La digitalización de las Administraciones Públicas en España es uno de los ejes del Plan de recuperación, transformación y resiliencia puesto en marcha por el Gobierno para superar la crisis de la covid-19, un proceso que tiene que situar a los ciudadanos en el centro y aprovechar todo el potencial que ofrecen los datos con los que cuenta la administración.

Noticias relacionadas

En su intervención en el foro 'Wake Up, Spain!', Juan Jesús Torres, secretario general de Administración Digital del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha repasado las iniciativas puestas en marcha por el Gobierno para impulsar la transformación digital de las administraciones y dar así un "salto decisivo" en eficacia y trasparencia y eliminar trabas administrativas.

Además, ha añadido que con estos planes también buscan lograr una mayor personalización en los servicios y una mejor experiencia de usuario con un nuevo modelo de relación, así como que la Administración sea catalizadora de la innovación tecnológica en el ámbito privado. "Es fundamental simplificar la relación del ciudadano y las empresas con la administración", ha incidido. 

Por su parte, Juan Cruz Cigudosa, consejero de Universidad, Innovación y Transformación Digital del Gobierno de Navarra, ha destacado que la digitalización de las administraciones autonómicas es una tarea “eminentemente autonómica” dado que las CCAA son las que tienen la mayor carga de profundidad respecto a los servicios que se prestan a los ciudadanos, ya que de ellas dependen la sanidad, la educación, el empleo y el transporte.

En este sentido, ha apuntado que esta tarea no la pueden acometer solos, sino que es necesaria una mayor colaboración público-privada, al mismo tiempo que ha advertido de que las Administraciones tienen tres retos "prácticamente exclusivos" de gobernanza digital: que no haya algoritmos que amplifiquen el pensamiento extremo, que el proceso se haga de forma abierta y que se determine el límite del control que se cede a la Inteligencia Artificial.

Juan Carlos Abascal, alcalde de Ermua, ha remarcado que no estamos viviendo una época de grandes cambios, sino un "cambio de paradigma" en la que la covid-19 ha puesto el foco en los retos que ya teníamos, que generan miedos e incertidumbres, pero también oportunidades.

En este sentido, Abascal ha recordado la apuesta que desde hace años realizan en el municipio por la digitalización, que les ha permitido atraer empresas de la economía digital que de otras maneras no hubieran apostado por la localidad. También, ha incidido en la importancia que tienen las personas en todo este proceso, de ahí la necesidad de impulsar un cambio en la organización y en la forma de trabajar en la Administración.

España puede ser un referente internacional

Por su parte, Ivete Ferreira, directora de Innovación Cloud de Microsoft España, ha destacado los avances registrados por España en los últimos años en administración digital, y ha asegurado que en la compañía creen que España puede ser "un referente internacional" en este ámbito, como reflejan sus inversiones en el país. 

En este sentido, ha apuntado que para lograrlo es necesario modernizar el puesto de trabajo y capacitar digitalmente al empleado público; aprovechar la Inteligencia Artificial y lograr una gestión eficiente del dato; y situar la seguridad en el centro de este proceso, ya que "todo esto solo es posible si es seguro". 

Arnaud Marivain, director del sector de Administraciones Públicas y eHealth en Grupo Oesía, ha subrayado la importancia de la colaboración público-privada, así como de poner al ciudadano en el centro de todo este proceso. En este sentido, ha apuntado que esto no es lo que ocurre actualmente, en la que la Administración "es reactiva, no proactiva"

Asimismo, ha incidido en la necesidad de dejar atrás "la era del documento" y entrar en la "era del dato", ya que solo así se podrá aprovechar todo el potencial que ofrecen tecnologías disruptivas como la IA o el blockchain. Para ello, también ha resaltado que es muy importante "cambiar el chip" y pasar del modelo de austeridad al modelo del gasto.