José Manuel Durao Barroso

Bruselas absuelve a Barroso y no le sancionará por fichar por Goldman Sachs

El comité de ética critica la "falta de juicio" del ex presidente de la Comisión por no ser consciente del escándalo de su nombramiento.

Barroso se ha comprometido a no ejercer de lobista en Bruselas

Barroso se ha comprometido a no ejercer de lobista en Bruselas

  1. José Manuel Durao Barroso
  2. Goldman Sachs
  3. Jean-Claude Juncker
  4. Bruselas

No habrá sanciones contra el ex presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, por haber fichado por Goldman Sachs, el banco de inversión estadounidense acusado de contribuir al estallido de la crisis financiera con la venta de 'hipotecas basura' y de maquillar la deuda de Grecia. El comité de ética de la UE, que asesora a Bruselas en materia de conflictos de interés, ha publicado un dictamen (en inglés en pdf) que absuelve a Barroso de cualquier ilegalidad, aunque critica su falta de "juicio" por no ser consciente del escándalo que provocaría su nombramiento.

El dictamen había sido solicitado por el actual presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, tras el alud de críticas que generó la designación de Barroso como presidente no ejecutivo de Goldman Sachs. Un fichaje que el presidente francés, François Hollande, tachó de "moralmente inaceptable" y que la Defensora del Pueblo Europeo, Emily O'Reilly, pidió investigar porque a su juicio daña la confianza de los ciudadanos en las instituciones de la UE.

Además, dos plataformas de eurofuncionarios y ONGs han recogido más de 200.000 firmas reclamando "medidas ejemplares" contra Barroso. Y la Eurocámara amenaza con congelar el 20% de los salarios de transición que reciben los ex comisarios cuando dejan su cargo hasta que se endurezca el código de conducta del Ejecutivo comunitario.

"Ahora vamos a examinar la opinión (del comité de ética) atentamente antes de tomar cualquier decisión sobre si se adoptan medidas de seguimiento", ha dicho este lunes el portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas. El Ejecutivo comunitario podría haber puesto condiciones al trabajo de Barroso en Goldman Sachs o incluso privarle de la pensión a la que tiene derecho como ex presidente. Pero el dictamen absolutorio recomienda que no haya ninguna sanción.

Barroso fue negligente

El comité de ética concluye que "no hay bases suficientes para establecer una violación de la obligación de integridad y discreción" por parte de Barroso "que justifique la posible imposición de sanciones financieras". El político portugués respetó antes de fichar por Goldman Sachs el plazo de cuarentena de 18 meses previsto en el código de conducta de los comisarios, aunque los propios expertos se cuestionan si este límite es "suficientemente estricto". Además, las normas de la UE no son bastante concretas a la hora de definir el significado de la "integridad y discreción" que exige el Tratado de la UE.

El dictamen da credibilidad a los compromisos asumidos por Barroso. En una carta dirigida a Juncker, el ex presidente asegura que no ha sido contratado para ejercer de lobista en nombre de Goldman Sachs y que no tiene intención de realizar ese papel. Niega también que el banco de inversión le haya fichado para asesorarle sobre las negociaciones del brexit

"Se puede considerar que Goldman Sachs está a la vanguardia del capitalismo agresivo, pero mientras respete el Estado de derecho, el hecho de aceptar un puesto en el banco no es por sí mismo contrario a la ley", afirma el comité de ética.

No obstante, los expertos critican al portugués por no haber calibrado el escándalo que ha causado su fichaje. "El señor Barroso no ha mostrado el juicio mesurado que se debe esperar de alguien que ocupó un cargo tan importante durante tantos años", señala el dictamen. "Debería haber sabido y valorado que al aceptar ese cargo, provocaría críticas y se arriesgaría a provocar un daño reputacional a la Comisión y a la UE en general. Lo contrario sería mostrar negligencia. Justificado o no, el daño ya está hecho", lamenta el comité de ética.

Tras el dictamen sobre Barroso, todavía está pendiente la investigación sobre la ex comisaria de Competencia y Telecomunicaciones, Neelie Kroes. Kroes ocultó a la Comisión que durante el ejercicio de su cargo tuvo una firma off-shore en Bahamas y ahora ha fichado por Uber. Las recomendaciones de los expertos sobre su caso podrían ser más duras que con Barroso.