Bajo el título ‘Ciberseguridad y cloud: retos y potencialidades’ se ha celebrado la última mesa redonda de la primera jornada de ‘Wake Up, Spain!’. En ella se ha tratado un pilar que es fundamental en los procesos de digitalización y que en ocasiones permanece en un segundo plano: la ciberseguridad.

Noticias relacionadas

Sobre este asunto, Rosalía Machín Prieto, capitana de la Guardia Civil y jefe de proyectos europeos de I+D+i en la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, ha apuntado que en España el 30-40% de las compañías ya han desarrollado indicadores para controlar amenazas externas, aunque ha a remarcado la importancia de "prestar más atención a la protección de los datos" como primera línea estratégica.

En cuanto al potencial de la industria española de ciberseguridad la ha calificado como "fuerte" y ha destacado la buena consideración que se tiene de ella en otros países. Un argumento con el que ha coincidido Javier Cazaña, regional sales manager de Iberia de VMware, quien confirma que "nuestros ingenieros están muy bien reconocidos fuera de nuestro país".

Cazaña ha recordado que el año que hemos dejado atrás, el sector empresarial ha estado sometido a mucha presión: "hemos visto a todos los departamentos de infraestructuras alineados con los departamentos de ciberseguridad e IT para crear pequeñas oficinas en nuestra casa". Un modelo que no parece que vaya a cambiar y para el que "los empresarios deben prepararse y los fabricantes debemos ofrecer lo que necesitan ante los riesgos".

Por su parte, Ignacio Villalgordo, director general de NetApp España, ratifica la transformación digital acelerada por el covid-19 y el aumento del acceso a los servicios cloud "aunque a diferentes velocidades, tanto en Administraciones públicas como en el ámbito privado". Su apuesta es por un modelo híbrido en el que convivan ambas infraestructuras. 

Javier Martínez, sales engineering manager en Google Cloud España, cree que, ahora mismo, "las empresas crean sus mecanismos de defensa conforme van creciendo". Y en su intervención en esta mesa, moderada por Alberto Iglesias, subdirector de D+I, pone de nuevo en valor el talento que hay en España: "Como ejemplo, desde nuestra compañía acabamos  de anunciar el crecimiento de la oficina de seguridad que tenemos en Málaga". 

  

Unos de los retos que las empresas se ven obligadas a afrontar es la elección de sus infraestructuras. Como adelantaban más arriba los participantes, el modelo híbrido se perfila como el más idóneo. "Hasta hace pocos años el Ministerio del Interior era reticente al uso del cloud porque consideraba que esos datos no podían estar a disposición de organismos independientes. Ahora se entiende que esto no tiene que ser así y ya se está trabajando en Europa en la interconexión de esos datos", ha reconocido Machín Prieto.

En VMware ya están trabajando en tecnologías de "nueva generación". Cazaña explica que están tratando de automatizar reportes sobre posibles amenazas y riesgos para que esa información le llegue a los ingenieros y "hacer uso de ello para mejorar la confianza y la seguridad". Defiende que "la ciberseguridad es una mezcla de estrategia y táctica". 

Villalgordo resalta que para mover datos al cloud hay un reto fundamental: contar con unas infraestructuras en España. "Hasta hace poco había cierta ambigüedad en la regulación y falta de maduración en los casos de uso, pero todo esto ya se está superando". Y mejorará cuando dispongan de data centers operativos en España. 

Un anuncio que está en línea con lo anunciado por Martínez durante la sesión, quien sin dar muchos detalles ha adelantado que "en unos meses vamos a tener una región en Madrid y esto significa tener los datos en España. Estamos en un momento dulce, están llegando las inversiones a España". Desde Google Cloud apuestan por el modelo híbrido como el ganador: "el cloud da ciertas ventajas de flexibilidad, pero hay ciertos datos que las empresas prefieren tener más controlados". 

Durante la mesa todos los participantes han manifestado que además de talento también estamos empezando a tener la infraestructuras. Con este contexto, ¿qué se puede hacer en España para convertirla en un hub en ciberseguridad? Javier Martínez, sales engineering manager en Google Cloud España, cree que sin duda "falta inversión". Y hace un llamamiento a estamentos públicos y privados para "mirar a lugares como Israel o Silicon Valley para empezar a desarrollar la tecnología".

Una posición con la que está de acuerdo Ignacio Villalgordo, director general de NetApp España: "tenemos buenas ideas, pero no tenemos los mecanismos ni las infraestructuras para llevarlas a la práctica". Y a lo que Javier Cazaña, regional sales manager de Iberia de VMware añade que "los directivos de las grandes compañías han de ver la seguridad como una inversión y no como un gasto". 

También recalca la importancia y urgencia de promover que los jóvenes ingenieros se interesen por la ciberseguridad. Algo con lo que todo los ponentes coinciden. Para concluir, Rosalía Machín Prieto, capitana de la Guardia Civil y jefe de proyectos europeos de I+D+i en la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, remarca los dos retos que el ámbito de la ciberseguridad tiene por delante: "generar y retener ese talento en España y conseguir esa financiación, sobre todo desde Europa".