Las grandes energéticas españolas, Iberdrola, Endesa, Naturgy, Repsol, Cepsa, REE, Enagás, Acciona y, detrás de ellas el resto de empresas del sector, caminan en la misma dirección. Nadie duda ya que no hay otra opción que la descarbonización de la economía; y las energías alternativas, las que no queman combustibles fósiles y no emiten CO2, serán las protagonistas en la lucha contra el cambio climático.

Noticias relacionadas

Pero para poder acometer semejante hazaña y financiar toda la transformación del sistema energético del país es necesario ir de la mano de las instituciones públicas. Y eso significa acceder a los fondos NextGeneration, la ayuda europea para la recuperación y la reconstrucción verde de la que España recibirá 140.000 millones de euros.

Una cuestión en la que han coincidido todos durante su intervención en el simposio 'Wake up, Spain!', organizado por EL ESPAÑOL, Invertia y D+I (Disruptores e Innovadores).

Nuevas tecnologías renovables

"Iberdrola ha presentado 150 proyectos por un importe de 21.000 millones de euros que involucran a 350 empresas de este país. Proyectos que van desde el hidrógeno verde hasta las energías marinas flotantes", ha dicho Ignacio Galán, presidente de la energética durante su intervención.

Pero, "en el tema del hidrógeno también estamos tratando de atraer inversores. Negociamos con empresas, con algunas importantes, para producir desde España”, señala.

Además, todo ello estará amparado por el plan de inversiones brutas, que en los próximos cinco años se elevarán a 75.000 millones de euros y el 90% -68.000 millones- serán orgánicas. Más de la mitad del crecimiento orgánico (51%) irá a renovables y el 40%, a redes.

Por su parte, Francisco Reynés, el presidente de Naturgy ha explicado que Naturgy ha presentado unos 100 proyectos por valor de casi 14.000 millones de euros. Todos ellos van alineados con los ejes estratégicos de la compañía: adaptación de la actividad al mundo nuevo de la descarbonización y centrada en energías renovables; adaptación de las infraestructuras de distribución y la digitalización.

Dentro de las energías renovables, ha destacado la importancia del gas para cumplir con la descarbonización. Y dentro de esta misma, capítulo especial merecen sus esfuerzos en biogás. 

También tiene una visión muy optimista sobre los fondos europeos el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, que considera que “son muy buenos para proteger ciertas industrias nacientes y oportunidades como la del hidrógeno”.

En su opinión, “si se dirigen bien, y tengo la sensación de que sí, me parece muy correcto el enfoque que le está dando Europa y los Gobiernos. Puede tener efecto multiplicador valioso”. Sin embargo, cree que los 140.000 millones de euros que recibirá España “no son suficientes” para abordar el cambio climático.

También Repsol impulsará la transformación de su negocio con proyectos innovadores para los NextGeneration. "De los 18.000 millones de nuestro plan estratégico 7.000 van a ir a España", ha dicho su consejero delegado Josu Jon Imaz. "Eso ya está decidido. Pero, además, queremos avanzar más rápido para mejorar la cadena de valor. Hemos presentado 30 proyectos valorados en 5.900 millones a los planes europeos de recuperación. Los fondos europeos nos pueden ayudar, por ejemplo, a tomar las medidas para conseguir producir hidrógeno con menos costes".

"Invertiremos casi 8.000 millones al año en los próximos cinco años", ha señalado por su parte, José Bogas, consejero delegado de Endesa. Ha reconocido que la compañía antes era la más "carbonera" y ya "hemos decidido cerrar las centrales térmicas y avanzar de manera decidida en la descarbonización y la implantación de las renovables".

"Esta capacidad la vamos a sustituir por 5.100 MW renovables y además de reconvertir el empleo de estas centrales". Por eso ha lanzado Futur-E, la estrategia de Endesa para impulsar la descarbonización de su negocio de generación eléctrica, con planificaciones específicas para cada uno de los emplazamientos en que hoy se encuentran las centrales térmicas y cuyo desarrollo se alargará durante la próxima década. Cada planta tendrá un Futur-e, cada uno diferente y adaptado al entorno.  

Descarbonización vs. Electrificación

Iberdrola y Endesa tienen claro que el único camino para luchar contra el cambio climático es la electrificación de la economía. Es decir, que en la medida de lo posible todos los usos energéticos se abastezcan con generación eléctrica, y cuánto menos contaminante mejor. Sin embargo, a medida que el negocio comienza a tener más activos en el sector de gas y el petróleo, la palabra que más se escucha es descarbonización.

"Defendemos que la descarbonización total no se puede alcanzar solo con la electrificación", ha reiterado el presidente de Naturgy. "Sin negar que es una vía, estamos convencidos de que no va a poder alcanzar las últimas esquinas de la sala, por lo que hace falta el gas”.

"La descarbonización no debe asignarse sólo a la electrificación. La electricidad no tiene solución para los barcos, para los aviones, para la industria del papel... necesitamos otras energías", ha apuntado el consejero delegado de Repsol.

Más aún, ha asegurado que "vamos a seguir necesitando petróleo en el futuro. En el mundo su consumo sube día a día". Eso no quita que la energética esté apostando por alternativas a las fósiles. "Tenemos ya proyectos que están utilizando residuos o hidrógeno para crear ecocombustibles. Debemos ser capaces de producirlos cada vez con menos emisiones".

Además, ha puesto sobre la mesa una cuestión que tiene dividida a las grandes energéticas en España. "La transición energética no puede abordarse desde los intereses de la regulación, deben plantearse desde la España productiva, la España que compite en los mercados internacionales".

En su opinión, la regulación no puede pasar ineficiencias de ciertos sectores a la España competitiva, en relación al FNSSE (Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico), el plan que prevé aprobar el Gobierno para trasladar el coste de las primas a las renovables del recibo de la luz a todas las energéticas.

"La transición energética es un proceso irreversible y urgente, nadie lo discute, pero se pueden discutir los pasos y la velocidad" con que se hace. Para el presidente ejecutivo de Enagás, Antonio Llardén, "la solución para la descarbonización es la colaboración entre empresas, entre administraciones, y el gas es una energía imprescindible en ese camino". 

Por último, Philippe Boisseau, CEO de Cepsa, ha reconocido que "no hay vuelta atrás en la transición energética" pero que no se puede dejar a nadie atrás en ese camino. "Para poderla llevar a cabo de una manera justa, es necesario poner a las personas en el centro de la recuperación económica", para que "sea inclusiva con todos". Es "realmente importante" para las empresas del sector energético, ya que en el contexto actual es necesario entender "más que nunca que tenemos que hacer esa transición con nuestra gente".

Papel de la electrificación

La presidenta de Red Eléctrica de España (REE), Beatriz Corredor, ha destacado en 'Wake Up, Spain!' el peso que las renovables tienen en la España de hoy como fuente de energía. 

Tanto es así que el operador del sistema eléctrico español ya tiene solicitudes con permiso de acceso y conexión de más de 140,5 gigavatios (GW), lo que representa tres veces más la demanda que se genera para 2030, según los objetivos del PNIEC (Plan Nacional de Energía y Clima).