Abengoa

Colapso del negocio de Abengoa: su deuda se duplica y sus ventas se desploman a la mitad

Los efectos del preconcurso golpearon a la empresa sevillana, que asiste a un parón de su negocio. Abengoa ha reducido su plantilla en un 30% respecto a 2015.

Torre de Abengoa Solar en Solucar, en Sevilla.

Torre de Abengoa Solar en Solucar, en Sevilla. REUTERS

  1. Abengoa
  2. Energía
  3. Concurso acreedores
  4. Energías renovables

Abengoa, el gigante de energías renovables al borde de la quiebra, registró unas ventas de 719 millones de euros en el primer trimestre del año, un 54% menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras que su ebitda (resultado bruto de explotación) se desplomó un 85%, hasta 48 millones.

Las pérdidas netas ascendieron a 340 millones, mientras que su deuda neta se ha duplicado, hasta 5.148 millones. En el marca de su proceso preconcurso y negociación con los acreedores, la compañía señala que "ha habido una ralentización del negocio de forma generalizada, con un efecto en los resultados financieros". Respecto al año pasado, la plantilla se ha recortado un 30%, hasta 17.794 personas.

"Abengoa continúa avanzando en las negociaciones con sus acreedores financieros, con el objetivo de llegar a un acuerdo final de reestructuración para fortalecer la estructura de capital que le permitirá continuar su actividad de forma competitiva y sostenible. En este contexto, los resultados del primer trimestre de 2016 han sido preparados bajo el principio de empresa en funcionamiento. A pesar de la limitada situación de liquidez, Abengoa ha conseguido mantener cierto nivel de actividad demostrando la resiliencia de sus negocios", dijo.

Con respecto a los principales hitos alcanzados hasta la fecha en el proceso de reestructuración financiera, el 28 de marzo de 2016 la Compañía presentó en el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Sevilla la solicitud de homologación del contratode espera o Standstill que recibió el apoyo del 75,04% de los acreedores financieros.

El contrato de espera permitirá a la Compañía continuar con las negociaciones de su plan de refinanciación con la intención de llegar a un acuerdo global lo antes posible. Poco después, el 6 de abril de 2016 el Juez titular del Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Sevilla dictó auto declarando la homologación judicial del contrato de espera y extendiendo el periodo de protección crediticia hasta el 28 de octubre de 2016.