Telecomunicaciones

Telxius alerta de la “inestabilidad política” en España como riesgo para su negocio

En su folleto de salida a bolsa advierte del auge de los populismos en la Unión Europea.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

  1. Telxius
  2. Telefónica
  3. Telecomunicaciones

Hace poco más de dos meses, Telxius se dio de bruces con el ‘brexit’. Telefónica tuvo que desistir en su idea de sacar a bolsa su filial de infraestructuras tras el terremoto bursátil que provocó el 'sí' en el referéndum británico. Ahora, ha pisado el acelerador en lo que ha denominado “una colocación acelerada” y ha puesto fecha al salto al parqué del negocio: será el próximo 3 de octubre. Colocará entre el 36,4% y el 40% del capital de Telxius. Pero, de nuevo, hay incertidumbres planeando sobre ella.

Uno de esos fantasmas que sobrevuelan a Telxius llega de su país de origen. La compañía advierte en el folleto de salida al parqué que la inestabilidad política en España puede afectar a su negocio. Lo hace señalando tanto a las elecciones de diciembre de 2015 como a las de junio de 2016. Junto a esta preocupación, otras circunstancias que pueden impactar en la actividades del sector de las telecomunicaciones abarcan desde la guerra civil en Siria a las tensiones en Oriente Medio hasta el conflicto entre Rusia y Ucrania.

Y su advertencia sobre la situación política no comprende sólo la inestabilidad provocada por las dos últimas citas electorales en España. Telxius también alerta del crecimiento de partidos políticos antieuropeístas y del auge de fuerzas políticas en Estados miembros de la Unión Europea con "políticas económicas y prioridades alternativas".

“Movimientos independentistas”

No se queda ahí. La compañía también advierte de “preocupaciones por movimientos independentistas dentro de la Unión Europea”, aunque no desgrana cuáles; y del impacto de acciones terroristas dentro de territorio europeo, que pueden afectar a la situación económica de la eurozona. Sobre todo a España y Alemania, los países europeos donde opera Telxius. “Puede tener un efecto negativo en el negocio de la compañía, en sus resultados operativos, condiciones financieras y cash flow”, enumera.

El folleto recoge ampliamente los riesgos y el entorno geopolítico en el que se moverá Telxius. Entra incluso a valorar la situación tras el 'sí' al ‘brexit’. “El proceso de salida de la Unión Europea va a suponer un ajuste económico para cualquier nueva relación de inversión y comercial”, indica. “Hasta entonces habrá que enfrentarse a las consecuencias de la incertidumbre en las inversiones, la actividad y los mercados financieros”.

Sin embargo, la principal preocupación a futuro es América Latina, donde Telxius concentrará una parte sustancial de su negocio. De hecho, el principal cable submarino que gestiona actualmente está en Latinoamérica. En este continente genera el 17% de los ingresos pro forma de la división de cable y el 7% en el caso del negocio de torres. El folleto recoge que los sucesos económicos y políticos en cualquier país latinoamericano pueden tener eco negativo en toda la región. Sin olvidar la estabilidad de las monedas en países clave como Argentina, Brasil y Colombia y el efecto de la inflación en el negocio. “Aunque algunas regiones han experimentado crecimiento económico, la recuperación aún es frágil”, apunta Telxius.

Un negocio de cables y torres

La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete tiene prisa por sacar a bolsa Telxius porque es el primer paso para reducir su elevado endeudamiento, que supera los 52.000 millones de euros. Además, tiene que acelerar el paso para evitar un posible bloqueo de la CNMV a partir del próximo 6 de octubre, cuando vence el mandato de Elvira Rodríguez como presidenta del supervisor. Previsiblemente, para desbloquear la situación, el Gobierno tiene que prorrogar su mandato al menos, hasta que haya un nuevo Ejecutivo.

El 3 de octubre, si no cambian los planes, cotizará entre el 36,4% y el 40% de Telxius, en función del apetito del mercado. El rango de precios oscilará entre los 12 y los 15 euros el título, lo que previsiblemente reportaría a Telefónica entre 1.090,9 y 1.363,6 millones de euros, según indica en el folleto aprobado este martes por la CNMV.

Un torre de telecomunicaciones en Londres.

Un torre de telecomunicaciones en Londres. Reuters

Dependiendo del precio de salida al parqué, Telxius valdrá entre 3.000 y 3.750 millones de euros. Los detalles de la colocación se han desvelado sólo un día después de que transcendiera que en el mercado hay dudas sobre el valor de los activos de la aún filial de Telefónica. En total, la compañía de infraestructuras gestionará 16.000 torres de telecomunicaciones (en España, Alemania y Latinoamérica) y 31.000 kilómetros de cable submarino que, por ejemplo, unen América de norte a sur, y que es el activo que más interesa a los inversores.

De hecho, Telxius reconoce que va a ser muy dependiente del negocio del cable. El pasado año, la compañía obtuvo unos ingresos proforma de 691 millones de euros. De ellos, más de la mitad, el 57%, correspondió al negocio de cable y el resto a las torres. En cuanto al flujo de caja recurrente, el 52% procedió de la actividad de cable submarino.

También asume que va a ser muy dependiente de Telefónica, porque, de ella, procederá el 65% de sus ingresos. Esa ha sido, precisamente, una de las críticas de los inversores en los últimos días: que la dependencia de Telefónica, su principal accionista, puede desalentar a rivales como Vodafone u Orange llegar a acuerdos con Telxius. Para convencer a los inversores, la compañía ha detallado el valor de su cartera de proyectos: 4.700 millones de euros.

Salarios

El folleto recoge cuál será la remuneración fija de cada consejero de Telxius: 60.000 euros por su pertenencia al consejo, otros 20.000 por estar en uno de los comisiones de la compañía y 10.000 euros, si se preside cada comisión. En total, Telxius tendrá nueve consejeros y, en la presidencia está un hombre de la casa: Guillermo Ansaldo; mientras que el consejero delegado es Alberto Manuel Horcajo Aguirre.

En el caso de su máximo responsable ejecutivo, la retribución alcanzará los 250.000 euros. En ningún caso, apunta, los aumentos anuales de las remuneraciones no podrán superar el 20% y a ellas habrá que sumar la retribución variable que está ligada a la consecución de objetivos. En el caso del consejero delegado, su variable no podrá superar el 131% de su salario fijo.