El Español
Vivir

Un hotel 'boutique' para desayunar con vistas a la ría de Vigo: así es el Maroa

Atención personalizada para los huéspedes y música en directo en su espectacular terraza, el antiguo Hotel América se transforma para convertirse en un imprescindible de la ciudad
Azotea del Hotel Maroa en Vigo
Cedida
Azotea del Hotel Maroa en Vigo
Ofrecido por:
Publicidad

Tras años de ser uno de los hoteles más exitosos de la ciudad, el Hotel América cambió de dueños en medio de la crisis más dura que el turismo recuerda. Aunque el acuerdo se firmó a principios del 2020, la pandemia ralentizó la compra-venta y hubo de finalizarse en el último trimestre del año.

Después de un año desde la oferta, y entrando casi en la segunda ola de la pandemia, los nuevos propietarios de uno de los hoteles mejor situados de Vigo decidieron darle una vuelta de tuerca y renovar el clásico América hasta convertirlo en un hotel boutique. Este tipo de establecimientos son los que cuentan con un reducido número de habitaciones, servicios e instalaciones de alta calidad y ofrecen una atención personalizada a cada huésped.

Manuel Herranz fue director del Hotel América y ahora dirige el nuevo Hotel Maroa. "Cuando cambió de dueños se conservó a toda la plantilla, funcionábamos bien y el hotel tenía muy buenas críticas, por lo que se decidió que lo que hacía falta era renovar el edificio, las habitaciones y los servicios".

Un hotel para los vigueses

Herranz asegura que ya antes de la reforma las habitaciones estaban construidas en materiales de primeras calidades, "pero necesitábamos actualizarnos, era un hotel demasiado clásico". Por eso se ha remodelado por completo la recepción, se han añadido dos nuevos ascensores y se ha cambiado la decoración de las habitaciones y las zonas comunes.

Lo más importante de la reforma, no obstante, es la creación de una nueva zona de cafetería en la planta baja, que pronto tendrá una terraza en las inmediaciones del hotel. "Queremos darle impulso al hotel en la ciudad, los hoteles no son solo para los huéspedes y queremos que los vigueses también disfruten de nuestros servicios", dice Herranz.

Fachada del Hotel Maroa

También contemplan una segunda fase de la reforma en la que ampliarán su rooftop, la terraza con vistas a la ría que se encuentra en la azotea del hotel. "En Madrid o Barcelona se ha normalizado lo de tomar algo en las azoteas de los hoteles y queremos que ese concepto se implante en Vigo". Por eso, a sus espectaculares vistas, sumarán promociones de afterwork e incluso jam sessions con música en directo desde este mismo verano.

La idea es continuar ampliando la oferta gastronómica, en la que ya cuentan con acuerdos con locales como Öthilio, Mijo y Kero. "La gente tiene ganas de salir, de ir a terrazas y nosotros, además de continuar con los eventos privados que ya hacíamos, queremos brindar a los ciudadanos la posibilidad de disfrutar de un buen rato en cualquiera de nuestros espacios". Herranz asegura que, principalmente, lo que quieren es "potenciar el barrio" en el que se encuentra el nuevo Maroa.

Cuando hayan amortizado la reforma que acaban de acometer, dice, terminarán colocando un techo semicerrado en la terraza para que se pueda utilizar todo el año, y así abrir el hotel del mismo modo a locales y turistas.

Recuperando el turismo

La situación y la calidad del Hotel América le garantizó un buen verano 2020, con cifras que se espera que el Maroa mejore este año. "El verano 2019 fue espectacular, rozamos el lleno casi toda la temporada, y no podemos quejarnos del verano pasado porque al final hicimos casi un 85% entre julio y agosto, teniendo en cuenta la situación", dice el director.

Este año, con la situación epidemiológica algo más estabilizada, el equipo del hotel espera mejorar este porcentaje, lo que por ahora parece bastante factible. "Hemos empezado muy fuerte, estamos ahora mismo con una ocupación del 50% entre semana y los fines de semana ya empezamos a rozar el lleno". Herranz reconoce que, al ser un hotel pequeño, es fácil llegar al lleno, pero no esperaban tener tantas reservas en la primera semana de reapertura.

La situación del hotel, afirma, es lo que hace que haya mucha clientela fiel, principalmente trabajadores de la zona del puerto o incluso del sector naval. "El teletrabajo redujo mucho nuestra ocupación, pero ahora mismo hemos recuperado a esos trabajadores que llevaban meses sin venir a Vigo y que han reservado estancias de larga duración". Asimismo, las bodas que no se celebraron el pasado año o el turismo interno está atrayendo a muchos clientes a este céntrico hotel.

Además, cuentan con la Q de calidad, certificación que Bureau Veritas les otorgó hace dos años. "A esto se suma que el pasado verano logramos ser Covid-certified por el mismo organismo, garantizando que estamos aplicando medidas de seguridad y prevención correctas para asegurar el bienestar de nuestros usuarios".

¡Síguenos en Facebook!
Vivir