suspensión de pagos

Abengoa pedirá el preconcurso tras la espantada de Gonvarri

La ingeniería sevillana solicitará la protección legal contra sus acreedores después de que Gonvarri (Gestamp) haya abortado la operación de rescate.

Felipe Benjumea, primer accionista de la empresa.

Felipe Benjumea, primer accionista de la empresa.

Al borde de la suspensión de pagos. Abengoa ha señalado que solicitará la protección contra acreedores después de que Gestamp, que a través de su filial Gonvarri iba a rescatar la empresa haya renunciado a entrar en su capital solicitará el preconcurso de acreedores "a la mayor brevedad", ha informado a la CNMV. La cotización de la empresa en bolsa está suspendida por el regulador.

La retirada de Gonvarri, sociedad del grupo Gestamp, se produce después de que no haya logrado el acuerdo con los bancos acreedores de Abengoa para respaldar una nueva financiación de la empresa. Era una de las condiciones del preacuerdo anunciado el pasado 8 de noviembre entre ambas compañías.

En el compromiso de Gonvarri iba una inyección de capital inmediata de 150 millones de euros a cambio del 28% del capital de Abengoa. Posteriormente, Gonvarri iba a aportar otros 112 millones en una segunda ampliación de capital de 400 millones. La operación estaba pendiente de la 'due dilligence' -análisis y auditoría de los activos-.

Preconcurso, deuda de 6.290 millones

Abengoa asegura en un comunicado que "continuará el proceso de negociación con sus entidades acreedoras con la finalidad de alcanzar un acuerdo que garantice la viabilidad financiera de la misma al amparo del artículo 5 bis de la Ley Concursal, que es intención de la Sociedad solicitar a la mayor brevedad".

Por tanto, la compañía todavía hoy propiedad de la familia Benjumea tendrá un plazo de tres meses -ampliable a cuatro- para intentar alcanzar con la banca un acuerdo de refinanciación antes de evitar el concurso, que supondría la suspensión de pagos de su deuda con la banca y a los proveedores de la empresa.

La deuda de Abengoa.

La deuda de Abengoa.

Al cierre de septiembre, la deuda neta del grupo -que resta el dinero en caja y las inversiones financieras a corto plazo- sumaba 6.290,7 millones de euros, por debajo de los 7.302,7 millones con los que cerró el ejercicio 2014. Su deuda bruta roza los 10.000 millones. No obstante, los créditos asociados a los proyectos impulsados por la compañía junto a otros inversores en todo el mundo elevarían la exposición de la banca a 20.000 millones en el caso de que se produjese una suspensión de pagos.

Según datos recabados por Efe, Abengoa emplea a 24.306 personas y factura unos 7.000 millones de euros, de los que el 88 % proceden de su actividad en el exterior. La ingeniería fue fundada en enero de 1941, con lo que a principios de 2016 cumplirá 75 años, y desarrolla su actividad en más de 80 países.