premios goya

Cultura cuestiona los datos sobre la piratería de Antonio Resines

El presidente afirmó que se descargan 1.900 películas por minuto en España. Según el Ministerio es imposible conocer esas cifras.

Antonio Resines junto a Pablo Iglesias en la gala de los Goya

Antonio Resines junto a Pablo Iglesias en la gala de los Goya EFE

  1. Premios Goya
  2. Piratería
  3. Antonio Resines
  4. Películas
  5. Cine español
  6. Ministerio de Cultura
  7. Propiedad intelectual

Había expectación con el discurso de Antonio Resines en los premios Goya. ¿Hablaría del fraude del taquillazo? ¿de la reforma de la Ley del Cine? Nada de eso. Resines volvió a hablar de la piratería y lo hizo dando unos datos estratosféricos: aseguró que en el año 2015 se descargaron ilegalmente 1.900 películas por minuto en España. Es decir, que según él al día se producen 2.736.000 descargas ilegales, y al año 998 millones. El presidente de la Academia no dijo de dónde había sacado los datos, sin aclarar la veracidad de los mismos.

Quien también duda de ellos es el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, de Íñigo Méndez de Vigo, ya que como informan a este periódico “es imposible obtener ese dato en España”. “En un ordenamiento jurídico con una normativa de protección de datos y secreto de las comunicaciones homologable a España, la UE o EEUU es imposible conocer cuántas descargas de contenidos, legales o ilegales, se producen”, explican desde la institución.

Es imposible conocer cuántas descargas de contenidos, legales o ilegales, se producen en España

La única posibilidad es que ese dato se lo hubieran proporcionado las webs de esas descargas, “algo imposible en el caso de las descargas ilegales”, recuerdan desde el Ministerio. “Cuando alguien en España ha intentado dar una cifra, principalmente la Coalición de creadores, hemos pedido conocer de dónde sale ese dato o estimación y cómo se ha llegado a él, nunca nos lo han aclarado”, confirman a El español a la vez que proporcionan datos de las medidas tomadas en este tiempo por la Comisión de Propiedad Intelectual.

Más de un 95% de las webs vulneradoras requeridas hasta ahora por dicha comisión a instancias de los autores y entidades de gestión han retirado de manera inmediata los contenidos. Además, 33 páginas web han cesado por completo su actividad.

Resines junto a Manuela Carmena en la gala de los Goya

Resines junto a Manuela Carmena en la gala de los Goya EFE

Para Cultura sí que se está actuando contra la piratería, algo que Resines ponía en duda en su discurso. Actualmente hay 13 webs con contenidos presuntamente ilícito entre las 250 webs más visitadas por usuarios españoles, cuatro de las cuales tienen vinculación clara con España. La mitad de las que el mismo ranking mostraba en marzo de 2012. “Esto evidencia una reducción objetiva del fenómeno de la vulneración de los derechos de propiedad intelectual en Internet en España. Si bien, vamos a seguir trabajando intensamente con contundencia para eliminar esta lacra para nuestros autores”, concluyen desde el Ministerio de Cultura.

La academia y la piratería

El ataque de resines a internet es el último desencuentro de la Academia de Cine con los contenidos online. Una relación compleja que se remonta a 2011, cuando el entonces presidente de la institución, Álex de la Iglesia, se opuso a la Ley Sinde, e incluso renunció al cargo en señal de protesta. En su discurso antes de dejar la presidencia dejó un mensaje claro: “No tenemos miedo a internet. Internet es la salvación de nuestro cine".

Álex de la Iglesia en la gala de los Goya de 2011

Álex de la Iglesia en la gala de los Goya de 2011 EFE

Su sucesor en el cargo, Enrique González Macho, respondía desde la misma posición un año más tarde. En su intervención en la gala de los Goya manifestó que "Internet no forma parte de la actividad económica del cine. No es ni sustituto, ni complemento al cine", en alusión a la opinión defendida por De la Iglesia, que pocos días después publicaba un artículo en El país respondiéndole.

Tres años después desde la Academia siguen anclados en el mismo lema que les separa, cada vez más, de los usuarios y de todos aquellos que han cambiado su forma de ver las películas.