Comercio electrónico

Amazon acelera su súper en España pero descarta vender frescos por ahora

Suma 130.000 referencias de alimentación (el triple que hace ocho meses), pero reconoce estar en el inicio.

Uno de los almacenes de Amazon.

Uno de los almacenes de Amazon.

  1. Amazon
  2. Comercio electrónico
  3. Supermercados

Los grandes fabricantes españoles lo colocan como uno de los que liderarán la nueva distribución de productos a través de Internet. Hace ahora nueve meses abría las puertas de su supermercado. Hace balance: ha triplicado las referencias de productos de alimentación y bebidas hasta superar las 130.000. Reconoce que es un buen comienzo, aunque se niega a ofrecer cifras de ingresos desagregadas. Pese a todo, asume que se encuentra en una primera fase en la que no se contempla la venta de productos frescos a corto plazo.

En septiembre arrancaba su supermercado para dar un bocado a un mercado aún ‘virgen’. Un total de 40.000 referencias de marcas tanto de bebidas como de comida muy específicas: Coca-Cola, Pringles, ColaCao, Carbonell, Kellogg’s, Kraft, Gallina Blanca, Knorr (de Unilever) o Fairy. Trataba así de tomar la delantera a operadores tradicionales que siguen viendo con recelo el territorio online.

Ahora suma 130.000 referencias. A estas suma otras 700.000 del segmento de belleza. Supone triplicar la cifra en ocho meses. ¿Cuánto supone en negocio? Amazon se niega a ofrecer cifras de ingresos en esta categoría, aunque reconoce su satisfacción por la evolución en un mercado que, por otro lado, sigue siendo minoritario.

Pese al avance, entienden que aún queda mucho camino por recorrer. No sólo en variedad de producto, sino también en el proceso de compra. La filial española considera que se encuentran en la primera fase del desarrollo de su supermercado online.

No a los frescos… por ahora

En esta primera fase la venta de productos frescos está descartada. Esta semana la compañía anunció el lanzamiento de sus entregas de este segmento en Reino Unido. Es el primer salto más allá de Estados Unidos, donde han trabajado en el modelo durante los últimos años.

Fuentes de la empresa en España no ofrecen un plazo para iniciar su camino en este segmento en particular. Recuerdan que lo habitual es que aterrice en sus dos principales plazas europeas, Reino Unido y Alemania, para después arrancar en los tres grandes del Sur de Europa (España, Francia e Italia).

350 pymes con su escaparate

Más allá de los productos frescos, la empresa ha potenciado la otra rama de su negocio: el llamado ‘marketplace’. No es más que un gran centro comercial en el que pequeñas empresas pueden vender sus productos, cediendo una comisión de venta a Amazon.

En la categoría de alimentación, más de 350 pymes venden sus productos. Casi la mitad de todas ellas ya exportan y cuentan con más de 25.000 referencias, según sus propias cifras.

¿Para cuándo la ‘marca blanca’?

En un principio, la apuesta de Amazon es por la marca de fabricante en un país en el que más del 30% de los productos que se venden son de la enseña del distribuidor. Sin embargo, todo apunta a que en un futuro próximo, el gigante del comercio electrónico va a poner en sus estanterías virtuales sus propias firmas.

No hay planes oficiales para el lanzamiento de estas enseñas. Pero desde el diario económico The Wall Street Journal confirmaban en mayo que la compañía está preparada para lanzar varias marcas propias como ‘Happy Belly’, ‘Wickedly Prime’ o ‘Mama Bear’ para productos como té, café, vitaminas, nueces o especias.

Este sería un duro golpe para muchos fabricantes de productos de marca que confían en que operadores como Amazon sean su salvoconducto ante los problemas con grandes distribuidores y su apuesta por las enseñas propias.

Otros competidores pequeños

Mientras Amazon sigue creciendo, otras pequeñas compañías buscan hacerse su propio hueco. Es el caso de la catalana Ulabox, lanzada en 2010 y respaldada, en un primer momento, por el grupo catalán de distribución mayorista Miquel Alimentació y, posteriormente, por el grupo portugués Sonae, quien inyectó 5 millones de euros. Hace meses lanzó su segmento de productos frescos y espera alcanzar los 12 millones de euros de facturación en 2016.

El otro segmento en la compra online de productos de alimentación es el de la entrega. Varios emprendedores, como Comprea, Deliberry o Del Super, tratan de hacer dinero de la compra con personal propio y entrega a domicilio.

Pese a que el crecimiento de la compra de alimentos online crece (de acuerdo con los datos de Nielsen se incrementan un 25%), sigue representando una parte mínima de las ventas de la gran distribución en España. La razón, según los fabricantes, hay que encontrarla en los impedimentos de los súper tradicionales para el desarrollo del comercio electrónico.