El Español
Economía
|
Empresas

Myur: La app gallega para rentabilizar objetos poco usados que apuesta por el alquiler

Esta aplicación creada en A Coruña ya tiene más de 2.000 usuarios activos en Galicia y a nivel nacional y los objetos de fiesta, servicios o mobiliario de época es lo que más se alquila
Myur

Miguel Barreiro y Manuel Cascudo vieron en el confinamiento una oportunidad para crear una nueva aplicación útil para la ciudadanía, concretamente en los objetos que se han usado en pocas ocasiones y que se almacenan uno tras otro en las viviendas. De ello ha surgido Myur, una app que busca rentabilizar estos materiales que prácticamente están en desuso y a la vez da la opción de poder alquilar algo que se necesita para una ocasión determinada y así no tener que adquirir el objeto de manera permanente.

"Si utilizas una cosa una vez al año tienes 300 días más para ganar dinero", explican los responsables de Myur, sobre lo que añaden que esta herramienta "va de la mano de un cambio de mentalidad social". "Las nuevas generaciones tienen un perfil diferente a la gente mayor que tiene su propia casa y su coche. Ahora están habituados al pago por uso y a disfrutar de la experiencia más que invertir en propiedad", argumentan. "Esta aplicación era una necesidad universal porque acabas acumulando cosas que usas pocas veces y en cambio necesitas esas mismas cosas para usarlas en un par de ocasiones", afirma Cascudo.

Usuarios a nivel nacional y seguro de alquiler

La app está abierta en toda España y como nació en Galicia los primeros usuarios fueron del entorno de sus creadores. Las grandes ciudades son donde se concentra más gente que utiliza este servicio, además de Levante o las islas Canarias y Baleares y no descartan en un futuro dar el salto internacional.

El modus operandi es sencillo e intuitivo: cuando se pide un artículo inmediatamente la solicitud le llega al propietario y dispone de unas horas para aprobar o no el préstamo. Para garantizar el buen estado del artículo a quien quiere alquilarlo no se le cobra nada hasta que sea aceptado el préstamo y se cobrará la fianza que haya decidido el propietario. En algunas categorías de objetos se dispone de un seguro por pérdida o accidente que una compañía externa suscribe con Myur, sobre todo desde embarcaciones hasta remolques, entre otros.

Para la seguridad de quien pide como del que presta, los objetos dentro de la app se fotografían, es decir, los usuarios inmortalizan la entrega y los responsables de la app las guardan georeferenciadas y con marca de tiempo, de manera que ellos pueden tener constancia fiable del estado del articulo en la entrega y devolución.

Predominancia de artículos de fiesta y servicios

Tanto a Cascudo como a Barreiro les sorprendió que en estos primeros meses de funcionamiento de Muyr los alquileres predominantes sean los de artículos de fiesta (futbolines, máquinas recreativas, máquinas de humo, fotomatón, piscinas de bolas, castillos hinchables, maquinas de burbujas...) y servicios (hinchable con payaso incluido para una fiesta infantil o una tabla de surf con clases).

Otra de las curiosidades que se encontraron fue cuando usuarios profesionales subieron imágenes de multitud de muebles de época en alquiler orientados a ser utilizados en grabaciones de series o películas o sesiones de fotos, además de motos viejas como atrezzo para estas ocasiones. Actualmente, los usuarios activos superan los 2.000 y el precio mínimo para poner algo en alquiler es de tres euros (en algunas categorías se sugieren importes mínimos de fianza).

El servicio de transporte de momento no está activo "por la dispersión de los usuarios", según los responsables de la app, que apuestan a su vez por soluciones de paquetería de proximidad. "España es un mercado que llega muy tarde al alquiler, es muy de propiedad. En otros países como Holanda o Alemania la tendencia es otra", cuentan. "La filosofía que seguimos es que no te compres lo que vas a usar un día y que a lo que has adquirido ya le des un rendimiento", aconsejan. Asimismo, detrás de Myur está un equipo de ocho personas que confían en que la app crezca en usuarios y artículos para añadir más categorías de objetos progresivamente y seguir asegurando los dos pilares fundamentales: la seguridad y confidencialidad (no hay que dar datos personales, los usuarios se ponen en contacto entre sí a través de la app y comparten las información que deseen).

Futuras aplicaciones de ocio y movilidad

La empresa a la que pertenecen Cascudo y Barreiro está inmersa en otros desarrollos, principalmente de otras dos aplicaciones centradas en servicios de ocio y movilidad. La primera de ellas estará activa este mismo verano y su nacimiento radica en que vieron una oportunidad de mercado en la gran oferta de servicios vinculados al ocio. "Queremos que la gente tenga un catálogo amplio de ocio en general. Por una parte, que sea fácil regalarle a alguien una experiencia como un curso de pádel y por otra parte que tengas un sitio al que recurrir para tu plan habitual", exponen.

La app sobre movilidad consiste en conjugar dentro de una misma suscripción dos automóviles, uno para la rutina diaria y otro en exclusiva para los fines de semana. "Por ejemplo si vives en Madrid los días de rutina te mueves en un coche pequeño, pero el fin de semana para ir a la sierra con la familia necesitas un vehículo más grande", ejemplifican. "Consiste en conjugar en un mismo pago dos vehículos para tener un mayor abanico de movilidad, sobre todo eléctricos e híbridos y de bajas emisiones que necesita la gente en cada vez más ciudades", concluyen, mientras le dan los últimos retoques al servicio que estará disponible previsiblemente en otoño.

¡Síguenos en Facebook!
Economía