Coche híbrido

El Hyundai Ioniq se convierte en el híbrido más rápido del mundo

  1. Coche híbrido

Las famosas salinas de Bonneville han sido testigo de un nuevo récord de velocidad, en este caso hablamos de un récord de velocidad sobre tierra para un vehículo híbrido. Lejos del aspecto de serie, el Hyundai Ioniq híbrido ha sido profundamente modificado para convertirse en este prototipo al más puro estilo de bólido de competición, para lograr alcanzar una velocidad de 253,995 km/h. El récord ha sido aprobado por la FIA, y lo han llevado a cabo los miembros de Hyundai Motor América.

Es obvio que el Ioniq de serie con sus 141 CV y 185 km/h de velocidad máxima no puede alcanzar semejante velocidad con leves ajustes. Para lograrlo en el Bonneville Salt Flats en Utah, los ingenieros de Hyundai buscaron los límites del coche, y una de las mejoras fue la aplicación de óxido nitroso y una aerodinámica especial para alcanzar el récord de híbrido más rápido del mundo. La Federación Internacional de Automovil acudió hasta allí para aprobar el reto y su consecución, dentro de la categoría de híbridos de nueva producción. Sin duda ha sido un reto para los ingenieros de Hyundai Motor América, encargados del proyecto. 

Salta a la vista que no es un Hyundai Ioniq híbrido de serie, sino una máquina preparada de arriba a abajo para conseguir el récord. Tanto el motor, como la transmisión y la ECU han sido recalibradas sin restricciones, con una admisión de baja resistencia y un escape mejorado. Para ahorrar peso se han eliminado todos los accesorios del interior innecesarios tales como el  aire acondicionado. Para lograr la potencia necesaria con la que alcanzar esa velocidad se ha instalado un equipo de inyección de óxido nitroso "Nitro Express" con un sistema de combustión auto controlada.

A pesar de ser el modelo híbrido, para mejorar la aerodinámica se instaló la que lleva la versión eléctrica sin rejilla. Otro elemento modificado fueron los bajos de la carrocería y los deflectores de aire. En el interior no solo se eliminaron accesorios prescindibles, también se quitaron los asientos trasero, las cubiertas del suelo y los paneles de las puertas. Para mejorar la suspensión se instaló una de competición optimizada con barras estabilizadoras y amortiguadores rebajados en altura en 100 mm. Para las llantas se han incorporado unas especiales de aleación ligera con unas tapas aerodinámicas y neumáticos Goodyear Eagle. 

Intentar alcanzar estas velocidades siempre implica mejorar la seguridad del coche. Para este propósito se han instalado barras de seguridad de alta resistencia diseñadas por el especialista Bisimoto, acompañados de unos arneses de 6 puntos de Sparco en asientos deportivos y equipo de seguridad. Por si cualquier cosa fallaba también contaba con un sistema de extinción de incendios en el interior y un sistema cortacorrientes para desconectar las baterías y el típico freno paracaídas para ayudar a detener el vehículo después de alcanzar la velocidad máxima.