Automovil

Elon Musk duerme en un saco de dormir para sacar adelante la producción de Tesla

El grupo automovilístico no podrá empezar a fabricar el Model 3 el próximo 1 julio por los retrasos de los proveedores y mantiene sus cuentas en números rojos.

Elon Musk, creador de Tesla

Elon Musk, creador de Tesla

  1. Tesla Motors
  2. Elon Musk
  3. Automoción
  4. Coche eléctrico

Sacar adelante la producción de Tesla se ha convertido en un dolor de cabeza para su fundador Elon Musk. Hasta tal punto que se ha visto obligado a trasladarse, día y noche, a la fábrica de coches eléctricos en California para lograr el objetivo de unidades entregadas.

“Mi mesa de trabajo está al final de la cadena de producción”, reconoció Musk en una conferencia de analistas en la noche del miércoles, hora española. “Tengo un saco de dormir en una sala de conferencias adyacente a la línea de producción y lo uso frecuentemente”, admitió. Su intención, recalcar que es posible lograr el objetivo de 500.000 vehículos en 2018, dos años antes de los previsto, por muy difícil que parezca.

Números rojos

“Todo el equipo está absolutamente centrado en lograr los objetivos de fechas y de calidad a los costes que nos hemos marcado. Por eso, confío plenamente en que conseguiremos esa meta”, recalcó Musk. A día de hoy, aún le queda mucho camino que recorrer para lograrlo. En el primer trimestre de 2016, Tesla fabricó 14.810 vehículos y produjo 15.510 unidades. Es la mayor cifra de la historia de la compañía, pero no suficiente para lograr, por fin, dejar atrás los números rojos.

Tesla, en estos tres meses, perdió 282 millones de dólares (cerca de 247 millones de euros). Es decir, un 83% más que en el mismo periodo de 2015 y a pesar de que sus ingresos van al alza. Hasta el 31 de marzo, su cifra de ventas creció un 22%, hasta 1.147 millones de dólares.

Imagen del último modelo de Tesla.

Imagen del último modelo de Tesla.

De aquí a final de año, intentará pisar el acelerador y tampoco es fácil. Hasta ahora, sus ventas dependen de sólo dos modelos, el S y el X. Este último, su todoterreno SUV, va mucho más despacio de lo previsto y, en el inicio del año, sólo ha entregado 2.659 unidades del modelo. Su retraso ha provocado, esta misma semana, la marcha de dos altos directivos.

El futuro Model 3, su ‘low cost’ no parece ir mucho más rápido. No logrará empezar a fabricarlo el 1 de julio como quería. Musk marcó esa fecha en el calendario para lograr que sus proveedores “se pusieran las pilas”, según indicó a los analistas. “Es una fecha imposible”, matizó. Se retrasará meses y, previsiblemente, no llegará a las carreteras a finales de 2017. Del Model 3 ya tiene casi 400.000 pedidos.

Musk afirma que los proveedores ya han acelerado el paso. "Ahora que las limitaciones en la cadena de suministro se han resuelto, planeamos terminar el segundo trimestre a un nivel de producción estable de 2.000 vehículos a la semana”. De ser así, este año podrá llegar hasta los 90.000 vehículos producidos.

Problemas de caja

Ese volumen de reservas del Model 3, que conllevan un depósito de 1.000 dólares, no le permite dar aire a su liquidez. Al cierre del trimestre, su cash flow era negativo en más de 466 millones de dólares. Ante esta situación, el mercado especula con una posible ampliación de capital o nuevas inyecciones de financiación.

Para lograr su producción y entregas en Europa y Asia, Musk abre la puerta a construir fábricas a este lado del Atlántico. Es la única forma de lograr cumplir con las entregas del Model 3.