ulabox

Una 'startup' que planta cara a los grandes súper 'online'

La catalana Ulabox busca hacerse un hueco en un mercado donde Amazon acaba de aterrizar.

El equipo de Ulabox.

El equipo de Ulabox.

Un segmento de supermercados en internet casi ‘virgen’ y aún por desarrollar. Y una competencia repleta de titanes de la distribución tanto offline como online, con Amazon como nuevo actor. Este es el difícil reto de Ulabox, un pequeño supermercado digital fundado hace más de cinco años. Consolidar su hueco como ‘independiente’ en este negocio.

Este año alcanzará una facturación de 8 millones, el doble de un año antes. ¿No teme el aterrizaje de gigantes como Amazon o Mercadona? “El objetivo no es competir a igualdad de condiciones sino competir de forma distinta”, explica su consejero delegado y cofundador, Jaume Gomà.

Hoy las ventas online apenas representan un 1% del total de la gran distribución. Hace cinco años, era aún más residual. En aquel momento, David Baratech era responsable de las operaciones internacionales de la startup Trovit. Se planteó el reto de crear un súper online. Contacta con dos mentores que asesoran a emprendedores en la aceleradora de empresas Seedrocket, Jauma Gomà y Sergi de Pablos. Fue el germen de la compañía. En septiembre de 2010 arrancan su andadura.

Unos jóvenes emprendedores se sentaban con los primeros fabricantes. Tenían el reto de llenar sus ‘estanterías’ online. Comenzaron con 600 referencias de productos de droguería y ‘básicos’ del hogar que almacenaban en un pequeño espacio en MercaBarna, mercado central de mayoristas de la ciudad de Barcelona.

Llenar sus estanterías, el desafío

“El periplo ha sido realmente difícil”, reconoce Gomà en conversación con EL ESPAÑOL. El desarrollo de una plataforma tecnológica para dar respuesta a un mercado tan complicado como el de la gran distribución fue “muy costoso”.

Sin embargo, hoy ya cuentan en su plataforma online con más de 13.000 referencias de producto (droguería, básicos del hogar, pescado fresco, carne y congelados). “No sólo es llenar los lineales digitales sino también llenar un almacén de 4.500 metros para tener una altísima disponibilidad de producto”, recuerda. Y es que la logística es el otro gran reto: hacer una entrega en menos de 24 horas.

Dos grandes socios

En esta particular ‘batalla’ por hacerse un hueco en este complejo mercado, no han estado solos. Primero recibieron el apoyo del grupo de alimentación Miquel Alimentació. En 2013, el grupo catalán de distribución mayorista se hacía con el 30%.

¿Era el primer paso para una adquisición? “Era un proveedor más, pero el objetivo de inversión es que Ulabox se desarrolle con independencia”, explica Gomà. Hoy es la propia familia Miquel la que ostenta ese porcentaje no mayoritario de la compañía, después de excluir esa participación de la venta al grupo estatal chino Bright Food.

La evolución de ventas de Ulabox

La evolución de ventas de Ulabox

El otro gran socio es el cotizado grupo portugués Sonae, quien inyectó 5 millones en la compañía. En total, 10 millones de euros de financiación externa para crecer. Los primeros años, su negocio era muy pequeño. En 2012 sus ventas rozaron los 600.000 euros. En 2014 se acercaron a los 4 millones. El objetivo es mantener ese ritmo, con el que duplica cada año su volumen de facturación.

¿Temor ante los gigantes?

El pastel es aún muy pequeño. El cambio de hábitos de consumo en la gran distribución de alimentación es muy lento si se compara con el de otras áreas. Prueba de ello es que internet apenas supone algo más del 1% de todas las ventas del sector. Sin embargo, Gomà lo ve desde el lado positivo: “Es un sector enorme; una oportunidad espectacular con un recorrido impresionante”.

En la conquista deberá encontrarse con los titanes de la gran distribución tanto offline (Mercadona, Día…) como online (Amazon). ¿Cómo competir contra ellos? “El objetivo no es competir en igualdad de condiciones sino hacerlo de forma distinta, buscando nuevas fórmulas”, afirma el cofundador.

En esa batalla, el pequeño tiene una ventaja. “Somos los únicos que tenemos una tienda sin escaparates en la calle; lo que nos permite mucha agilidad, más referencias que la competencia, más disponibilidad y un servicio mucho mejor a los clientes”. Y remacha: “Unos irán a por volumen y otros buscamos conseguir una relación con clientes muy distinta”.

Hacerse con el 15% del mercado

Ese mercado al que atacar irá in crescendo en los próximos años. Según la previsión más pesimista de la tecnológica española, en 2020 las ventas online representarán el 5% de todas las del gran consumo (cinco veces más de la proporción actual). Pese a que sería un incremento muy notable, España seguiría estando por debajo de los niveles de potencias como Inglaterra, donde hoy el canal digital supone un 8%.

“Si somos capaces de ir adaptando la oferta a la demanda hay crecimientos muy importantes esperando”, reconoce Gomà. En esos cinco años que conforman su particular horizonte, ellos se marcan un objetivo: conseguir una cuota del mercado online del 15%. Hoy apenas es del 1,4%.