Banco de Japón

El Banco de Japón entona el 'mea culpa' por el fracaso de su política monetaria

Ni estabilización de la inflación, ni crecimiento sostenido, la agresiva política monetaria japonesa no ha tenido los efectos previstos, dijo este lunes el gobernador del banco central japonés.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda. Reuters

  1. Banco de Japón
  2. Bancos centrales
  3. Tipos de interés

El gobernador del Banco de Japón (BoJ), Haruhiko Kuroda, ha reconocido públicamente que la institución que dirige ha fracasado en la consecución del objetivo de inflación que se marcó en 2013, cuando duplicó la base monetaria y las cantidades de deuda pública y otros instrumentos financieros adquiridos por la institución para alcanzar el 2% de inflación en un plazo de dos años, informa Europa Press.

"Los tipos negativos eran algo nuevo en Japón, inicialmente había confusión e incertidumbre, pero ahora se ha comprendido la nueva política lo que provoca un impacto positivo sobre la economía real"

Evolución de Banco de Japón.

Evolución de Banco de Japón.

"Es cierto que no lo hemos podido conseguir en dos años", indicó Kuroda tras pronunciar un discurso en la Universidad de Keio, cuando uno de los asistentes le preguntó por los plazos marcados desde el BoJ. Además, Kuroda defendió la decisión del pasado mes de enero de situar el tipo de interés de depósito en el -0,1%, al estimar que el impacto negativo de su política monetaria sobre las entidades financieras es "verdaderamente limitado".

Así, el gobernador de la máxima institución monetaria de Japón señaló que, por el momento, no realizará cambios en su política monetaria actual, aunque afirmó que no dudaría en flexibilizarla todavía más si fuese necesario. "Los tipos negativos eran algo nuevo en Japón, inicialmente había confusión e incertidumbre, pero ahora se ha comprendido la nueva política lo que provoca un impacto positivo sobre la economía real", aseveró Kuroda. Por otra parte, el responsable de la política monetaria nipona admitió que estabilizar el nivel de los precios se ha convertido en un "desafío sin precedentes", no solo para el BoJ, sino también para otros bancos centrales. En este sentido, Kuroda lamentó que, a pesar de los estímulos monetarios, las previsiones de inflación se mantienen y solo cambian "lentamente".

El fracaso del 'abenomics

El FMI ha recomendado este lunes a Japón aplicar las políticas de estímulo del llamado "Abenomics" de manera más gradual y flexible, además de mostrar un mayor compromiso con la consolidación fiscal y reformar su mercado laboral. El primer subdirector gerente del organismo, David Lipton, afirmó que Japón aún debe trabajar para lograr un crecimiento sostenido (el informe pronostica un aumento del PIB del 0,5% para 2016 y del 0,3% para 2017) y una subida de la inflación de en torno al 2% como la que se han propuesto el Gobierno nipón y el Banco de Japón (BoJ). Pese al enorme programa de compra de activos de la entidad emisora implementado desde 2013, el FMI prevé que los precios suban un 0,2% y un 0,6% este año y el siguiente.