El Español
Vivir
|
Salud

Asociación DOA, en Vigo: velando por las personas con problemas de salud mental desde 1987

Además de trabajar para que las personas con problemas de salud mental y sus familias restablezcan su línea de vida, desde DOA luchan día a día por eliminar la estigmatización de la enfermedad mental
Escuela de familias de la Asociación DOA.
cedida
Escuela de familias de la Asociación DOA.

En 1986 se aprobaba la Ley General de Sanidad, siendo el inicio del cambio en el área de psiquiatría. Hasta aquel momento la mayor parte de los "enfermos mentales", como los llamaban por entonces como si ellos mismos fuesen su enfermedad, vivían encerrados en psiquiátricos, en horribles condiciones, recluidos y apartados. Gracias a esa ley, muchos centros psiquiátricos cerraron sus puertas, y las personas con problemas de salud mental comenzaron a ser considerados ciudadanos a los que había que otorgar un tratamiento adecuado.

Las familias comenzaron a ser tenidas en cuenta en el proceso de rehabilitación de las personas con problemas de salud mental, asumiendo un papel de "cuidadores" ante la falta de nuevos recursos tras la desaparición de los psiquiátricos. Ante la necesidad de ayuda, formación y apoyo de especialistas nacieron, en el marco de este contexto, asociaciones como DOA, que surgía en febrero de 1987.

Casi 35 años después, la Asociación DOA sigue velando por las personas con problemas de salud mental y sus familias, ejerciendo como un centro de rehabilitación psicosocial al que a día de hoy muchos pacientes son derivados por el Servicio Gallego de Salud.

Centro de la Asociación DOA, en la calle Romil nº 84.

En DOA defienden y trabajan por la importancia de la integración y rehabilitación de las personas que padecen una enfermedad mental grave, con un seguimiento temprano por parte de especialistas, un modelo de atención de base comunitaria y haciendo hincapié en generar mecanismos de normalización en la sociedad. "Todas las personas que atendemos tienen un plan individualizado de rehabilitación, elaborado por profesionales teniendo en cuenta lo que la persona considera que necesita. Trabajamos el área de manejo de la enfermedad, el bienestar psicológico, los buenos hábitos, entre otras muchas cosas", cuenta Alberto Iglesias Doval, psicólogo y director técnico de DOA.

Además, en la Asociación DOA trabajan también con las familias, otorgándoles las herramientas básicas para aprender a convivir mejor y sobrellevar las circunstancias, realizando acciones como "la escuela de familias" o los grupos de ayuda mutua. "Como todas las enfermedades, no solo afectan a la persona que las padece, sino también a su entorno. En este caso, de una manera muy especial, ya que son enfermedades que tienen un gran estigma en la sociedad", señala Leopoldo Robla, presidente de la Asociación DOA.

Intervención temprana

La gran mayoría de las personas que atienden en DOA, y que acceden a sus centros de Vigo y Cangas, acuden derivadas del Sergas. Allí se tratan enfermedades de salud mental graves, como la esquizofrenia, el trastorno esquizotípico y trastornos de ideas delirantes, padecidos por el 82% de las personas con problemas de salud mental que atienden allí.

En el centro gestionado por la asociación trabajan diferentes profesionales especialistas, como psicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores y educadores sociales o monitores de taller que trabajan con las personas atendidas de manera individual y en grupos, ya que además de crear un tratamiento específico de rehabilitación, también profundizan en la importancia de la socialización.

En DOA abogan por la importancia de una intervención temprana, ya que es fundamental para incrementar exponencialmente las posibilidades de recuperación y reintegración. "Los primeros brotes psicóticos son un momento crítico, por lo que una intervención precoz es muy importante. No se puede quedar simplemente en un ingreso y en aminorar los episodios psicóticos, es fundamental que haya un seguimiento", señala Alberto Iglesias Doval. Para ello, desde el año 2018, en DOA llevan a cabo el Programa de Intervención Precoz en Psicosis, un programa único en España en el momento de su creación.

Compartiendo un discurso normalizador

Desde la Asociación DOA dedican un gran esfuerzo a transmitir un discurso normalizadora la sociedad, ya que, a pesar de que el estigma que existe sobre las enfermedades mentales y aquellos que las padecen ha disminuido desde los años 80, sigue muy presente. Los términos utilizados o el tratamiento desde los medios de comunicación cuando ocurre un suceso que implica a personas con problemas de salud mental confirman la necesidad de seguir trabajando en la normalización.

"Muchas veces se tiene un concepto de las personas con enfermedades de salud mental como violentas o agresivas, y no es cierto. Si están atendidos de forma correcta llevan una vida completamente normalizada. Cuando hay una crisis lo que hay que hacer es buscar ayuda, apoyo y tratamiento para evitar que se prolongo en el tiempo y enfocarlo hacia la recuperación", señala Leopoldo Robla. En DOA consideran fundamental que las personas entiendan la realidad de los problemas de salud mental, ya que se trata de algo que puede afectar a cualquiera a lo largo de su vida y ya afecta a muchas personas.

En la asociación llevan a cabo charlas en institutos, jornadas de puertas abiertas, formaciones con profesorado y actividades en las que las propias personas con problemas de salud mental cuentan su experiencia, para que sobre todo la juventud pueda escuchar de primera mano sus testimonios. Además, tienen gran cantidad de grupos de información como el programa "Achega" en Mos y Porriño, junto con otros muchos.

A pesar de que la situación con la crisis del coronavirus también ha afectado a DOA, impidiéndoles realizar su actividad de manera presencial, no han parado de trabajar con las personas con problemas de salud mental, haciendo uso de las videollamadas, llamadas prácticamente diarias de manera individualizada, grupos en redes sociales y todo lo necesario para continuar con el proceso de integración y rehabilitación. Actualmente, más del 95% ya han vuelto al centro, pero grupos de Whatsapp creados en el confinamiento como "Cafetería" -para poder tener un espacio informal donde relacionarse aunque de manera telemática- continúan activos y con gran participación.

En la Asociación DOA cuentan con el centro de rehabilitación de Vigo, con 64 plazas ya cubiertas; el de Cangas, con 25 plazas ya cubiertas; diferentes programas de viviendas protegidas, con 34 plazas ya cubiertas, junto con diferentes actividades, formaciones, talleres y grupos, además de contar con una lista de espera de hasta 10 personas. Aunque el trabajo realizado es amplísimo, evidencian la necesidad de un aumento de plazas.

El papel de la asociación, reintegrando y compartiendo, ayuda a muchas personas y a sus familias a mejorar en calidad de vida, a sentirse entendidos, socializar y construir un plan vital. "Tenemos muy buenas sensaciones respecto a nuestras acciones formativas, creemos que sí que hay una mejor apertura y que sí que estamos trabajando en la línea de intentar eliminar el estigma, aun sabiendo que es difícil", señala Alberto Iglesias Doval. Aunque, sin embargo, queda mucho trabajo por hacer, tanto por parte de la sociedad, como por parte de las administraciones, "un documento fundamental para nosotros es la convención sobre derechos de las personas con discapacidad, queremos que se tenga en cuenta y se eliminen las prácticas de contención que a veces se utilizan en los hospitales y que afectan a las personas que sufren una enfermedad mental", remarca Leopoldo.

Hay muchas maneras de colaborar con DOA, una de ellas es hacerse socio o realizar una donación, otra, realmente importante, es entender la realidad de las personas con problemas con salud mental, colaborando a eliminar un estigma que, desgraciadamente, continúa vigente.

¡Síguenos en Facebook!
TEMAS:
Vivir