Lucha antiterrorista

El BCE deja de emitir billetes de 500 euros por su uso para “actividades ilícitas”

Los que ya están en circulación podrán seguir utilizándose como medio de pago y depósito de valor.

Billetes de 500 euros.

Billetes de 500 euros. Reuters

  1. BCE
  2. Corrupción
  3. Terrorismo

La emisión de nuevos billetes de 500 euros tiene los días contados. El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este miércoles dejar de producirlos de forma permanente desde finales de 2018. Esta medida responde a “la preocupación de que este billete podría facilitar actividades ilícitas”, según ha anunciado el BCE en un comunicado.

Los billetes de 500 euros que ya están en circulación seguirán siendo de curso legal y podrán continuar utilizándose como medio de pago y depósito de valor. “Siempre retendrán su valor y pueden intercambiarse en los bancos centrales nacionales del eurosistema durante un periodo de tiempo ilimitado”, asegura el BCE.

La emisión de billetes de 500 euros se detendrá “a finales de 2018”, justo cuando está previsto introducir las nuevas series de billetes de 100 y 200 euros. El resto de denominaciones –desde 5 a 200 euros- seguirán produciéndose como hasta ahora. El BCE y los bancos centrales se comprometen a tomar las medidas necesarias para garantizar que el resto de billetes estén disponibles en cantidades suficientes.

Según el sindicato de técnicos de Hacienda Gestha, los billetes de 500 euros suponen el 77,4% del total del dinero de circulación en España, un porcentaje que se ha triplicado desde diciembre de 2002.

Financiación del terrorismo

La retirada de los billetes de 500 euros era una de las medidas que reclamaban los ministros de Economía de los 28 como parte de su plan para combatir la financiación del terrorismo. El órgano de cooperación policial de la UE, Europol, alertó de su uso para fines ilícitos.

“Nosotros hicimos un informe sobre la posibilidad de que en la criminalidad se usen de una manera más intensiva los grandes billetes, en este caso los billetes de 500 euros. Esto se puede aplicar a cualquier delito: al lavado del dinero, a la corrupción o al terrorismo”, ha explicado en una entrevista a EL ESPAÑOL el director del Centro Europeo de Lucha Antiterrorista, Manuel Navarrete.

“El uso de efectivo con billetes grandes es algo que se debería estudiar porque puede aumentar la impunidad de la criminalidad, ya que los pagos dejan menos rastro, y también facilitar la financiación del terrorismo, pero sobre todo de la criminalidad organizada”, señala Navarrete.

Según el informe de Europol, estos son los principales motivos por los que los billetes de 500 euros deben retirarse:

1.Hay muchos en circulación pero no se usan como medio de pago. Una gran proporción de los billetes en circulación en la UE son de alta denominación. En valor, los billetes de 500, 200 y 100 euros representan el 54% de los billetes en circulación. Sólo los billetes de 500 euros suponen el 30% del valor de los billetes en circulación, pese a que no son un medio común de pago. El 56% de los ciudadanos europeos nunca ha visto un billete de 500 euros y muchos comercios ni siquiera los aceptan. Para Europol, este es el indicio más claro de que lo utilizan los delincuentes para acumular efectivo y blanquear dinero.

“Aunque el BCE considera que una gran proporción de los billetes de 500 euros en circulación pueden ser utilizados para propósitos de almacenamiento (de riqueza en tiempos de turbulencias financieras o de incertidumbre geopolítica), también hay pruebas de que se utilizan de forma desproporcionada en las diversas fases de las actividades delictivas y del proceso de blanqueo de dinero”, señala su informe.

2.Apenas se falsifican. Los de 500 euros representan sólo el 0,8% de los billetes falsificados detectados. El ranking de falsificaciones lo lideran los de 20 euros (46,5% del total) y los de 50 (34,7%). El motivo es muy simple. Pocos comercios admiten el pago con 500 euros por motivos de seguridad y los que lo hacen tienen más medios para verificar su autenticidad. Las redes criminales obtendrían muy pocos beneficios con esta actividad. De hecho, Europol sospecha que muchos de los billetes de 500 euros falsificados interceptados tenían como destino el pago fraudulento entre grupos de delincuencia organizada. Eso es otro indicador de su popularidad en las redes criminales.

3.Son fáciles de transportar sin ser detectados. Por ejemplo, un millón de euros en billetes de 500 equivale sólo a 2.000 billetes que pesan 2,2 kilos y ocupan un espacio de menos de tres litros. Eso supone que cabrían fácilmente en una pequeña bolsa de ordenador. Mientras tanto, la misma cantidad de dinero en billetes de 50 euros equivale a 20.000 billetes con un peso de 22 kilos. Ocuparían el espacio de una maleta pequeña.

4.Estados Unidos, Canadá y Reino Unido no tienen billetes con denominación tan alta. Pese a ello, las tres economías funcionan “perfectamente bien”. Además, Londres ya prohibió en 2010 los billetes de 500 euros después de que una investigación de sus servicios de seguridad desvelara que el 90% estaban en manos de delincuentes.