Lotus Elise

El Lotus Elise Race 250 ha nacido para darlo todo en circuito

El Lotus Elise Race 250 ha nacido para darlo todo en circuito

El Lotus Elise Race 250 ha nacido para darlo todo en circuito

  1. Lotus Elise

Se ha convertido en el Lotus Elise más rápido de la historia del modelo, siendo un segundo más rápido en el circuito de pruebas de Lotus. El Lotus Elise Race 250 ha sido concebido para ser usado en circuito casi en exclusiva. La marca de Hethel ha logrado así mejorar el Elise Cup 220 R, el modelo anterior. Este juguete de circuito se vende en Reino Unido al precio de 64.000 euros. 

En la marca inglesa han querido dotar al Elise de un aspecto casi de competición con el kit aerodinámico nuevo, que consta de un splitter frontal, un prominente difusor trasero de color negro y el llamativo alerón. Elementos inspirados en la competición e incorporados para marcar los mejores tiempos en la pista. Con ello, el Elise Race 250 consigue una carga aerodinámica de 60 kilos a 160 km/h y de 155 kg a 248 km/h, la velocidad máxima de este Lotus. 

El propulsor del Lotus Elise Race 250 es un motor de 1.8 litros y cuatro cilindros que entrega 246 CV y 250 Nm de par máximo en un régimen de revoluciones de entre 3.500 y 5.500 rpm. Acoplado a él va un cambio de seis marchas manual. El peso del coche se ha reducido eliminando todo elemento interior prescindible, dejando en báscula un peso de 900 kilos. 

Para una buena estabilidad y paso por curva, la suspensión está claramente orientada al uso en circuito, habiendo montado Lotus amortiguadores ajustables Nitron, pastillas de freno de alto rendimiento, un asiento de competición homologado por la FIA con seis puntos de anclaje en su arnés, un volante extraíble y una luna trasera de poolicarbonato, para ayudar a reducir el peso aún más.