Robert Iger, CEO de Disney.

Robert Iger, CEO de Disney. Reuters

Empresas

Disney retirará sus contenidos de Netflix en 2019 y lanzará su propio servicio

El gigante del entretenimiento ve posible generar más beneficio a través de las suscripciones en una plataforma propia en lugar de alquilar su contenido a otros servicios.

A. Murga

Disney ha decidido dar un golpe de timón a su estrategia. A partir de 2019, su contenido dejará de estar disponible en Netflix y lanzará su propio servicio de 'streaming'. ¿El objetivo? Captar espectadores digitales que están dejando de ver la televisión tradicional.

La compañía asegura que será un servicio libre de publicidad y que será "exclusivo para suscripción en hogares" e incluirá tanto deportes en directo -a través de su canal ESPN- como todo el contenido animado de Disney y Pixar, con películas como 'Toy Story 4'. La medida afectará al mercado estadounidense cuando finalice el actual acuerdo entre ambas empresas y Netflix ha indicado a través de su cuenta de Twitter que en España seguirán disponibles los contenidos de Disney y Marvel.

"Si se mira el negocio de Disney, excepto por los parques temáticos, todos los negocios llegan al consumidor a través de terceros, desde los grandes retailer hasta las distribuidoras de cine", explicó el director ejecutivo de la compañía, Robert Iger, en una entrevista con Bloomberg. "Es una oportunidad para llegar a nuestro consumidor de forma directa". 

El plan de Disney incluye el desarrollo de una nueva plataforma online para ESPN que empezará a funcionar el próximo año y que retransmitirá más de 10.000 eventos deportivos, incluyendo la liga de baseball, hockey, fútbol y tenis. Todo por una "razonable" cuota mensual, señaló el CEO de la compañía.

En 2019 se lanzará el servicio en 'streaming' de Disney que incluirá todas sus películas, la programación de Disney Channel TV y las producciones de Pixar. En este proceso, señaló la compañía, se pondrá fin al acuerdo vigente con la plataforma Netflix. Desde comienzos de este año, la plataforma tenía en exclusiva todas las películas de Disney. Puede que mantenga el contenido de Star Wars y de Marvel una vez que finalice el acuerdo, porque el CEO de Disney no dejó claro en la presentación de resultados la decisión que se tomará sobre estas franquicias e indicó que podría mantener la licencia a servicios como Netflix, recoge Business Insider.

Pese a que los resultados en lo que va de año justifican el cambio de estrategia de la compañía, la decisión de Iger tomó por sorpresa a los inversores y, al cierre de Wall Street, la acción de Disney perdía un 4,6%, hasta los 172,95 dólares.

Foco en la televisión

No es la primera vez que el CEO de Disney realiza apuestas arriesgadas para tratar de reanimar el negocio. Para reimpulsar el segmento de animación, gastó más de 15.000 millones hace una década para comprar Pixar, hacerse con los superhéroes de Marvel y con la franquicia Star Wars de Lucasfilm.

Ahora su foco para mejorar está en el negocio más grande, la televisión, donde los ingresos se ven amenazados por la reducción de publicidad y de suscriptores. Para los directivos de Disney, a largo plazo, la compañía puede generar más beneficio si fideliza a través de suscripciones a sus propios servicios que alquilando su contenido a servicios como Netflix.

Disney se decide ahora por lanzarse a una carrera en la que algunos de sus rivales, como la plataforma de entretenimiento de Amazon, HBO o el propio Netflix, le sacan ventaja. Mientras estas plataformas invierten ya millones de dólares en comprar y crear su propio contenido para diferenciar su oferta, Disney tiene que poner en marcha el servicio online.

Esto puede ser un obstáculo, señalan los analistas de Wall Street. Trata de entrar en el mercado de los contenidos por suscripción, que empieza a estar abarrotado, y el coste tecnológico para sostener su propia plataforma online podría impactar sobre los ingresos, indican los expertos según Reuters.

Resultados trimestrales

El gigante del entretenimiento ha ganado entre abril y junio 2.366 millones de dólares, un 9% menos que en el mismo trimestre de 2016. Este resultado, que se traduce en 1,51 dólares por acción, no ha convencido a los analistas. En el período la compañía facturó 14.238 millones de dólares, ligeramente por debajo de los 14.277 millones del año anterior. Las ventas y el beneficio han caído debido a la debilidad del negocio de televisión por cable de la compañía, especialmente ESPN, donde los suscriptores y las ventas se han hundido. 

Por negocio, durante los nueve primeros meses de su año fiscal, la compañía ha registrado un crecimiento sustancial en la categoría de parques recreativos, donde ingresó 13.748 millones, un 9% más.

El segmento de medios de comunicación fue el que logró una mayor facturación hasta julio, 18.045 millones, en línea con el resultado del año pasado, aunque su resultado operativo cayó un 11%, a 5.427 millones. 

El mayor golpe en los ingresos se lo llevó los productos para consumidor y medios interactivos, con una diferencia de 15% respecto a 2016, hasta 3.618 millones. El estudio Disney también ha retrocedido en estos nueve meses, con una caída de 9% en los ingresos, a 7.630 millones.

"Los resultados del trimestre reflejan la fuerza subyacente de nuestras marcas y franquicias y nuestra inversión continuada en el contenido de alta calidad", afirmó la responsable financiera de la firma, Christine M. McCarthy, en un comunicado.