El Español
Economía
|
Comercio local

Latonta y Larubia: joyas "de domingo", divertidas y con esencia desde Vigo

Las joyas que crean Ramón y Nuria en su pequeño taller representan historias, costumbres y pasión por cuidar hasta el más mínimo detalle. Piezas asequibles en latón, artesanales y con diseños únicos personalizados
Ramón López y Nuria Manzano, fundadores de Latonta y Larubia.
cedida
Ramón López y Nuria Manzano, fundadores de Latonta y Larubia.

Latonta y Larubia es una marca de joyería artesanal de Galicia especializada en los diseños diferentes y personalizados que esconden historias de costumbrismo y tradición. Nuria Manzano y Ramón López llegaron a la comunidad hace más de diez años con una beca Sicue -un traslado entre universidades dentro del territorio nacional-, él manchego y ella catalana descubrieron aquí una calidad de vida que no habían experimentado en sus lugares de nacimiento y residencia, así que decidieron quedarse.

Esta marca gallega, con un taller en Vigo y otro en Santiago, "huye de cualquier proceso rápido o producciones industriales". Ramón y Nuria trabajan con latón, un material que les permite ofrecer piezas asequibles pero que no limita en absoluto el punto especial y diferente de sus creaciones. "Trabajamos con métodos de joyería artesanal y tradicional pero aplicando diseños actuales", cuenta Ramón.

Los fundadores de Latonta y Larubia se conocieron en la facultad de Bellas Artes, donde se dieron cuenta de que a los dos les interesaba la joyería. Ramón relata que la idea de la marca nació un poco por casualidad, "nos hicimos con un alijo de embellecedores y fornituras de muebles antiguos, los fundimos y de ahí salió una colección que gustó mucho y se vendió muy rápido. Empezó por hacer algo juntos, por entretenimiento, y de ahí hasta ahora".

Pulseras de la marca. Foto: Latonta y Larubia.

Joyas de domingo

Joyas "de domingo" es el concepto que define a la marca. "Nuestra imaginería siempre ha sido el mundo de las amas de casa de toda la vida, el costumbrismo y las tradiciones llevadas a nuestro terreno. El domingo es un día muy de señora y es una forma de ensalzar nuestros diseños. Aunque te pongas nuestras joyas un lunes siempre vas a ir más de domingo", aseguran.

Todas las colecciones de Latonta y Larubia están impregnadas por ese espíritu de domingo, que se refleja tanto en sus nombres como en sus diseños. Demasiados anillos y pocos hombres, inspirada en la joyería tradicional; La Llorona, con piezas festivas y folclóricas; o Costumbre, la última colección de la marca y "la más nostálgica", inspirada en la joyería que llevaban las abuelas en los días de fiesta, son algunas de las siete colecciones que han sacado hasta ahora.

"Siempre tuvimos muy claro que queríamos que todo fuese muy nuestro. Que nuestro trabajo no solo fuesen las piezas sino su imagen", remarca Ramón.

Alianzas que esconden recuerdos

La otra faceta de Latonta y Larubia son sus alianzas y joyas personalizadas. Piezas únicas que van más allá de ser una simple pieza de joyería. Cada una de ellas está diseñada exclusivamente para cada pareja, empleando el reciclaje como método principal para insuflar una historia a cada creación. "Mucha gente se encuentra con joyas heredadas que no tienen un diseño que les guste y que no se iban a poner. Nosotros fundimos la joya, renovamos el diseño y mantenemos la pedrería. De esta forma sigues llevando la joya de tu abuela pero adaptada a ti", cuentan.

Estas piezas, creadas con otras joyas, no solo permiten abaratar costes sino que consiguen aumentar su simbolismo y su carga sentimental. Uno puede contraer matrimonio con un anillo creado con el oro de la alianza de su madre o padre, o llevar una pulsera con las esmeraldas que tenían los pendientes de su abuela, todo de la mano de Latonta y Larubia, de manera completamente artesanal y respetando cada joya y los recuerdos que esconde.

Alianzas creadas con joyas recicladas. Foto: Latonta y Larubia.

Esta faceta de joyas más personales y alianzas únicas que ofrecen en Latonta y Larubia es el camino que Ramón y Nuria aseguran querer seguir explorando. "Parece que la pandemia no ha hecho que la gente se deje de querer, se casa muchísima gente", aseguran. También cuentan que tienen entre manos una nueva colección muy veraniega y, próximamente, subirán a sus redes unas fotografías que "van a oler mucho a after sun".

Además de en su propia web, las joyas de Latonta y Larubia se pueden adquirir en puntos de venta físicos como en la tienda Vaidhé, en Vigo. De cara al futuro, Ramón y Nuria señalan que les encantaría ofrecer la posibilidad a sus clientes de crear sus propias joyas, "de esta forma esa pieza tan personal tuya será aún más personal porque la has hecho tu y has aprendido como funciona el proceso de joyería a través de ella", cuentan. Esta marca creada por dos gallegos adoptivos ya cuenta con más de diez años de trayectoria a sus espaldas y su objetivo es continuar muchos años más trasladando las historias y recuerdos de sus clientes y su entorno a sus pequeñas creaciones.

¡Síguenos en Facebook!
TEMAS:
Economía