se confabulan cada noche para regalar escenas imposibles. Y, sin embargo, tan cercanas.

La punta sur de Gran Canaria concentra todas las opciones de ocio: sol, deporte, cultura, compras o negocios

Meloneras

Con todo a mano

Situada en el sur, Meloneras concentra buena parte de los atractivos de la isla. Además de poseer algunas de las mejores playas, en la parte urbana existen todo tipo de comodidades, como el Área Comercial Boulevard El Faro, un casino o modernas salas para congresos en la siempre activa ExpoMeloneras, que además ofrece todo tipo de eventos culturales. El deporte también posee un notable protagonismo, gracias a los campos de golf de Meloneras y Maspalomas.

Vistas del faro de Meloneras, Gran Canaria Vistas del faro de Meloneras, Gran Canaria

La oferta hotelera es excelente. Lopesan dispone de tres establecimientos en la zona: el Lopesan Costa Meloneras, el Lopesan Villa del Conde y el Lopesan Baobab Resort. Todos ellos han vuelto a ser premiados e incluidos este mismo año entre los mejores del mundo por sus servicios, instalaciones y oferta gastronómica, que constituye por si misma un buen motivo para su visita.