Cine

La pasión por 'Star Wars' llega al templo de las subastas

Sotheby's de Nueva York acoge la primera puja de muñecos y otros coleccionables de la saga. Los más caros parten de 35.000 dólares. 

Una de las figuras del cazarrecompensas Boba Fett, que parten de 3.000 dólares

Una de las figuras del cazarrecompensas Boba Fett, que parten de 3.000 dólares Sotheby's

  1. Star Wars
  2. Subastas
  3. Sotheby's
  4. Coleccionismo
  5. Películas
  6. Obras de arte
  7. Nueva York
  8. Estados Unidos
  9. Luke Skywalker

Más de uno sonreirá y pensará: "Siempre supe que eran piezas de arte". Sotheby's, al menos, les dará la razón por un día: el próximo 11 de diciembre la sede de Nueva York de la casa de subastas acogerá la primera puja que, bajo el nombre Return of the Nigo, pondrá a la venta un lote de figuras, muñecos, monedas, tazas y un sinfín de objetos coleccionables de la saga Star Wars. El precio de salida más alto corresponde a dos ediciones completas de 63 monedas con grabados de las películas acuñadas en 1985, que saldrán entre 25.000 y 35.000 dólares. Justo a continuación, por 12.000 a 18.000, una figura de Luke Skywalker de 1978, una rareza: es una de las únicas 20 que se conservan de la serie, con un sable láser de doble extensión.

"He estado buscando un set de monedas. Son, proverbialmente, las ballenas blancas de la comunidad coleccionista de Star Wars", explica Jordan Hemsbrough, un experto en juguetes que ha organizado la puja para Sotheby's. "De niño, nunca tuve un Luke con láser doble telescópico. Son muy, muy raros. No poseí uno hasta hace muy poco, ya como un coleccionista adulto", añade. 

Boba Fett, al alza

"En una casa de subastas no tan lejana…", comienza la nota en la web de Sotheby’s. La casa organiza la subasta junto a Nigo, un empresario y diseñador japonés que trabaja en los campos de la música y el diseño artístico. En total, más de 600 piezas que incluyen cascos de Darth Vader y de soldados imperiales, y un sable láser firmado por Christopher Lee, el actor que interpretó al Conde Dooku. Todas las piezas proceden de la colección privada de Nigo, que el empresario ha pasado años reuniendo, desde que comenzó a coleccionarlos en los años noventa, en su taller de Tokio. 

Como en tantos objetos de colección, los precios vienen dados en muchos casos no tanto por el cariño al personaje -cabría pensar que los Han Solo, Leia, Luke o Darth Vader son los más valorados- sino por la oferta y la demanda. Las piezas raras cotizan al alza: el tercer lote más caro en principio es una figura del general rebelde Madine, de El retorno del Jedi, puesta a la venta en 1983: la caja lleva el título del filme rotulado en tres idiomas, una edición de la que sólo hay 12 ejemplares en todo el mundo.

Revenge of the Jedi

Revenge of the Jedi

Las figuras del cazarrecompensa Boba Fett cotizan al alza: varias rondan las 3.000-5.000 dólares de salida. También alguna de Han Solo, de Cara de Yak,, de pilotos de caza... Todas las figuras se venden impecables, en sus respectivas carcasas: para sus propietarios no son objetos de juego, sino de colección.

Rarezas 

A veces, como ocurre en la filatelia, los errores se convierten en rarezas: la subasta incluye cartones para las carcasas de muñecos -sin estos- que se imprimieron antes de que Revenge of the Jedi pasara a llamarse definitivamente Return of the Jedi. Dos de Han Solo y Luke Skywalker salen por entre 2.000 y 4.000 dólares.

Cascos de Darth Vader firmados por Hayden Christensen, réplicas de sables láser y de armas imperiales, figuras irlandesas de la saga, muñecos de peluche o un pequeño R2D2 de cuerda son algunos de los objetos de la subasta.