Enfermedades incompatibles con la conducción. Autopista

Enfermedades incompatibles con la conducción. Autopista

Seguridad vial

Enfermedades incompatibles con la conducción

Las enfermedades que más riesgo suponen en la conducción son aquellas relacionadas con las pérdidas de conciencia: diabetes, epilepsia, trastornos cardiovasculares y del sueño.

Marina García del Castillo

Todos los conductores estamos obligados a renovar nuestro permiso de circulación cada 10 años –cada 5 los mayores de 65 años-, pero hay ciertas circunstancias relacionadas con la salud que pueden variar esta periodicidad. Son las enfermedades o dolencias que pueden condicionar nuestra aptitud al volante.

Las enfermedades que más riesgo suponen en la conducción son aquellas relacionadas con las pérdidas de conciencia: diabetes, epilepsia, trastornos cardiovasculares y del sueño, pero también las que producen alteraciones mentales graves o de comportamiento, como la esquizofrenia, la depresión, la demencia o el abuso y/o dependencia a fármacos, alcohol o drogas.

Por último, son incompatibles con la conducción todas las enfermedades que afectan a la vista: cataratas, glaucoma, retinopatía diabética o hipertensiva o la degeneración macular.

Cómo conducir si tienes una enfermedad

Si padeces alguna de estas enfermedades, esto es todo lo que debes tener en cuenta para disminuir el riesgo de un accidente:

Conocer bien la enfermedad es fundamental para evitar sorpresas conduciendo.- Conocer los efectos secundarios de los medicamentos que estás utilizando.- Saber reconocer los primeros síntomas de una descompensación y cómo subsanarlos.- Evitar las situaciones desencadenantes.- Extremar las precauciones o incluso no conducir en la fase aguda de la enfermedad, de descompensación o del inicio de un tratamiento, ya que es cuando existe mayor riesgo.- Cuanto notes los primeros síntomas de descompensación, detén el vehículo en un lugar seguro y quita el contacto.- No dejes nunca el tratamiento por tu cuenta.- Consulta al médico antes de conducir. Él es el mejor asesor y te indicará cuándo puedes hacerlo.

Recuerda que en el examen psicotécnico para obtener o renovar el carné de conducir preguntan por cualquier posible enfermedad que padezcas o hayas padecido. Comunicar tu estado es tu responsabilidad.

¿Quieres saber más?

Qué enfermedades no son compatibles con la conducción

La DGT investiga en cómo inciden el sueño y la fatiga al volante

El estrés duplica la posibilidad de accidente