El Español
Vivir
|
Salud

Pontevedra se suma al Acuerdo por la Mejora de la Salud Mental Infanto-Juvenil de Galicia

El acuerdo incluye la dotación de unidades específicas en los centros de Atención Primaria, refuerzo de equipos, el establecimiento de un mecanismo de derivación urgente a los Servicios de Salud Mental o instrumentos de detección precoz, entre otras medidas

La concejalía de Bienestar Social, que dirige el socialista Marcos Rey, se adhirió, junto con otras 40 entidades e instituciones, al Acuerdo por la Mejora de la Salud Mental Infanto-Juvenil de Galicia, que tiene como meta ofrecer propuestas para la mejora de los servicios socio sanitarios y educativos que participan en el cuidado de la salud mental desde una visión integral de la misma.

La vocación del mismo es la de promover un gran consenso entre la sociedad civil y la Administración en todas las sus escalas, especialmente entre los agentes en los campos sanitario, educativo, social y familiar que estén directamente implicados en el trabajo diario con la infancia y con la juventud. Tal y como explica el concejal Marcos Rey, "las medidas a impulsar fueron propuestas por los agentes sociales de estos sectores, y consensuadas y priorizadas durante las sesiones de trabajo que se desarrollaron entre los meses de abril y septiembre de este año".

Según explica el edil socialista, estas propuestas se agrupan en torno a cuatro bloques de necesidades compartidas: más recursos, con medidas prioritarias como la dotación de Unidades de Salud Mental en los centros de salud de Atención Primaria y el refuerzo de los equipos de las Unidades de Salud Mental Infanto-Juvenil, extendiendo hasta los 21 años a ciudad de atención; más coordinación, estableciendo un mecanismo de derivación urgente a los servicios de Salud Mental y creando equipos de coordinación interdepartamental y seguimiento de caso; más prevención, con formación específica de profesorado, familiares, alumnado, pediatras. Y la utilización de instrumentos de detección precoz, intervención breve y derivación a tratamiento, y más previsión, con la incorporación de los factores de riesgo de los problemas de salud mental al Sistema de Vigilancia de las Enfermedades Crónicas de Galicia y la implantación de espacios de formación para familiares (Escuelas de Familiares).

Al mismo tiempo, el acuerdo apuesta por reforzar los equipos terapéuticos específicos para adicciones, TCA, autismo y otros, reforzar los equipos de orientación en los centros educativos, viviendas comunitarias tuteladas y equipos de atención domiciliaria para casos de problemas graves de conducta, la realización y divulgación de un mapa detallado de los recursos disponibles en salud mental, el fomento de buenas praxis en la Red, la creación de programas de ayuda entre iguales y de espacios seguros e inclusivos de ocio para la juventud y la implicación de las personas jóvenes en el cuidado de la propia salud mental.

¡Síguenos en Facebook!
Vivir