OHL

Villar Mir cede la presidencia de OHL a su hijo y pone en duda a Piqué como primer ejecutivo

El presidente del Grupo OHL, Juan Miguel Villar Mir, va a proponer a la Junta su sucesión, el relevo puede ser este año, aún lo tiene que proponer y aprobar al consejo.

Piqué, junto a Villar Mir.

Piqué, junto a Villar Mir. Reuters

  1. OHL
  2. Grupo Villar Mir
  3. Constructoras
  4. Corrupción
  5. Josep Piqué

El empresario Juan Miguel Villar Mir escenifica de nuevo el relevo al frente del imperio familiar como ya hizo en los resultados anuales en febrero. Él se quedará, este mismo año, como presidente del grupo Villar Mir y su hijo de presidente de OHL. Además, pone en cuestión la continuidad de Josep Piqué como consejero delegado de la constructora: "Tengo que reflexionar y está pendiente de la decisión del consejo", ha asegurado el empresario ante los periodistas.

El presidente de OHL abre la puerta a sucesión este año a su hijo Juan Miguel Villar Mir Fuentes. "Estamos saliendo de la crisis, es el momento de empezar una nueva etapa". Villar Mir reconoce que su edad, 84 años, es el motivo del relevo.

"Llevo 29 años de presidente y dejaré el Consejo porque cuando uno se va se tiene que ir del todo", dijo el principal accionista de OHL, Ferroglobe y Torre Espacio. "No conozco a nadie que trabaje más que yo, estoy en la primera infancia y tengo una salud excelente", matizó a los medios. "Espero que mi hijo sea todavía mejor que yo", sentenció.

Anuncia su relevo y, posiblemente, también el de Piqué, de quién no da por segura su continuidad. "Aún lo tengo que reflexionar y está pendiente de que lo decida el consejo de administración", asumió un encuentro con medios de comunicación previo a la junta de accionistas. La salida de Piqué, según fuentes del mercado, será pactada y, previsiblemente, se escenificará después del verano.

El marxismo ha fracasado en todos los países. En el mundo no queda nadie que tenga fe en la ideología marxista.

"Podemos sería un desastre"

Villar Mir también se ha pronunciado sobre la situación política. "Podemos sería un verdadero desastre para la economía española, una desgracia para España y para todos los españoles", apuntó en la conferencia de prensa. 

Celebra, sin embargo, que exista el partido encabezado por Pablo Iglesias "con una ideología marxista leninista pero llamado a ser oposición, representa al 10% o 15% de la población que está frustrada porque no le ha ido bien. El marxismo ha fracasado en todos los países. En el mundo no queda nadie que tenga fe en la ideología marxista".

Como ya hizo en las elecciones de diciembre, Villar Mir vuelve a abogar por un gobierno de coalición PP y PSOE, donde también ve cabida a Ciudadanos. El aún presidente de OHL no ha querido pronunciarse sobre un posible pasó atrás de Mariano Rajoy para facilitar esa coalición. "Eso lo tiene que decidir su partido, yo nunca he pertenecido a ningún partido. Yo creo en dios, en la religión católica, en la propiedad privada y en la economía de mercado".

También ha hablado sobre la implicación de su yerno en la trama Púnica. "Sobre mi yerno, López Madrid, se han dicho falsedades. En este momento todo lo que de están diciendo son falsedades, salvo lo de las 'tarjetas black'. Fue consejero de Bankia, le dieron una tarjeta, como a todos, y devolvió lo que se gastó y con intereses". Villar Mir pese a dar un paso atrás en OHL seguirá como presidente del Grupo Villar Mir, la matriz de sus empresas y en la que sigue como consejero Javier López Madrid.

Preocupado por el 'brexit'

Si para Villar Mir un Gobierno de Podemos sería "un desastre", el brexit sería otro. "Me preocupa mucho", que los británicos decidan decir adiós a la Unión Europea. "Nos afecta porque tenemos en Londres la sede de Globe [una de las filiales del grupo Villar Mir] y porque estamos haciendo el desarrollo más importante de Londres [las obras de reconversión en hotel del otrora Ministerio de la Guerra] y por la relación que tiene Londres con España y con la Unión Europea". 

"Salir de Europa sería un desastre para el Reino Unido. Hay economistas que pronostican una caída del PIB [británico] del 3%, pero creo que sería bastante más porque su economía gira sobre todo en torno a los servicios financieros", añadió Villar Mir. "Pero también sería caro para la Unión Europea y, especialmente, para España. Somos los dos países que tienen más tráfico aéreo del mundo y no digamos el turismo inglés en España".